ETOO, IBRAHIMOVIC, AUBA....

Aubameyang, un "regalo del cielo" para Xavi

El exdelantero del Arsenal lleva cinco goles en sus seis primeras jornadas de Liga con el Barça

Aubameyang se estira para anticiparse a David García y anotar el tercer gol ante Osasuna

Aubameyang se estira para anticiparse a David García y anotar el tercer gol ante Osasuna / JORDI COTRINA

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Aubameyang ha sido una bendición para el Barça. Y para Xavi. En el Arsenal, Mikel Arteta, el técnico con quien se peleó el jugador gabonés, no le echa nada de menos, tras haber instalado a su equipo en la zona Champions de la Premier sin su capitán y nueve fetiche.

En el Camp Nou, en cambio, agradecen la llegada de un delantero que ha cambiado, y para bien, el rostro del triste Barça. "Auba es un regalo caído del cielo", admitió el técnico azulgrana, entregado al impacto inmediato que ha tenido el exgunner en el funcionamiento colectivo de su equipo.

Va más allá de los goles. Que son muchos en muy poco tiempo. Cinco semanas vestido de azulgrana, seis jornadas de Liga y cinco tantos (tres al Valencia, alguno sin querer porque el disparo de Pedri topó en su espalda, uno al Athletic y otro al Osasuna) certifican la contundente frase de Xavi.

Samuel Etoo posa con el triplete (liga, Copa y Champions) de 2009.

/ FCB

Caído del cielo apareció Aubameyang para emparentarse en tiempo récord a goleadores de tronío como Etoo (2004) e Ibrahimovic (2009). En ambos casos deberían ser jugadores estratégicos del proyecto. El camerunés, por quien el Barça pagó 24 millones de euros al Mallorca, firmó cinco goles en las cinco primeras jornadas como azulgrana. Y fue capital en la estructura del mejor equipo de la historia.

El sueco, tras invertir el club 66 millones de euros en intercambiarlo por Etoo en el Inter, también anotó cinco tantos en las cinco jornadas iniciales. Pero no fue ni exitoso ni duradero su paso por el Camp Nou. Un año resistió junto a Messi. Y gracias. Auba, en cambio, apareció por Barcelona como solución de emergencia.

Un parche, fichado en el último suspiro del mercado invernal. No, no es exageración alguna. Los papeles del Arsenal autorizando el traspaso llegaron un par de minutos antes de la medianoche del 31 de enero en que bajaba el telón de la segunda ventana para reforzarse.

Etoo e Ibrahimovic se saludan antes de la semifinal de la Champions entre el Inter y el Barça en Milán.

/ Jordi Cotrina

Y Auba ha caído de pie en un equipo en plena reconstrucción, recuperando la amistad que tejió con Dembélé en el año que compartieron en el Dortmund. Ousmane asistió, de manera precisa y quirúrgica, a su amigo en el 3-0 que define cómo es su juego. Astuto y hábil el gabonés anticipándose a David García, el central de Osasuna. Un toque, no necesitó más, y gol. El quinto en seis jornadas.

7 tiros a puerta, 5 goles

Para entender la extraña celeridad del inmediato encaje del gabonés en el Barça se debe rastrear en los inicios de Luis Suárez, que acabó siendo el tercer máximo goleador de la historia del club. Al uruguayo le costó muchísimo celebrar el primer gol. Estuvo siete partidos seco compartiendo con tristeza los primeros pasos del tridente con Messi y Neymar. Anotó al octavo encuentro ante el Córdoba y necesitó un total de 14 jornadas para lograr sus cinco primeros goles.

Aubameyang agradece a Dembelé su asistencia en el tercer gol ante Osasuna

/ JORDI COTRINA

Lo de Auba ha sido vertiginoso. Primero por su puntería: 14 remates, siete a puerta y cinco goles. Y luego por su inmersión en el Barça que diseña Xavi donde el ‘nueve’ no solo debe ser el punto y final del equipo sino intervenir en la construcción del juego, como acreditó en la jugada del penalti de Gavi donde vino a descargar el balón de cara para Busquets, autor del pase al joven andaluz.

"Va en profundidad, genera situaciones de gol y marca", contó el técnico, asombrado también de ese provechoso viaje emprendido por el delantero desde Londres a Barcelona. Es la última bala en ataque y, al mismo tiempo, la primera en defensa.

"Trabaja mucho para el equipo, solo hay que ver cómo presiona al central y al portero", argumenta Xavi, feliz porque el gabonés "ha entrado muy bien en el vestuario y se adapta perfectamente a las circunstancias" del Barça.

Memphis, Luuk de Jong, Jutglà...

Noticias relacionadas

Necesitaba el Barça hallar un nueve para simplificar la solución de los problemas y para vivir más tranquilo. Por eso, Xavi insistió tanto primero en Morata y una vez no pudo concretarse su fichaje reclamó contratar al exjugador del Arsenal. "Es un privilegio entrenar a Auba", contó el técnico.

Tras empezar el técnico su etapa con Memphis de delantero centro, tuvo que recurrir a Luuk de Jong, mucho más eficaz como último recurso, y Jutglà, que sigue marcando goles en el Barça B, a la espera de que llegara desde el cielo Aubameyang.