TRAS LA SOLIDEZ DEFENSIVA

El Barça, ante el reto de blindar la portería

Los fichajes de Koundé, Christensen y el inminente de Marcos Alonso buscan acabar con la fragilidad atrás, algo vital para volver a soñar con títulos

Ter Stegen se queja de los errores defensivos en el 0-1 del Villarreal.

Ter Stegen se queja de los errores defensivos en el 0-1 del Villarreal. / Jordi Cotrina

3
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

Las últimas tres temporadas tienen en común que el Barça no ha ganado LaLiga y ha encajado los mismos tantos: 38. A la fragilidad defensiva se sumó el curso pasado la poca producción ofensiva: 68 goles, una veintena menos que en los dos años anteriores. Los fichajes de Lewandowski y Raphinha, unidos a los de Ferran Torres y Aubameyang en enero, han intentado paliar la pérdida de gol desde la marcha de Messi. De la misma manera que las llegadas de Koundé, Christensen y la inminente de Marcos Alonso buscan recuperar la solidez atrás.

Hace siete temporadas que un portero azulgrana no gana el Zamora. El último fue Claudio Bravo en el curso 2014-2015 en el que el Barça no solo encajó 21 goles, casi la mitad que el año pasado, sino que marcó 110, 42 más que el curso anterior. El año pasado Ter Stegen (y Neto, que jugó cuatro partidos) recogieron 62 balones de su portería en 53 encuentros en todas las competiciones (1,16 de media). La última temporada en la que el Barça recibió menos de un tanto por choque (56 en 60, un 0,93) fue la 2018-2019, la última en la que ganó LaLiga. Las prestaciones defensivas del equipo de Ernesto Valverde fueron aún mejores el año antes, con solo 42 goles concedidos en 59 partidos (0,73). Fue también la última vez que el Barça encajó menos de 30 goles en LaLiga (29).

La decisión de Azpilicueta de quedarse en Londres ha trastocado la planificación de la dirección deportiva azulgrana, que había querido fichar de una tacada a los dos carrileros españoles del Chelsea, consciente de que los laterales habían sido dos lunares defensivos en los últimos años: desde la marcha de Adriano Alba no ha tenido un relevo de garantías en la izquierda y ni Dani Alves ha podido llenar el hueco que él mismo dejó con su marcha en 2016 y que ni Douglas, ni Montoya, ni Semedo, ni Aleix Vidal, ni Sergi Roberto, ni Wagué, ni Dest ni Emerson pudieron tapar.

A la espera de que Marcos Alonso le dé a Alba la competencia que no ha tenido en los últimos años, Araujo, que ya juega como lateral derecho en Uruguay, y Koundé podrían ser dos alternativas para el otro flanco. El central francés ha sido el elegido para quitarle el cartel de titular indiscutible a Piqué, que tendrá que pelear también con Christensen. El zaguero danés ha rendido a un muy buen nivel esta pretemporada y, pese a no poder jugar el Gamper por problemas en las cervicales, apunta a titular ante el Rayo.

El paradigma Umtiti

Noticias relacionadas

Umtiti tampoco estuvo en la presentación del club ante la afición con dispensa del club. Se ahorró así una pitada como la que se llevó el año anterior. El declive defensivo azulgrana va en paralelo al del zaguero: en el curso 2017-2018, el último antes del periplo de lesiones, el Barça encajó 42 goles en todas las competiciones, 20 menos que la pasada campaña. 'Big Sam' formaba una pareja estelar con Piqué y parecía que el club tenía en él central para años pero se negó a pasar por quirófano porque no quería perderse el Mundial 2018, que se disputaba en su país. "Forcé mi rodilla durante la Mundial. Pero ahora yo soy campeón del mundo. En la vida tienes que tomar decisiones y de esta elección no me arrepiento".

La pasada temporada solo jugó un partido y el Barça confía en que este verano haga por fin las maletas, tras cuatro años de suplencias a precio de oro. Xavi también anhela que Ter Stegen recupere su nivel perdido, tras dos temporadas para olvidar del meta alemán