Los niños se divierten en el Barça de Xavi

Gavi es el tercer jugador en minutos disputados, tras Ter Stegen y Busquets, y Nico y Abde figuran entre los once primeros

Nico y Gavi durante el partido ante el Levante.

Nico y Gavi durante el partido ante el Levante. / JORDI COTRINA (EPC)

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Tres futbolistas del Barça B sostienen al primer equipo. Tres jóvenes aún formándose han adquirido un papel fundamental. Si fuera por Xavi, jugarían más futbolistas del filial, ha dicho el entrenador, en una frase que denuncia la situación de precariedad de la plantilla, y la calidad emergente de los canteranos. Los niños están siendo explotados en el Barça pero nadie va a presentar ninguna acusación.

Gavi y Nico son dos referentes, una categoría que va más allá del titular indiscutible, la estancia en la que permanece Abde Ez (cinco partidos consecutivos en el once).  Los tres figuran entre los once primeros en minutos disputados con Xavi (8 partidos). En particular, con 643 minutos, es el tercero por detrás de Ter Stegen (720) y Busquets (708). Anda por delante de Frenkie de Jong, Alba y Piqué, y a continuación apareen Nico y Abde. Ferran Jutglà ya ha sido el nueve del Barça en los dos últimos. La limitación de que deben permanecer siempre siete efectivos del primer equipo acota el margen de maniobra del entrenador. Hasta el 3 de enero.

Gavi conduce el balón entre la defensa del Getafe con Nico observándole.

/ Jordi Cotrina

Xavi quiere que tengan ficha del primer equipo para poder usar más canteranos y sin limitaciones.

En cuanto se abra el mercado, y a medida que se liberen fichas del primer equipo, Gavi y Nico tendrán dorsal entre los 25 primeros. Solo hay dos vacantes, dos números virtualmente adjudicados: el 8 de Dani Alves y el 25, en principio, para Ferran Torres. El 19 de Sergio Agüero será para uno de ellos. O para Edinson Cavani si supera una revisión médica exhaustiva. El 11 de Yusuf Demir quedará libre ya que el Barça no quiere pagar los 10 millones para contratarlo en propiedad. Y el 19 de Luuk de Jong cuando cierre su segunda cesión de la temporada al Cádiz, tras cuatro meses en el Camp Nou.

Suplente por fuerza

El Barça trata de liberar, además, las fichas de Sergiño Dest, Philippe Coutinho y Samuel Umtiti. Y liberar sueldos que aligeren la masa salarial para dar cabida a otro niño, como mínimo, y tener mayor margen de maniobra para elegir las alineaciones.

Nico ha sido suplente en los dos últimos partidos por la única razón que Xavi solo podía utilizar tres fichas del filial y optó por Gavi, Abde y Jutglà, ya que solo quedaba Dembélé en el frente de ataque, perdida ya toda confianza en Coutinho y Luuk de Jong. "Si pudiera, jugaría con más del filial", ha repetido dos veces Xavi sobre “esa norma estúpida" que es el artículo 223 del reglamento.

Jutglà cabecea y marca su primer gol con el Barça ante el Elche.

/ Jordi Cotrina

El artículo 223 del reglamento exige que haya siempre siete fichas del primer equipo en el campo

"Los equipos deberán estar integrados, durante todo el desarrollo del mismo, por siete futbolistas, al menos, de los que conforman la plantilla de la categoría en que milita". Si, por cualquier causa, quedasen menos de siete en el campo, se incurre en alineación indebida y el castigo es una derrota por 0-3.

Abde durante el partido de liga entre el Barça y el Betis

/ JORDI COTRINA

Oportunidades limitadas

Noticias relacionadas

Por esa razón, por ejemplo, el Barça no se arriesga a jugar con cuatro jóvenes, porque la expulsión de uno de los siete mayores supone la pérdida del partido. Por otro lado, por ejemplo, Alejandro Balde no puede dar relevos a Jordi Alba, Guillem Jaime no puede ser probado como lateral derecho y Álvaro Sanz no tendrá oportunidades como centrocampista. Ni se contempla que Iñaki Peña pueda desbancar a Neto.

Aunque a mediados de enero el equipo empezará a recuperar lesionados (Dest, Memphis, Ansu Fati, Pedri y Braithwaite, los dos últimos no juegan desde septiembre y agosto, respectivamente), el calendario contiene dos partidos semanales que obligará al reparto de esfuerzos. Los niños seguirán jugando. Y no solo porque cubran bajas, sino porque se lo merecerán.