IRRUPCIÓN ESPECTACULAR

Araujo, el central

  • Tiene 21 años y llegó hace casi tres de forma sigilosa al Barça

  • El club pagó 1,7 millones de euros al Boston River

  • No pasó por ninguno de los grandes clubs de Uruguay

  • Ni Peñarol ni Nacional detectaron que tras ese antiguo y corpulento delantero anidaba un prometedor defensa

Araujo, en la final de la Supercopa de España en Sevilla

Araujo, en la final de la Supercopa de España en Sevilla / Afp

Se lee en minutos

Todavía era presidente Josep Maria Bartomeu. Y estaba Ernesto Valverde sentado en el banquillo del Camp Nou. Era aún Eric Abidal el secretario técnico del club cuando, a finales del verano del 2018, aparecía por Barcelona Ronald Araujo, un interesante proyecto de central uruguayo, por Barcelona.

Un fichaje, uno de tantos, han desfilado más de 40 en los últimos años, para el filial. Ya lo había intentado el Barça en el verano del 2017 con otro central uruguayo. Era Santi Bueno, ahora reivindicándose en el Girona, pero no salió bien. La apuesta Araujo funcionó en tiempos de penuria, castigado el equipo por una alarmante crisis de centrales.

Llenar el boquete

La grave lesión de Piqué unida a la inestabilidad física de Umtiti, que desde que volvió de Rusia-2018 siendo campeón del mundo nunca ha sido quien fue, abrieron un boquete descomunal en el eje de la defensa. Y, además, Lenglet atravesaba una extraña crisis de confianza que dejaba tiritando al equipo.

Entonces, llegó un uruguayo desconocido -en su país no jugó en ninguno de los grandes-, alto (mide 1.91 m), dotado de una personalidad extraordinaria para su edad, capaz de superar incluso la expulsión en su debut con el Barça cuando Valverde le concedió la oportunidad (octubre 2019) ante el Sevilla. Apenas estuvo 14 minutos en el césped.

Ahora, en cambio, Araujo se siente el jefe de la zaga. Huérfano de Piqué, el líder natural, ese defensa que empezó siendo un nueve en Rentistas, su primer club,aunque luego retrasó su posición en Boston River, el trampolín a Europa, manda en el Barça, que estuvo listo. Se adelantó al Madrid en ficharlo. Uruguayo y central. Palabras que auguran éxito.  

Araujo se lamenta de una ocasión perdida.

/ Enric Fontcuberta / Efe

1.- "Sé que hay muchas cosas por aprender todavía"

Ni siquiera él habría imaginado jugar tanto en su estreno en el primer equipo. Pero las circunstancias -no hay más centrales- han provocado que la puerta del Camp Nou se abriera para un defensa que apenas jugó un año en la Primera División uruguaya. Apenas 31 partidos tras completar solo 16 en Segunda con el Rentistas.

"Cuando tienes un jugador de esas características ya ves que va a ser bueno", recuerda Alejandro Apud, su técnico en Boston River. "Este muchacho está para ser un jugador de buen nivel, sabíamos que podía ser un competidor de Godín y Giménez en la selección. Pero nunca pensamos que para el Barça", añade el técnico. Ni Araujo pensó en un impacto tan rápido en Barcelona.

Araujo intenta rematar a la portería del Cornellà.

/ Efe

2.- 360 minutos, tres prórrogas y solo una falta cometida

Ha tenido una semana frenética Araujo, sin un segundo de descanso, enfrentado a delanteros de todo pelaje ante RealSociedad, Athletic y Cornellà.

Tres partidos, tres prórrogas y 360 minutos de fútbol estresante soportó el defensa uruguayo, sosteniendo la estructura del Barça. Y solo ha cometido una falta en ese calendario extenuante en la que su figura, un central alejado de los párametros Barça, se ha agigantado, firmando estadísticas más que considerables de acierto en el pase: 91,7% ante la Real, 94,3% frente al Athletic y descendiendo luego, con un 75,7% ante el Cornellà, condicionado por la irregular hierba artificial. Transforma el uruguayo cada balón dividido en una batalla, consciente de que se está jugando su futuro. No solo a corto plazo -seguir de titular- sino instalarse para siempre ahí.

Koeman felicita a Araujo tras el encuentro contra la Real en el Camp Nou.

/ Afp

3.- Koeman: "Tiene muchísimo carácter, ahora debe mejorar su primer control y los pases verticales"

Cambian los centrales a su lado. Un día, Lenglet; otro, Mingueza y hasta en ocasiones Umtiti. Pero Araujo ni se toca. Ha jugado de titular en 12 de los 13 últimos encuentros solo perdiéndose la cita de Granada porque sufrió unas molestias musculares en el calentamiento previo cuando su nombre ya aparecía en la alineación inicial.

Luce el 4 que perteneció en su día a Koeman, quien agradece el carácter trabajador del uruguayo. Ve a un joven que es una esponja que absorbe todos los consejos que recibe. Sean de compañeros o del técnico, que lo tutela, junto a sus ayudantes, con sesiones especiales para "mejorar, sobre todo, sus cosas con el balón. Su pase, su primer control, sus pases verticales...". 

Araujo muestra su mensaje tras marcar el gol al Valencia.

/ FCBARCELONA

4.- "Pon todo lo que hagas en manos del Señor y tus planes tendrán éxito"

Cometió Araujo un fallo "imperdonable", según él mismo admitió, ante el Eibar (1-1), que le costó un gol y perder dos puntos. Luego, de forma voluntaria, quiso comparecer ante el micrófono de Ricardo Rosety, de Movistar +. "Asumo la responsabilidad, ese gol es una macana", dijo recurriendo al vocabulario suramericano para retratar una situación lamentable de un jugador que es devoto de Dios como demostró cuando se levantó la camiseta para festejar su gol al Valencia.

Te puede interesar

"Confía en Dios. Buenas cosas vienen para aquellos que creen, cosas mejores vienen para aquellos que son pacientes, pero las mejores cosas vienen para aquellos que no se rinden", es uno de los mensajes que difunde en sus redes sociales el joven uruguayo.

"La fe en Dios, no hace que las cosas sean fáciles, hace que sean posibles", recordó. "Buscando al Señor en lo secreto. Él se encarga de reconocerte en público", apuntó.