Ir a contenido

Proceso contra los aliados del franquismo

La Audiencia ordena investigar los bombardeos italianos de Barcelona

La querella, contra Italia, la presentan dos víctimas y la asociación de residentes de ese país AltraItalia

Es la primera vez que la justicia española abre unas diligencias por los crímenes de la guerra civil

HELENA LÓPEZ
BARCELONA

Ha hecho falta esperar hasta el 2013 para que la justicia española abra diligencias por los crímenes de la guerra civil española, pero ayer, todo era alegría. Las víctimas de los bombardeos italianos fascistas sobre la Barceloneta Anna Raya y Alfons Cánovas, de 85 y 95 años, respectivamente, y la asociación de italianos progresistas residentes en Barcelona AltraItalia celebraban emocionados que, después de una primera negativa, la Audiencia de Barcelona ordenó ayer investigar la querella por los bombardeos en la capital catalana por parte de la aviación italiana entre 1937 y 1939.

La sección décima de la audiencia revocaba ayer la decisión del Juzgado de Instrucción número 28 de no admitir a trámite la querella, al considerar que los hechos descritos pueden constituir delitos contra la humanidad y crímenes de guerra. «Estamos ante una nueva página de la historia judicial española», apuntaba un satisfecho Jaume Asens, abogado de los querellantes. Y no es para menos, ya que por primera vez la justicia se pone del lado de los vencidos. «La investigación en sí ya es una victoria. La querella de Garzón la han tenido que investigar en Argentina», añade el letrado.

En la resolución hecha pública ayer -irrevocable-, el tribunal admite las diligencias que planteaban los querellantes y ordena identificar a los militares y civiles italianos responsables de los ataques aéreos a través de comisiones rogatorias a la República de Italia.

En su auto, la sala -formada por los jueces Montserrat Comas d'Argemir, Carmen Sánchez-Albornoz y Santiago Vidal- recuerda que los bombardeos de la aviación italiana se cebaron en barrios altamente poblados, «un objetivo civil, dado que el frente de guerra estaba muy alejado», y sirvieron como «laboratorio de pruebas» para futuros crímenes similares. «Uno de sus objetivos básicos era provocar terror entre la población, de ahí que experimentaran con una nueva técnica de bombardeo, la de saturación», recuerda Asens. La querella se refiere concretamente a los sangrantes bombardeos de la Aviazione Legionaria Italiana, al servicio del bando franquista, que causó más de 2.000 muertos solo en la capital catalana.

«El objetivo es centrar el debate público en las exigencias del nunca más respecto a los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas aéreas italianas en el primer bombardeo en la historia contra la población civil. Que el actual Gobierno italiano reaccione igual que lo han hecho las autoridades alemanas y pida perdón por la actuación de la dictadura de Mussolini», apunta Asens, quien añade que «no puede haber reconciliación sin justicia y reparación».

Solo en Barcelona se lanzaron más de un millón de kilos de bombas y quedaron afectados 1.808 edificios. El auto destaca también que las acciones bélicas realizadas contra la población por parte de la Aviazione no fueron nunca objeto de investigación penal por parte de los tribunales italianos.

IMPLICACIÓN PÚBLICA / La audiencia ofrece al Ayuntamiento de Barcelona y a la Generalitat la posibilidad de personarse como perjudicados en la causa, así como a las víctimas de los bombardeos y a sus supervivientes, lo que exigirá expedir oficios a los archivos históricos autonómico y municipal para lograr las identificaciones. La sala también ha ordenado la designación de dos peritos expertos en historia de la guerra civil española, especialistas en la legión italiana, para que concreten las fechas, las zonas atacadas, la densidad de la población y el número de muertos.