Ir a contenido

EL ESTRENO EUROPEO

Valverde no olvida que "los errores se pagan" en la Champions

"Hay que competir todos los días y todas las horas, no puedes despistarte ni diez minutos", recuerda el técnico ante la visita a Dortmund

El entrenador no se plantea una preparación "psicológica" especial para el torneo: "Solo hemos perdido dos partidos en dos años"

Rafa Tapounet (Enviado especial)

Ernesto Valverde sonríe al escuchar una pregunta de los periodistas antes del Borussia-Dortmund-Barça.

Ernesto Valverde sonríe al escuchar una pregunta de los periodistas antes del Borussia-Dortmund-Barça. / SASCHA SCHUERMANN (AFP)

Ernesto Valverde le preguntaron si había pensado en una preparación psicológica especial para sus jugadores en la LIga de Campeones. "No, la verdad es que no", respondió el entrenador, a quien no se le escapa, ni mucho menos, el impacto de las dos últimas eliminaciones del Barça en Europa. Las ha sufrido él en sus carnes. Un 3-0 en Roma en los cuartos de final 2017-18 y un 4-0 en Liverpool en la semifinal de la pasada campaña, la 18-19.

"Solo hemos perdido dos partidos en dos años, pero son los que nos han costado la clasificación", admitió Valverde quien, a pesar de todo, esgrimió la frialdad de los buenos números del equipo. A fin de cuentas, deslizó el técnico, la Champions es la competición más delicada porque enfrenta al Barça con los mejores equipos de Europa.

"En la Champions hay que competir todos los días y todas las horas, no puedes despistarte ni diez minutos. Un mal día te saca de ella. Solo perdimos un partido el año pasado; seguramente los dos finalistas perdieron más partidos que nosotros", comentó Valverde.

Las derrotas de los finalistas

Los perdieron, en efecto: el Liverpool sucumbió en los tres partidos como visitante de la fase de grupos (2-1 ante el PSG, 1-0 en Nápoles y 2-0 en Belgrado ante el Estrella Roja) y la semifinal en el Camp Nou (3-0). El Tottenham cayó en otros cuatro antes de la final: el 2-4 ante el Barça en Wembley, 2-1 en Milán frente al Inter, 4-3 en el campo del City, y 0-1 con el Ajax en casa.

"Los errores se pagan muy caros", insistía Valverde, y el del Barça en Anfield, como el del año anterior en el Olímpico de Roma, fueron monumentales. Aislados, e insuficientes, a su juicio, para someter a la plantilla a una terapia especial. Tampoco cabe considerar la Champions como una obsesión. En todo caso, es una ilusión que comparten todos los equipos. También el Borussia Dortmund, que no figura en el ramillete de principales favoritos.

El debut permitirá al Barça asumir de entrada las dificultades de la competición. Vuelve a sufrir otro grupo de la muerte como el del año pasado (Tottenham, Inter y PSV) que, al final, resolvió con facilidad. Además del Dortmud, acompañan a los azulgranas el Inter otra vez y el Slavia de Praga.

Messi y Ansu Fati

"Del Dortmund me quedo con la comunión del equipo y su gente. Tiene un montón de buenos jugadores, pero la química que se genera en este estadio les impulsa mucho", dijo con cierta admiración Valverde. Al Barça quien podría impulsarle mucho es Messi, preparado ya para entrar en competición después de la lesión en el sóleo. El delantero está ya en la fase de entrenarse sin tener en la cabeza la lesión, explicó el entrenador.

Messi, en el penúltimo entrenamiento antes de ir a Alemania. / FCb

El capitán recibió el alta antes de ir hacia el aeropuerto. Lesionado desde el 5 de agosto, parece improbable que empiece de titular. Ansu Fati ha ocupado su puesto. Si jugara en Dortmund, sería el futbolista del Barça más joven de la historia en debutar en Europa. Y sería el segundo de la historia si consiguiera marcar un gol.

"Si juega, no será por batir un récord, sino por necesidades del equipo", garantizó Valverde, que no ha querido atosigar mucho al joven adolescente azulgrana con el impacto que está causando. "Soy más de dar aire a los jugadores, no me gusta esa historia de dar consejos", explicó. Él será el primero en conducir su "excepcional" caso "con normalidad".