ACTUALIDAD AZULGRANA

Camp Nou: una remodelación que no escapa de las suspicacias

El club azulgrana niega haber favorecido a Limak en el nuevo pliego de condiciones y sostiene que el coste y los plazos de entrega fueron decisivos

Camp Nou: una remodelación que no escapa de las suspicacias
2
Se lee en minutos
Albert Guasch
Albert Guasch

Periodista

ver +

Cuando Elena Fort, portavoz de la directiva de Joan Laporta, se le quiso preguntar este lunes por nuevas informaciones sobre la contratación de la constructora que remodelará el Camp Nou recibió la rápida protección del departamento de comunicación. Eso no tocaba en esa comparecencia, se dijo, convocada para hablar de las novedades en el protocolo de acceso al Estadi. Curiosamente, Xavi Hernández debe confrontar cotidianamente preguntas que exceden de sus competencias sin que nadie limite la temática.

Se da la circunstancia de que Fort es también la directiva responsable del Espai Barça desde la dimisión de Jordi Llauradó, producida dos días después de aparecer en la vida azulgrana el nombre de la empresa turca Limak Holding. Llauradó es el único constructor de la junta, pero no votó y se apartó sin que se sepa aún por qué.

Comunicado azulgrana

El club esperó a la tarde para emitir un comunicado en que corregía una información de El Confidencial en que se explicaba que el Barça relajó las condiciones de la obra del Estadi para favorecer a Limak y que no tuvo que pasar por las exigencias de precalificación a las que sí se vieron sometidas otros aspirantes que llevaban desde el 2017 trabajando en el proyecto: el grupo que formaron Ferrovial y Acciona, por un lado, y FFC junto a Comsa, por otro. Limak habría sido la única empresa invitada el 1 de septiembre del 2022, cuando se entregaron a todos los contendientes el nuevo pliego de condiciones de licitación. 

En ellas ya no constaba, como sí sucedía en el pliego de requisitos del 2017, la obligatoriedad de haber construido un estadio para un mínimo de 40.000 asientos y dos edificios en España en la última década con un presupuesto de al menos 150 millones. Limak no cumplía con ninguna de las dos condiciones en el nuevo pliego. 


/ RICARD CUGAT

Noticias relacionadas

El comunicado del club desmentía que se invitara a participar al concurso solo a Limak. Se citaba también a la francesa Vinci «para incrementar la competitividad del proceso». También negó que Limak se ahorrara toda las exigencias de la fase de precalificación. «Los requisitos no eran solo de capacidad técnica, sino también económica», rezaba la nota azulgrana. Era el segundo comunicado de matización o desmentido del Barça en pocos días sobre informaciones relativas a la contratación de Limak, que ha generado en Barcelona todo tipo de suspicacias desde el primer día. 

En su comparecencia del 9 de enero, cuando se dio a conocer la empresa turca como sorprendente ganadora del concurso, Fort explicó que Limak garantizaba el coste de 900 millones de euros aprobado por la Asamblea de Compromisarios y los plazos deseados por la junta: poder volver a jugar al Estadi antes del 29 de noviembre del 2024, coincidiendo con el 125º aniversario del club, y que la obra esté completa en verano del 2026. Días después Rac1 reveló que por cada día de retraso, Limak deberá pagar un millón de euros al Barça en forma de penalización. A Goldman Sachs y JP Morgan les toca encontrar a los financiadores. En ello están desde hace meses.