Ir a contenido

BALANCE DEL DISPOSITIVO XARXA

La presencia policial en el metro logra reducir el 25% los delitos

Los hechos penales en el suburbano han pasado, desde el 22 de julio, de los 91 al día del 2010 a 67

Las denuncias también han descendido en toda la ciudad, según el alcalde Trias y el 'conseller' Puig

XABIER BARRENA
BARCELONA

Compareció el alcalde Xavier Trias con el conseller de Interior, Felip Puig, para dar cuenta de la primera fase del dispositivo Xarxa que ha llevado, por primera vez, a efectivos de la Guàrdia Urbana al metro de Barcelona y ha reforzado la presencia de los Mossos en esas mismas catacumbas del transporte. A Trias se le veía muy satisfecho, no en vano las cifras que llevaba en la cartera eran muy buenas. Unos datos que validaban la que hasta ahora ha sido, sin duda, su decisión de gobierno más vistosa, de las contadas que se han tomado. Los delitos en el metro entre el 22 de julio -fecha en que se puso en marcha el operativo- y el 30 de septiembre han descendido un 25% con respecto al mismo periodo del año anterior. Los 6.346 hechos penales del 2010 (91 delitos al día) se han convertido en 4.743 (67). Se han efectuado 267 detenciones.

Los responsables policiales, además, relataron que el aumento de la presión policial en el suburbano no ha implicado un repunte de las actividades delictivas en el resto de la ciudad. Según se explicó ayer, el descenso de los delitos ha sido generalizado en toda Barcelona, aunque los responsables policiales remitieron a futuras comparecencias para exponer los números.

BENEFICIO INESPERADO / Un efecto derivado de la operación Xarxa es que, según Puig, algunos colectivos, que no quiso enumerar por «no estigmatizar», especializados en el delito en el suburbano «han desaparecido, se han ido».

La rueda de prensa de ayer, hospedada por el Ayuntamiento de Barcelona, supuso el punto y seguido al dispositivo, pero no el broche final. Pasados los meses estivales, Xarxa se adaptará ahora, señalaron Trias y Puig, al nuevo ritmo de la ciudad: menos turistas, más movilidad obligada, diferentes horarios y estaciones conflictivas.

En algunas ocasiones, apuntó el conseller, el número de agentes puede ser incluso superior al de estos tres meses, y puso como ejemplo los días en que se celebre el Mobile World Congress y alguna feria de las que acostumbran a llenar hoteles y a causar mucho trasiego.

El operativo, según explicaron los responsables de la policía local, Evelio Vázquez, y de los Mossos en Barcelona, Joan Carles Molinero, ha tenido un carácter eminentemente preventivo. Muy basado en las identificaciones, de las que se han hecho 12.344, 174 al día.

Las 267 detenciones corresponden a 147 individuos, 122 de ellos por primera vez y un 17%, 25, más de una. Los mandos policiales destacaron el caso de un hombre detenido cuatro veces y que tiene 25 antecedentes y 300 identificaciones.

Por tipología delictiva, el 41% de los detenidos son autores de delitos y faltas por hurto. Los hurtos suponen el 95% de las denuncias presentadas. A otro 10% de los arrestados se le atribuye robos con violencia; a un 3%, lesiones, y un 33% tuvieron que responder a requerimientos judiciales. Es decir, la justicia les buscaba por un motivo u otro. El 33% de las detenciones se han hecho con las manos en la masa, es decir, justo cuando el delincuente estaba cometiendo o acababa de cometer su fechoría.

PATRULLAS MIXTAS / Los mandos políticos y policiales dieron cuenta también del resultado de las patrullas mixtas de ambos cuerpos que se pusieron en marcha con motivo de la celebración de las fiestas mayores de Gràcia y Sants.

La vigilancia del cumplimiento de las ordenanzas municipales por estas patrullas compuestas por un mosso y un urbano cuenta con un balance de 709 actas levantadas. Destacan las 122 por venta ambulante, las 30 por mendicidad coactiva y las 21 advertencias a personas desnudas o semidesnudas.