03 abr 2020

Ir a contenido

fundador de factor energia

Emili Rousaud, el único candidato continuista a la presidencia del Barça

El directivo se erige ya en el aspirante interno a suceder a Bartomeu

Albert Guasch

Emili Rousaud, fundador y director general de Factor Energia.

Emili Rousaud, fundador y director general de Factor Energia.

Ya no hay margen para más debate, ni para más aspirantes. En la directiva del FC Barcelona se asume que el único candidato propio para las elecciones a la presidencia del 2021 será Emili Rousaud, un empresario de éxito al frente de Factor Energia que se integró en la junta en el 2015 como vocal. Cuenta con la aprobación de Josep Maria Bartomeu para convertirse en el aspirante considerado continuista después de exponer internamente su deseo de dar el paso al frente. Ahora solo queda por decidir cuándo resulta conveniente dar rango de oficialidad a la candidatura.

Como se sabe, el presidente actual no puede presentarse a la reelección tras agotar los dos mandatos que fijan como límite los estatutos y el vicepresidente primero Jordi Cardoner siempre había parecido el más predispuesto a asumir el relevo. Su sorprendente voluntad de apartarse de la carrera electoral ha aclarado el escenario desde un punto de vista interno. Otros directivos habían dejado caer su deseo de postularse como sucesores, pero solo Rousaud cumple, según el criterio del núcleo de la junta y sobre todo de Bartomeu, todos los requisitos que se estiman necesarios para presentar batalla con garantías. El resto ha asumido que este todavía no es su momento. Quizá en el futuro.

La renuncia de Cardoner ha aclarado el paisaje de la junta ante la cita electoral del 2021

Pese a una trayectoria empresarial incuestionable, Rousaud es un auténtico desconocido para la masa social barcelonista. Ni su rostro ni su nombre se suelen asociar a la actualidad azulgrana. No sucede lo mismo en los círculos de la empresa catalana. A sus 53 años, este licenciado en empresariales con MBA en Esade puso en marcha la primera comercializadora independiente de electricidad en España hace 20 años. Ahora la cifra de negocio de esta empresa, Factor Energia, ronda los 400 millones y aspira en un plazo de cinco años a alcanzar los mil millones. 

Contienda poblada

Desde el club se cree que cuenta con el perfil adecuado sobre el que organizar una candidatura creíble y con posibilidades de éxito electoral. Él está dispuesto a batirse el cobre con los demás candidatos, que no serán pocos. Se espera una contienda poblada.

Tiene la ilusión por el cargo aun conociendo los rigores que le acompañan. Ese es un elemento a favor. Su situación financiera personal es absolutamente desahogada. Eso también cuenta, y mucho. Tiene, por tanto, tiempo para dedicarle al cargo. De momento es también vicepresidente de Pimec.

Totalmente desconocido

El hecho de que sea un completo desconocido supone un arma de doble filo, pero a la postre ha pesado más la certeza de que empieza la carrera por la presidencia sin el peso de los prejuicios con el que a menudo cargan aspirantes con más reconocimiento popular. Se considera que habrá tiempo de promocionar su perfil personal, afable y conciliador, según destacan quienes le conocen.

De momento, y a falta aún de más de un año y medio para la cita electoral, prevalece la idea de no saltar a la palestra demasiado pronto para no desgastar la candidatura. Sobre ella depositará la actual junta la esperanza de continuar el proyecto Espai Barça, su proyecto bandera, tal y como ha sido concebido y desarrollado.

Despejada la incógnita de dentro, Rousaud, cuya empresa contó en el pasado con un palco en el Bernabeu para afianzar relaciones personales y negocios, tendrá enfrente a buen seguro al empresario Víctor Font, que puso en marcha su campaña hace ya muchos meses, posiblemente al eterno Agustí Benedito, quizá también a Joan Laporta, y se espera algún que otro candidato rupturista, es decir, que no se presentara en los dos o tres últimos comicios.