Ir a contenido

BARBARA HENDRICKS, alma y dicción

MANEL CEREIJO

INTÉRPRETES Barbara Hendricks, Magnus Lindgren, Mathias Algotsson, Fredrik Jonson y Jonas Holgersson

LOCAL GranTeatre del Liceu FECHA 18 de noviembre

El debut de Barbara Hendricks en el Liceu no fue ni interpretando un lied de Schubert acompañada de un piano ni dando vida a la Mimì de La bohème junto a una orquesta sinfónica, sino poniendo en su garganta, micrófono en mano, una docena de piezas extraídas del cancionero norteamericano junto a un cuarteto de jazz. Fue un concierto con mucho sabor a blues en el que se rindió un homenaje especial a Billie Holiday, de quien la soprano suiza de origen norteamericano interpretó algunas de sus tonadas más divulgadas.

Hendricks no posee el terciopelo desgarrador de Lady Day, ni la naturalidad que esta impregnaba en los pasajes de improvisación, ni la técnica vocal más adecuada para el género, pero en todo caso, su voz, que se ilumina con destellos de seda cuando ostenta el registro agudo, goza de la melancolía abrumadora tan propia y necesaria para interpretar blues, además de una dicción a prueba de bomba.

A su lado, un cuarteto de jazz escandinavo liderado por Magnus Lindgren siguió de cerca a la diva proporcionándole el mejor cojín posible para que ella se sintiera como en casa. Mathias Algotsson, al piano; Fredrik Jonson, al contrabajo; Jonas Holgersson, en la batería, y el mismo Lindgren, al saxo tenor, clarinete y flauta, no pudieron ser mejor acompañamiento e hicieron las delicias del público en sus meritorias intervenciones en solitario.

Hendricks pudo de esta forma salir más que airosa en clásicos de Billie Holiday tan metidos en el alma del público como el doloroso Strange fruit o el archiconocido Lady sings the blues, aunque algo menos reconocible y logrado resultó el tristísimo Don't explain. El entusiasmo del público obligó a la intérprete a regalar dos propinas que casi resultaron lo mejor de la velada: un Summertime de referencia y una versión de Les feuilles mortes que provocó más de una lágrima entre los asistentes por la hondura con la soprano dijo el texto: desde el corazón.