18 sep 2020

Ir a contenido

PRESENTACIÓN EN EL ZOO DE BARCELONA

Los padres de Copito de Nieve eran familiares cercanos

La secuenciación genética del gorila, fallecido hace 10 años, descubre la mutación que le causaba el albinismo

Los autores del trabajo consideran que muy probablemente sus padres tenían un parentesco tío-sobrina

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

Si Copito de Nieve era albino, una característica única entre todos los gorilas conocidos, era porque sus padres eran parientes cercanos, muy probablemente tío y sobrina, según muestra un estudio genómico elaborado por investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) en colaboración con el Zoo de Barcelona. El análisis se ha presentado en el parque coincidiendo con el décimo aniversario de la muerte de su más famoso inquilino.

Los investigadores del IBE, un centro mixto entre la Universitat Pompeu Fabra y el CSIC, han analizado el genoma de Copito de Nieve a partir de una muestra de sangre congelada, que se extrajo antes de su fallecimiento, y lo han comparado con el de dos gorilas negros en busca de la mutación que le confería su característico pelaje blanco, su piel rosácea y sus problemas de visión. Finalmente, gracias a potentes máquinas de secuenciación genómica, han determinado que el albinismo era debido a una mutación en el gen SLC45A2, una variación también presente en humanos -aunque muy poco habitual- que provoca que la melanina no se manifiesta externamente.

Los detalles de la investigación se han publicado en la revista BMC Genomics.

Los investigadores Tomàs Marquès Bonet y Javier Prado han explicado que la consanguinidad detectada en Copito rondaba el 12%, un porcentaje elevado que solo es posible en caso de que los dos progenitores estén estrechamente emparentados.

Otras posibilidades

El albinismo podría proceder también de un apareamiento entre hermanos o bien entre abuelos y nietos, pero las pautas de comportamiento entre gorilas lo descartan casi totalmente, en opinión de Teresa Abelló, responsable de la sección de primates del zoo. Tampoco es que sea muy habitual la relación sobrinas-tíos, pero Abelló considera que podría tratarse de un macho adulto expulsado del grupo, situación muy habitual, que con posterioridad entra en contacto con una joven hembra en su periodo de expansión hacia otras comunidades.

Una vez conocida cuál es la mutación, el estudio abre la puerta a cruzar a los descendientes de Copito que sean portadores con el objetivo de obtener un gorila albino (el albinismo es técnicamente una característica genética recesiva, lo que significa que para manifestarse en un individuo es necesario que sus dos padres sean portadores de la extraña mutación). Estadísticamente, según las reglas de la herencia, uno de cada cuatro saldría albino.

Sin embargo, Abelló ha descartado que ello forme parte de los planes del zoo. Es más, ha considerado que lo que ahora buscan los zoos europeos es todo lo contrario: aumentar la variabilidad genética mediante apareamientos de individuos muy alejados, lo que contribuiría a su supervivencia en el hipotético caso de que sus descendientes pudieran volver a África.

Copito tuvo 21 hijos, de los cuales tres le sobrevivien. Actualmente también están vivos 11 nietos, de un total de 21, y cuatro bisnietos.