Ir a contenido

Hendricks deslumbra en el auditorio de Santa Coloma

La veterana diva sedujo con su voz elegante y profunda en Can Roig i Torres

MARTA CERVERA / SANTA COLOMA DE GRAMENET

Barbara Hendricks, la soprano que ha deslumbrado en importantes escenarios internacionales, inauguró ayer un espacio de dimensiones humildes, el auditorio de Santa Coloma de Gramenet. En la sala, moderna y funcional, la voz de la veterana diva llegó a los corazones de los cerca de 216 privilegiados que ocuparon las butacas en el primer recital de los dos que ofrecerá (el segundo será esta noche) para conmemorar su apertura. Acompañada de su pianista habitual, Love Derwinger, Hendricks desgranó un bello programa de música española con Enrique Granados y Manuel de Falla que alternó con canciones de los franceses Georges Bizet y Henri Duparc. Pero fue en los bises con Chanson espagnole, de Léo Délibes, un impresionante Ave María, de Franz Schubert con el que sentó cátedra y un sentido gospel, He's got the whole world, donde la soprano redondeó la faena.

Escuchar la voz cristalina de Hendricks tan de cerca fue un placer. La soprano ha sabido adaptar su voz a un repertorio que aprovecha sabiamente su madurez vocal. Abrió el concierto con brío a ritmo de Tonadillas, del catalán Granados, un ciclo inspirado en los tapices de Goya.

BUEN ACENTO

Después abordó delicadas canciones galas más melodiosas, inspiradas en poemas de Baudelaire y Jean Lahore, musicadas por Duparc. Hendricks volvió a Granados, el primer compositor español que estrenó una ópera en el Metropolitan de Nueva York, para interpretar Canciones amatorias, con una dicción casi perfecta.

La tierna Ouvre ton coeur y la melancólica Adieu de l'h"tesse arabe prepararon el último tramo de la velada en el que abordó las famosas Siete canciones populares españolas, de Falla, por las que siempre ha sentido una especial predilección.

Su voz tan elegante y dulce sedujo a la audiencia integrada por melómanos y políticos como el presidente Montilla y el alcalde de Santa Coloma, Bartomeu Muñoz.

Ganadora del Premio Príncipe de Asturias de las Artes, Hendricks siempre ha mostrado una sensibilidad especial tanto en lo artístico como en lo humano. La cantante lanzó su propio sello (Arte Verum) hace un año con un disco de música española dedicado a Victoria de los Ángeles, a la que siempre admiró. Escuchar parte de ese trabajo en la intimidad del auditorio fue un verdadero privilegio.