30 oct 2020

Ir a contenido

la situación social

Solo 500 abonados del Barça renunciaron a cualquier compensación en favor del club

Unos 19.000 socios del Barça han pedido la excedencia en el pago de la cuota de su asiento

Albert Guasch

Dos aficionados fotografían el interior del Camp Nou

Dos aficionados fotografían el interior del Camp Nou / ALBERT GEA (REUTERS)

Son tiempos de penurias hasta en ese buque insumergible que parece el FC Barcelona. No hay alrededor del Camp Nou turistas pagando entrada en el museo, ni probándose la camiseta con el 10 de Messi en la 'megastore' oficial. Hasta el bar que da la bienvenida al recinto azulgrana ha cerrado temporalmente. Este es el desapacible aspecto de los alrededores del Estadi que se encontrará el domingo el Villarreal en el primer partido de Liga del Barça. Sin ambiente, sin público, sin abonados.  

Nadie sabe cuánto tardarán en entrar aficionados al Camp Nou. No se sabe ahora y mucho menos se sabía a principios de verano cuando la junta del FC Barcelona instó a sus socios abonados a rellenar un formulario sobre qué hacer con su cuota, a sabiendas que se habían perdido partidos de la campaña 2019-20 y que se perderían un número indeterminado de la 2020-21.

Se les dio un par de semanas y tres opciones: una, cobro en efectivo o en productos de una parte proporcional que podía llegar al 25% del importe del abono; dos, recibir el descuento equivalente en la anualidad de la temporada a punto de iniciarse o, tres, renunciar a este derecho de compensación a favor del club en este momento de dificultades conocidas.
Los socios que eligieron la primera opción percibieron la bonificación a principios de septiembre. Pero la tercera era quizá la que más curiosidad podía despertar.

¿Cuántos socios decidieron explícitamente regalar su dinero al club de su corazón? ¿Cuántos de los aproximadamente 90.000 abonados apretaron esa tercera propuesta, renunciando a cualquier tipo de compensación? Pues tan solo 500, según ha podido saber EL PERIÓDICO.

"Un gesto enorme"

Parecen muy pocos. Una cifra meramente testimonial. El club, en cambio, resalta que se trata de «un gesto enorme», en palabras del vicepresidente primero Jordi Cardoner y responsable del área social, contactado para valorar esta y otras cifras. "Son momentos de dificultades económicas para muchas personas y hay que hacerse cargo, porque las sufrimos también en el club. Y debido a la pandemia, dada la situación social, mucha gente prefiere no salir de casa y ver los partidos por televisión aunque se pudiera entrar».

No había desde el club ningún tipo de expectativa al respecto, con lo cual no cabe valorar si los apenas 500 voluntarios constituyen, en un análisis crítico, una visualización de la falta de confianza en la junta. Cardoner, en este sentido, recuerda que en caso de que los abonados no rellenasen el formulario la renuncia a la compensación se aplicaba por defecto. "Muchos lo sabíamos y era la opción más cómoda. No hacer nada y con ello ya se beneficiaba al club. Es lo que hemos hecho en mi familia sin ir más lejos", explica para contextualizar ese bajo guarismo de 500.

La directiva ofreció también la posibilidad de solicitar una excedencia, cediendo el uso de su localidad al club toda la temporada, pero manteniendo su titularidad. Estos abonados pospondrán el pago de la anualidad hasta la temporada siguiente, y con él el descuento del Seient lliure de la temporada 2019-20 y la 2021-22. En total fueron unos 19.000 socios aproximadamente quienes se acogieron a esta posibilidad. La exposición pública y exacta de todos estos números se guardan para la Asamblea de Compromisarios, prevista para el 5 de octubre pero que ya veremos cuándo en realidad.

Cardoner valora que desde el club no se presionó en ninguna opción. "No les pedimos nada, porque entendimos que no se puede condicionar a los socios en un contexto complicado como el actual y porque pensamos que ya nos saldríamos de esta de otra manera".

Situaciones complejas

Algunos socios expresaron su queja al enterarse tarde, fuera de plazo, de las opciones disponibles. "Se tenía que cerrar algún día", dicen desde el club. "Algunos de los que han reclamado el dinero han admitido que le sabía mal tener que hacerlo pero que lo necesitaban", subraya Cardoner. De hecho, el Barça, tradicionalmente, se ha abierto siempre a ayudar a socios en situaciones económicamente complejas a pagar la cuota del abono a plazos o aceptar algún retraso en el pago. Depende de los casos.