EL DESTINO DE LA ESTRELLA ARGENTINA

Y en París se frotan las manos ya con Messi

La prensa francesa da por descontado su fichaje por el equipo parisino y prevé que se oficialice a principios de esta semana. El conjunto propiedad de los catarís le ofrece al menos dos años de contrato y una ficha de 40 millones netos

Mbappé y Neymar, en un partido de la pasada campaña.

Mbappé y Neymar, en un partido de la pasada campaña.

3
Se lee en minutos
Enric Bonet

Ya sueñan con su acto de presentación. Y con su primer partido con el PSG. La prensa gala se mostraba este domingo eufórica ante la posible llegada de Lionel Messi al París Saint-Germain. El objeto prohibido —y tan deseado— de los jeques de Catar parece acercarse al equipo parisino, uno de los pocos destinos que se vislumbran entre las grandes ligas para el astro argentino.

“El PSG es una posibilidad”, reconoció Messi durante su rueda de prensa de despedida, en la que matizó su inminente llegada a la capital francesa: “A estas alturas no tengo nada con nadie, todavía no hay nada cerrado, pero estamos hablando”.

Optimismo en el PSG

Las palabras de Messi contrastaban con el optimismo desenfrenado de la prensa francesa. Según el diario L’Équipe, “el club de la capital (francesa) y los representantes del internacional argentino llegaron prácticamente a un acuerdo este domingo sobre los últimos detalles”. Le Parisien hablaba de un viaje del “10” a París el mismo domingo por la noche para pasar su revisión médica el lunes. Finalmente no será así. Messi se esperara a cerrar bien el contrato antes de desplazarse.

“Si el argentino se muestra muy triste ante la obligación de salir del Barça en estas condiciones, su tristeza se verá claramente atenuada con el contrato que le prepara el PSG”, ironizaba L’Équipe. El club francés le ofrece un contrato de tres años (dos más uno opcional) con un salario de 40 millones de euros netos por temporada. Esta ficha astronómica le convertirá en el jugador mejor pagado de la joya deportiva de Catar —Neymar cobra unos 35 millones netos—, aunque supondrá una rebaja considerable respecto a los 70 millones que ganó en el equipo azulgrana en las últimas temporadas.

El tridente soñado

Con el posible fichaje de Messi, el PSG se prepara para formar un equipo de ensueño. Pese a la pandemia, ya logró las incorporaciones de Sergio Ramos, el italiano Donnarumma y de Achraf Hakimi, en el lateral diestro, uno de los jugadores más destacados en los primeros partidos esta temporada del equipo de Pochettino. “Aunque en España algunos medios ya se imaginan una venta de Mbappé al Real Madrid para hacer posible la llegada de Messi a París, la dirección del club de la capital no lo entiende de esta manera”, afirmaba L’Équipe.

Los dirigentes del PSG tienen entre ceja y ceja reunir en una misma delantera a Messi, Neymar y Mbappé. Este tridente temible convertiría a este conjunto en uno de los grandes favoritos para la próxima Liga de Campeones, a pesar de que una colección de galácticos no siempre resulta la fórmula ideal, y aún más teniendo en cuenta el carácter peculiar (siendo finos) de estos tres monstruos del balón.

¿Es viable económicamente la “MNM” con la que sueñan los franceses? ¿Logrará el PSG hacerla compatible con el “Fair Play” financiero? Las normas de la Ligue 1 resultan bastante menos estrictas que las de la Liga española. Con los petrodólares del Catar, el equipo parisino dispone de manga ancha para gastar, además de cierta habilidad por la ingeniería (o casi magia) financiera.

No obstante, los salarios de su plantilla nunca antes habían sido tan elevados como ahora. El presupuesto presentado para la temporada 2021-22 prevé unas pérdidas de entre 250 y 300 millones de euros. 

Ingresos nuevos

Noticias relacionadas

Según L’Équipe, sus dirigentes esperaban obtener 180 millones con la venta de jugadores este verano, “pero hay un peligro evidente de que este objetivo no se cumpla”. Por eso, “París debe encontrar nuevos ingresos”.

Según el rotativo deportivo de referencia en el país vecino, sus dirigentes confían en los ingresos extra que les generaría la llegada del mejor jugador del mundo. Si se cumplen las expectativas de la prensa gala, nadie duda que en las próximas semanas el PSG venderá montones de camisetas con el nombre de Messi. Y seguramente con número 10 que le prestaría su amigo Neymar.