Ir a contenido

Jofre Horta: De la Juani a Ravensbrück

ROSA MASSAGUÉ / BARCELONA

Jofre Horta

Nació en Barcelona hace 31 años Es compositor y productor de cine y espots publicitarios

Un grupo de ancianas venidas de varios países europeos, supervivientes de los horrores del campo de concentración de Ravensbrück, rerecordaron y se emocionaron. Asistían al estreno de Resistència, una obra para piano que el compositor y productor musical Jofre Horta les ha dedicado en la clausura de su reunión anual, en el palacio de Pedralbes. La composición se abre con una pieza trágica-heroica que explica la resistencia de aquellas mujeres y da paso a su llegada al campo. La obra no culmina con la euforia de la liberación sino de una forma lenta, fúnebre, "porque lo que vivieron no se olvida jamás", según el compositor.

Horta compuso la obra pensando en la pianista que la estrenó, la joven coreana Sonya Bach, capaz de doblegar sin pestañear todas las dificultades de un Rachmaninov y toda la escuela rusa con su prodigiosa agilidad y potencia, y en la partitura hay resonancias de aquel compositor y también de Prokofiev. Seguir componiendo para esta musa es uno de los retos de Horta, pero no el único de este músico tan versátil.

Junto a Patricio Petruchelli ha firmado parte de la banda sonora de la película de Bigas Luna Yo soy la Juani y ha realizado numerosos trabajos musicales para publicidad y medios audiovisuales. Ahora trabaja en un proyecto para un importante club deportivo europeo destinado a "cambiar la concepción del ritual deportivo que incluya la música".

Horta nació en una familia en la que siempre se escuchó música, pero quien influyó de modo decisivo sobre su futuro fue su padrino, el irrepetible Jordi Farràs, conocido como La Voss del Trópico, cantante de boleros con unos conocimientos y una pasión por la música tan grandes como su humanidad.

Los siete magníficos del teclado, según Horta, son Godowsky, Rachmaninov, Gilels, Richter, Horowitz, Gould y Bach (Sonya). "La experiencia como pianista te abre la cabeza y el contacto directo es cómodo para el compositor", dice Horta, que no ambiciona una carrera como pianista. "Cada uno debe estar en su lugar". El suyo es la composición y la producción.

Temas: Ravensbrück