24 oct 2020

Ir a contenido

SUPERVISIÓN DE LOS TRABAJOS DE LA LÍNEA DE ALTA VELOCIDAD EN bARCELONA

Los expertos del AVE piden que la Sagrada Família vigile sus grietas

El informe de los 21 profesionales elegidos por Fomento avala la tuneladora, que vuelve a actuar

El control debe hacerse durante la excavación del túnel y mientras dure la ampliación del templo

RAMON COMORERA / Barcelona

Barcino tiene ya el semáforo en verde. El topo mecánico que abre la galería del AVE por el Eixample, y que en los últimos días ha empezado a moverse de nuevo en el pozo de Mallorca-Padilla tras una revisión antes de iniciar el tramo crítico de la Sagrada Família, ha superado oficialmente el examen de los expertos nombrados por el Ministerio de Fomento. El avance del aval de los 21 profesionales a la obra lo publicó este diario hace dos semanas, pero ayer el ministerio reveló el informe completo y anunció su envío al Congreso. Cumplirá así el compromiso adoptado cuando se creó el comité, a raíz de una votación de la Cámara sobre la seguridad del templo, de no seguir hasta tener una confirmación independiente. Con este paso, la máquina tiene vía libre. De las conclusiones del trabajo destaca la propuesta de instalar otro sistema de control sobre las grietas ya existentes en el monumento, un seguimiento que deberá realizar el propio templo.

Este dispositivo redundante de auscultación, que se sumará al desplegado ya por el gestor de infraestructuras Adif de acuerdo con la Sagrada Família tanto en el edificio como fuera de él, ofrecerá información en línea de forma constante. Para ello se basará en un mapa de grietas que identifica, numera y mide todas las fisuras descubiertas en la última inspección técnica, informó ayer Fomento.

El seguimiento de estos defectos en la estructura del monumento religioso deberán realizarlo los responsables de sus obras tanto ahora, mientras se excava el túnel de la alta velocidad bajo la calle de Mallorca, como después durante los años que pasen hasta la finalización de la ampliación, señalan los expertos.

En el mismo apartado, proponen, además, efectuar nuevos estudios de vibraciones en el entorno del templo y la instalación de detectores de cambios de nivel del suelo donde se ha construido, hasta 41 metros de profundidad, la larga pantalla de 104 pilotes que debe proteger los cimientos de la futura fachada de la Glòria y el propio túnel del crecimiento de la Sagrada Família.

Esta propuesta de otra red de control es, en realidad, la que el templo comunicó a Adif el pasado día uno de septiembre que estaba dispuesto a aceptar y que ya se está colocando, según la carta que el presidente delegado del patronato, Joan Rigol, envió al director de la línea. El nuevo sistema de supervisión lo dirigirán, a tenor de la citada misiva y sin que Adif haya dicho lo contrario, los dos expertos alemanes de la Unesco Rolf Katzembach y Wolfram Jäger. Estos ingenieros han participado en los informes del organismo internacional sobre la conservación del templo y forman parte también del comité de los 21 de Fomento.

ASEGURAR EL TERRENO / El informe recomienda otras medidas que Adif aseguró ayer ya tenía previstas en el desarrollo del proyecto. Entres ellas está la renovación de todos los elementos de corte de la cabeza de la tuneladora durante la parada en el pozo de Mallorca-Padilla para que no sean precisas revisiones en el entorno de la Sagrada Família, la ejecución de inyecciones de cemento en el subsuelo para asegurar el terreno y operaciones de sellado en la estructura interior del túnel.

El comité considera que la excavación de los 1.400 metros de galería realizados hasta ahora «se ha hecho bien» y con unos asentamientos (movimientos del suelo) e inclinaciones «por debajo de los criterios para edificios monumentales». El hundimiento máximo observado durante el avance de la tuneladora en los tres tipos de suelo en los que ha tenido que trabajar «fue menor a cinco milímetros, significativamente más bajo que el valor previsto», asegura el informe.