DIFÍCIL construcción DE LA LÍNEA MÁS LARGA por parte del govern

La tuneladora del metro a la T-1 vuelve a avanzar

El pacto de marzo con las constructoras se aplica al fin para abrir la L-9 en el 2014

Final del viaducto de la L-9 en la calle A de la Zona Franca, en marzo.

Final del viaducto de la L-9 en la calle A de la Zona Franca, en marzo. / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
RAMON COMORERA
BARCELONA

El trabajoso pacto del Govern y las constructoras de la L-9/L-10 del metro, anunciado hace siete meses, para «allanar la deuda» y continuar en «pocas semanas» al menos una parte de las obras paradas desde el 2011, dio ayer al fin resultado. La tuneladora (una de las tres detenidas bajo tierra) que abría en L'Hospitalet lo que falta del ramal de la Zona Franca empezó a avanzar de nuevo. El topo estaba bajo los jardines de la Alhambra, en la Ciutat de la Justícia, tras cruzar la Gran Via. Los 800 metros de suelo blando hasta la bifurcación de Gornal puede acabarlos, si no hay sorpresas, en dos meses. Este tramo de la Zona Franca no se abrirá al menos hasta el 2016, pero es necesario como vía de servicio para que en el 2014, único compromiso en firme de la línea, la L-9 llegue a la T-1 del aeropuerto por el túnel de El Prat a la Diagonal, ya perforado.

El anuncio de que la máquina había arrancado fue casi tan discreto como la propia perforación. La agencia ACN difundió la noticia y no hubo comunicado oficial. La Conselleria de Territori, que en la legislatura que acaba ha liderado Lluís Recoder, confirmó el movimiento de la tuneladora pero sin más datos. En la época del tripartito, en ocasiones estas máquinas, costosas y con una notable incidencia en el subsuelo de zonas muy pobladas, también empezaban a avanzar con sigilo tras paradas no programadas, aunque alguna nota detallaba la operación.

116 MILLONES / El pacto de marzo con las constructoras liberó, según explicó entonces el propio Recoder, un total de 116 millones de euros para acabar el túnel pendiente y poner las vías e instalaciones. La perforación con la tuneladora se llevará 30 de ellos. Este dinero procede de la renegociación de los contratos millonarios de concesión a las empresas, por 30 años y a cambio de un canon anual, de la construcción, gestión y mantenimiento de las estaciones.

Noticias relacionadas

Alargar al menos hasta el 2016 la apertura del ramal de la Zona Franca permite aparcar, en interés mutuo de la Administración y las constructoras, las obras en marcha de las ocho paradas concesionadas de este sector (la de Motors se aplaza sin fecha hasta que sea realidad el barrio de la Marina del Prat Vermell).

El tramo que se debe abrir en el 2014 va de la T-1 a Zona Universitària. Tiene 16 estaciones, pero solo se pondrán en servicio 14, las otras dos son de zonas pendientes de urbanizar. En el tramo central de la L-9, de Zona Universitària a La Sagrera, quedan por perforar 4,2 kilómetros de túnel. Las dos tuneladores están paradas sine die en la plaza de Lesseps y en la confluencia de Manuel Girona y Marqués de Mulhacén.