30 oct 2020

Ir a contenido

La actualidad azulgrana

El liderato más barato de los últimos 13 años

Desde la temporada 2006-07, nadie había encabezado la Liga tras la jornada 27 con tan pocos puntos como el Barça de Setién

Rafael Tapounet

Leo Messi celebra el gol del triunfo, conseguido de penalti.

Leo Messi celebra el gol del triunfo, conseguido de penalti. / JORDI COTRINA

El 17 de marzo del 2007, el FC Barcelona ganó al Recreativo de Huelva en el estadio Nuevo Colombino por 0-4 (con dos goles de Etoo, uno de Zambrotta y otro de un tal Leo Messi) y retuvo así el liderato de la Liga al término de la jornada 27 con 53 puntos (empatado con el Sevilla pero con mejor coeficiente de goles). Desde entonces, nunca el primer clasificado ha tenido una puntuación tan baja a estas alturas de la competición como en la presente temporada. O, dicho de otro modo, los 58 puntos que permiten al Barça de Quique Setién encabezar la tabla a falta de 11 partidos constituyen el liderato más barato de los últimos 13 años.

En aquel curso 2006-07, el primero del bienio negro con el que se cerró la etapa de Frank RIjkaard en el Barça, el Real Madrid de Fabio Capello ocupaba la tercera plaza tras la jornada 27, a cinco puntos de los dos colíderes. El equipo blanco protagonizó un tramo final muy meritorio, con nueve victorias en 11 partidos, y se aprovechó del declive azulgrana para llevarse el título al sumar 76 puntos (los mismos que el Barça, pero con mejor golaveraje).

Esos 76 puntos son, asimismo, el registro más pobre obtenido por un campeón de Liga en los últimos 18 años y contrastan con la exuberancia que se vivió especialmente entre el 2009 y el 2018, temporadas en las que el primer clasificado no bajó nunca de los 90 puntos. En el curso 2011-12, el Real Madrid, dirigido por José Mourinho, alcanzó la estratosférica cifra de 100 puntos, un logro que repitió, solo un año después, el Barça de Tito Vilanova.

Asumir la posibilidad de la derrota

En la temporada actual, el Barça podría sumar como máximo 91 puntos, aunque para ello tendría que ganar los 11 encuentros que le restan. Un horizonte que, a juzgar por las señales de debilidad que transmite el equipo, parece poco realista, como se ha encargado de reconocer el mismo Setién. "Es muy difícil que tanto el Real Madrid como nosotros ganemos todo hasta el final, porque LaLiga está muy complicada y cuesta mucho sacar los partidos", admitió el técnico azulgrana el viernes, antes del encuentro frente a la Real Sociedad. Los blancos le dieron la razón por la vía de los hechos: dos días después, caían en el Benito Villamarín ante el Betis.

El Barça puede ganar el título después de protagonizar el peor curso liguero de la última década

Setién considera muy probable que este año haya que esperar a la jornada 38 para saber quién se lleva el título. "Muchas ligas se han decidido por detalles, en los últimos partidos y en el último minuto, y es posible que vuelva a ocurrir", apuntó. El último campeonato que se resolvió en el partido final fue el de la temporada 2016-17, cuando el Real Madrid llegó a la jornada decisiva con tres puntos de ventaja sobre el Barça pero con un golaveraje particular adverso, por lo que estaba obligado a puntuar en su desplazamiento al campo del Málaga (ganó 0-2 y levantó el trofeo). Un año antes, fueron los azulgranas los que conquistaron el título en la jornada 38, con una victoria frente al Granada en Los Cármenes (0-3) que les permitió mantener el punto de diferencia con los blancos.

Sea como sea, el Barça tiene posibilidades reales de proclamarse campeón y protagonizar, al mismo tiempo, el peor curso liguero de la última década. De hecho, hay que remontarse a la temporada 2007-08, la última antes del advenimiento de Pep Guardiola, para encontrar un año en el que el equipo azulgrana hubiera sumado menos de 60 puntos en la jornada 27. Entonces tenía 54 y acabó en tercera posición, por detrás del Villarreal y a 18 puntos del Madrid. Ahora tiene 58 y aspira, con plena legitimidad, al triunfo final. Lo dicho: barato, barato.