07 ago 2020

Ir a contenido

EL REGRESO DE LA CHAMPIONS

Gattuso: "¿Marcar yo a Messi?, en la Play de mi hijo y con 10 o 15 kilos menos"

El entrenador del Nápoles, rival del Barça, ironiza sobre la manera de sujetar a la estrella azulgrana "cosa que no me imagino ni siquiera en sueños"

El conjunto italiano ganó, en su último encuentro, al Lazio de Inmobile (3-1) y teme perder a su delantero Insigne, lesionado ayer, para el Camp Nou

Emilio Pérez de Rozas

Pirlo, Cannavaro, Gattuso, Zambrotta y Blasi, en el Milan del 2006, en un anuncio de Dolce Gabbana.

Pirlo, Cannavaro, Gattuso, Zambrotta y Blasi, en el Milan del 2006, en un anuncio de Dolce Gabbana.

Todo el mundo lo sabe. El italiano Gennaro Gattuso, de 42 años, es uno de los seres más queridos del fútbol italiano. No solo por lo enorme y grandioso futbolista que fue, cierto, en su estilo peleón, comprometido, determinante, cómplice, trabajador, único, uno de esos centrocampistas defensivos, sacrificado, que todo campeón necesita y, por supuesto, todas las estrellas del balompie quieren a su lado, no tanto para que corran bastante más que ellos (o por ellos), sino para que refuercen esa zona del equipo donde se fabrican los triunfos, la llamada 'sala de máquinas'.

Gattuso, que posee una fuerza innata, que lleva ese espíritu a su vida y a su profesión, se ha convertido, ante la sorpresa general, en un gran entrenador que, sin duda, tiene como una de sus armas preferidas la motivación, la implicación, vivir el fútbol con la pasión que lo vivió él y que le permitió ser uno de los grandes en el 'calcio', al ser, no solo diferente, sino un jugador autenticamente imprescindible para cualquier entrenador.

"La única posibilidad que tendría yo de marcar a Messi sería recuperando al Gattuso del Milan, con 10 o 15 kilos menos"

Gennaro Gattuso

Entrenador carismático del Nápoles, rival europeo del Barça

El 'mister' del Nápoles, una ciudad, un club y un equipo marcado, no solo por la pasión de y por Diego Armando Maradona sino también por la impronta de su original presidente Aurelio De Laurentiis, poderoso productor de cine, terminó ayer la Liga italiana derrotando (3-1) al Lazio, uno de los equipos de moda y donde milita la nueva Bota de Oro del fútbol europeo, Ciro Inmobile, que volvió a marcar, en San Paolo, y cierra su campaña con 36 goles.

El expresivo Gennaro Gattuso, entrenador del Nápoles, rival de Champions del Barça. / REUTERS

En ese encuentro, una de las piezas claves del conjunto napolitano, el delantero Lorenzo Insigne, sufrió una lesión cuyo alcance, en estos momentos, ni siquiera Gattuso sabe cual es "pues el único que ha hablado con el doctor ha sido Lorenzo". El 'mister' del conjunto italiano espera poder contar con el incisivo delantero para el partido del próximo sábado en el Camp Nou, ya que necesita al delantero para tratar de remontar el 1-1 logrado por el Barça en San Paolo.

En la conferencia de prensa posterior al partido, un periodista local le preguntó cómo pensaba marcar a Leo Messi en el partido de vuelta de los octavos de la Champions (1-1, en Nápoles), que se disputará, en un silencioso Camp Nou, el próximo sábado (21.00 horas). Mejor aún, la pregunta tenía una doble y graciosa intención ¿cómo hubiese marcado usted de jugador?, conocedor el periodista del ímpetu que desplegaba Gattuso cuando jugaba.

De Laurentiis, muy enfadado

"¿Marcar yo a Messi?, podría marcarlo en sueños o, como mucho, jugando a la Playstation de mi hijo y, por supuesto, seleccionando al Gattuso con la camiseta de Milán, cuando pesaba 10 o 15 kilos menos", contestó el entrenador del Nápoles sin esbozar sonrisa alguna y, sí, temiendo que el as argentino sea, en ese partido, fundamental, como lo es siempre, en los partidos de su equipo.

Un partido que, por cierto, ha provocado la ira de De Laurentiis por jugarse en Barcelona, ciudad muy marcada ultimamente por los rebrotes de coronavirus. "Llamo a la UEFA continuamente", contó el presidente napolitano hace poco más de tres días, "pero es vergonzoso, no dicen nada. Escuchas desde España grandes miedos y ellos pasan del tea. ¿Qué costaría decir jugamos en Portugal, Alemania o en Suiza? Yo creo que la UEFA hace el juego de los tres monos: no veo, no escucho, no hablo. AEspero que no pase nada, porque si sucede algo se desatará el infierno".