14 ago 2020

Ir a contenido

ESPAI BARÇA

Así están los plazos del Espai Barça: Camp Nou, para el 2024

El club azulgrana ultima la estructura financiera para sufragar el coste de las obras

Albert Guasch

Panorámica de las instalaciones del FC Barcelona.

Panorámica de las instalaciones del FC Barcelona.

La demolición del Miniestadi empezará en breve y con ello caerá una nueva ficha en el dominó del Espai Barça. La segunda más visible después de la construcción e inauguración del Estadi Johan Cruyff en Sant Joan Despí. Sobre el agujero que genere el derribo de un estadio inaugurado en 1982 crecerá el nuevo Palau, un pequeño pabellón adyacente y una pista de hielo. En los nuevos plazos, estas instalaciones estarán concluidas a mediados del 2022. Y la obra mayor, la del Camp Nou, se estima que se podrá poner el lacito ahora a finales del 2024. Entonces faltará solo la urbanización exterior.

El FC Barcelona entra ahora en la fase de adjudicar los contratos de obras. Hay cuatro paquetes (el Camp Nou, el Palau, la urbanización y los aparcamientos) para las que se han seleccionado cinco empresas constructoras. Se licitarán de forma individual, una por cada paquete. El vicepresidente y responsable del Espai Barça Jordi Moix reveló que no existen muchas empresas en España capacitadas para abordar la reforma del Camp Nou, por ejemplo, y una de ellas, dijo irónicamente, hay que descartarla “por razones obvias”, dijo en alusión al grupo ACS de Florentino Pérez.

Las obras del Camp Nou empezarán el próximo verano. Se estima que tarden cuatro años en terminarse. “Si nos hubiéramos ido a jugar a otro estadio, como hizo el Tottenham, los plazos se habrían acortado a poco más de la mitad, pero es algo que se descartó”, comentó Moix. El nuevo Palau Blaugrana empezarán nada más terminar el derribo del Mini. La inauguración se prevé para el 2022.

.

Los plazos se han ido demorando por esas cuestiones de burocracia local desde que el plan fuera aprobado por los socios en el 2014. El retraso ha permitido al club repensar el modelo de financiacion del espacio y trabajar en una fórmula que no se quedase obsoleta a los pocos años. El coste de la obra total es ahora de 685, según precisó recientemente el presidente Josep Maria Bartomeu, de los cuales se han gastado ya unos 80.

Acuerdo financiero

Como ya avanzó este diario en julio, Moix deslizó que el club planea financiar el coste Espai Barça a través de los ingresos futuros que generará el Camp Nou entre los que se incluyen los 'title rights', el llamado apellido del Estadi, pero sin cruzar las líneas rojas de avalar con el patrimonio ni con los ingresos que general el club, los famosos mil millones.

Moix señaló que próximamente revelará los detalles del acuerdo alcanzados con entidades financieras con las que ha mantenido reuniones a lo largo del verano en Londres y Barcelona y, aprovechando en algunos casos la gira azulgrana por EEUU, en Nueva York y Miami. Adelantó, por eso, que los ingresos por los ‘title rights’ no entrarán en juego hasta que acabe la obra. “El 90% de los nuevos estadios han firmado los title rights con las obras ya finalizadas”, comentó Moix.

"Ritmo imparable"

Lo inminente, en cualquier caso, es el derribo del Miniestadi, que empezará el mes que viene y se hará de forma mecánica y no por explosión como se hizo en Sarrià. El club pretende de este modo favorecer el reciclaje del 80% de los materiales, según informó Moix, y evitar las molestias acústicas y de polvo para los vecinos.

La demolición incluye también el desmantelamiento de las instalaciones contiguas de la Barça Escola y de la pasarela que conecta el Miniestadi con el Palau. También se ha tenido en cuenta la fauna que se ha instalado con los años en el estadio, como los nidos de murciélagos o la colonia de gatos. “El Espai Barça avanza a un ritmo imparable”, sentenció Moix. Este martes habrá un acto de despedida del Mini antes del Barça-Villarreal.