02 dic 2020

Ir a contenido

SEMANA DE LA ROBÓTICA

CosmoCaixa ficha a un robot capaz de comunicarse en 30 idiomas

Está programado para acompañar a los visitantes

CRISTINA SAVALL / Barcelona

El robot Reem, presentado en sociedad en el Cosmocaixa de Barcelona, trabaja de guía y habla 30 idiomas. / MÒNICA TUDELA Foto: J. PUIG

Habla 30 idiomas, se desplaza, se comporta con amabilidad y es capaz de reconocer caras. Reem es el primer robot que trabaja en un museo de Barcelona, en concreto en el espacio CosmoCaixa con motivo de la Semana Europea de la Robótica. El objetivo es acercar la ciencia y la tecnología a un amplio sector del público y a la vez estimular vocaciones científicas y tecnológicas en los más jóvenes.

En este periodo de pruebas, Reem guiará a los visitantes que acudan hasta el 2 de diciembre a la planta -2 de este espacio orientado a la divulgación del conocimiento.

El androide de color blanco y negro, de 1,70 metros de altura y con una pantalla en su torax está programado para informar de las actividades de CosmoCaixa y hasta puede acompañar a los visitantes hasta el lugar que más les interesa.

Por su silueta humanoide, por su simetría y por su amabilidad recuerda al famoso C3PO, el androide de protocolo de 'La guerra de las galaxias', la saga de George Lucas que solo en las pantallas cinematográficas ha generado 3.375 millones de euros con sus seis entregas en todo el mundo. La misión de Reem es, al igual que la de C3PO, servir de intérprete. Reem es capaz de comunicarse en 30 lenguas, pero en el terreno de la ficción el robot construido por Anakin Skywalker y amigo de R2-D2 está programado para reconocer más de seis millones de idiomas.

Reem está desarrollado por la empresa catalana Pal Robotics, fruto del trabajo de investigación que, desde el 2004, lleva a cabo en su departamento de I+D, en colaboración con la Universitat Politècnica de Catalunya y la Universitat Ramon Llull. Prototipos del androide que actuará en CosmoCaixa se han vendido en los Emiratos Árabes para actuar como guía en eventos, ferias y museos, así como ayudante para transportar objetos.

Según sus creadores, Reem se caracteriza por una cabeza motorizada con visión, por el seguimiento de caras y sus funciones de reconocimiento. Además, tiene sensores y una pantalla táctil de multimedia que ofrece la información en varios formatos y la posibilidad de hablar con un agente de asistencia a través de videoconferencia. Contiene una batería de litio que dura hasta ocho horas, permitiendo que el androidese mueva independientemente sin la necesidad de cables.

Con motivo de la visita de Reem, CosmoCaixa programa un taller de robótica destinado a los niños que descubrirán qué caracteriza a un robot, si se pueden crear máquinas capaces de pensar y cómo aprende un androide. También valorarán si estamos preparados realmente para convivir con robots capaces de realizar tareas que, hoy por hoy, dependen de la inteligencia humana.