TENSIÓN CON EL DELANTERO

El Barça rechaza las elevadas exigencias económicas de Dembélé

El agente del francés pide una ficha que le colocaría como el mejor pagado de la plantilla y una prima por renovar

Dembelé se desespera

Dembelé se desespera / Jordi Cotrina

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

El Barça no acepta las elevadas peticiones económicas de Dembélé, quien a partir del 1 de enero, este sábado, podrá decidir libremente su futuro. El club, cansado de esperar durante meses una respuesta afirmativa del jugador a la propuesta de renovación a la baja, se ha plantado.

Considera la directiva azulgrana desproporcionadas las exigencias económicas que plantea el delantero francés, quien le decía a Xavi por un lado que deseaba seguir en el Camp Nou, pero luego en la mesa de negociaciones su agente daba a entender todo lo contrario, hasta el punto de solicitar una ficha que le situaba como el mejor pagado de la plantilla.

El jugador reclama una prima de 30 millones de euros por renovar, además de 15 para el representante y 30 brutos de salario anual

La representación de Dembélé sostiene que si hay dinero para fichar a Ferran Torres o apostar en verano por Haaland no entiende que el club no le complazca. Algo que ha provocado enfado en las oficinas del Camp Nou recordando su pobre rendimiento (hasta 13 lesiones ha tenido) en los cuatro años y medio que lleva de azulgrana.

Dembélé y su novia.

/ TWITTER

Pero las cifras reclamadas por el delantero son inasumibles para el Barça. Pide Dembélé una prima de 30 millones por renovar, además de 15 millones más para su representante y un salario bruto de 30 millones anuales (15 netos). Cantidades que no puede ni tampoco quiere alcanzar la directiva azulgrana.

Ahora, el Barça, que contaba con la renovación de Dembélé para aligerar la masa salarial, busca otras vías para poder inscribir a Ferran Torres. Vías que pasan, sobre todo, por la salida de otros futbolistas, sobre todo Coutinho, que ha desaparecido de los planes de Xavi (0 minutos ante el Elche, 0 contra el Sevilla), y Umtiti (un partido de 24 posibles) para encajar al exdelantero del Manchester City en el fair play que fija la Liga. Tiene de margen hasta el 31 de enero para hallar el marco salarial adecuado para que Xavi pueda usar a Ferran. 

Sin cruzar líneas rojas

Laporta cree que no se deben traspasar las líneas rojas del nuevo marco salarial, algo que reclamaba Dembélé. El delantero, que cumple su quinta y última temporada en el Camp Nou, maneja ofertas de clubs de la Premier (el Chelsea, entre ellos, donde se reencontraría con Tuchel, el técnico que tuvo en el Dortmund) mientras Paris SG y Juventus vigilan con atención el desenlace final de las negociaciones con el Barça que han entrado en un punto de conflicto.

Dembélé, en su regreso en Kiev.

/ FCB

La directiva necesita rebajar la masa salarial, que con 430 millones de euros, y a pesar de la marcha de Messi y Griezmann, sigue siendo la más alta de Europa. Por eso no complace las peticiones de Dembélé porque la elevarían y le devolverían, de nuevo, a los sueldos previos a la pandemia. Renovar al francés en las condiciones que pide el francés implicaría, según el Barça, volver a los tiempos en los que la masa salarial se desbocó de manera descontrolada cuando la Liga le exige reducir aún más el gasto deportivo.

El club se ha cansado de esperar al jugador, dispuesto incluso a ponerlo en el mercado invernal para hallar una salida


La ruptura de los contactos, revelada por el periodista Gerard Romero, destapó las diferencias entre ambas partes. Además, ese dinero que pedía Dembélé se debe reservar para el verano en busca del fichaje del crack mediático y deportivo que se convierta en la verdadera figura del segundo proyecto de Laporta.

Haaland es la figura que reúne el perfil que busca el presidente, obligado a buscar recursos económicos para acometer ese traspaso, por encima de los 100 millones de euros, que reclama el Borussia Dortmund. 

Largas y desconcertantes negociaciones

Tras meses de larga y desconcertante espera en los que Laporta ha ensalzado a Dembélé ("para mí, es mejor que Mbappé"), el Barça considera que no puede atender lo que este reclama. Cruza las líneas rojas fijadas por Mateu Alemany, el director de fútbol del club azulgrana. Ni siquiera los mimos de Xavi ("Ousmane puede ser el mejor del mundo en su posición") han logrado la respuesta afirmativa. Decía una cosa el delantero en el vestuario y su agente verbalizaba otra muy distinta en la mesa de las negociaciones.

Xavi Hernández, junto al delantero francés Ousmane Dembélé, durante el entrenamiento para preparar el partido ante el Betis.

/ ALEJANDRO GARCÍA/EFE

Xavi dijo que lo utilizaría aunque no renovara, pero el escenario ha cambiado y se complica el futuro del francés en el Camp Nou

Ahora, el escenario deportivo también se le complica al francés, a no ser, claro, que se le encuentre una salida en este mercado invernal, lo que liberaría al Barça de su elevada ficha y le permitiría inscribir a Ferran Torres. Xavi dijo que utilizaría a Dembélé, incluso sin haber renovado, pero la ruptura de las negociaciones puede provocar un cambio.

Noticias relacionadas

Si el técnico dispone de Ferran, ajustado ya al fair play, y del nueve que ha pedido (Morata, según ha revelado el diario AS, figura en su lista) unido al retorno de Ansu Fati y Memphis, además de las opciones que vienen del filial (Ilias, Abde y Jutglà) y el recuperado Braithwaite dejarían poco espacio para Dembélé.

Tras pagar 105 millones más 40 en variables en el verano del 2017 (el 50% de lo recibido por Neymar), el negocio deportivo y económico con el francés ha sido ruinoso para el Barça. Y, además, compromete también ahora la reconstrucción del proyecto deportivo. Con 24 años, Dembélé será dueño el 1 de enero para elegir destino.