Ir a contenido

Pretemporada azulgrana

El Barça supera al Vissel Kobe con dos goles de Carles Pérez (0-2)

Griezmann y De Jong volvieron a causar una gratísima impresión en el partido del reencuentro con Iniesta

Rafael Tapounet

Iniesta y Semedo, durante el partido en Kobe.

Iniesta y Semedo, durante el partido en Kobe. / AP / EUGENE HOSHIKO (AP)

El primer partido de Andrés Iniesta Luján contra el FC Barcelona nos dejó con las ganas de ver al mago de Fuentealbilla medirse sobre el césped con Frenkie de Jong, el futbolista llamado a marcar una nueva época en el centro del campo azulgrana. La decisión de Ernesto Valverde de reservar al holandés para el segundo tiempo, como ya hizo el martes frente al Chelsea, hizo imposible ese esperado encuentro entre la leyenda y la promesa que tal vez habría servido para hacer más digerible el duelo que disputaron el Barça y el Vissel Kobe. En un típico choque de pretemporada, hipotenso y carente de ritmo, el cuadro de Valverde superó al inocente equipo japonés (0-2) con dos goles del delantero del filial Carles Pérez y puso así el punto final a la minigira por el país de Oliver y Benji. 

No son partidos estos para extraer demasiadas conclusiones, porque aquí de lo que se trata es de acumular minutos y de ir integrando a los nuevos en la dinámica del grupo. Tampoco el rival, un equipo amigo que ayer mismo anunció la incorporación de Thomas Vermaelen y que está pasando apuros para mantener la categoría en la Liga japonesa, parecía el termómetro más fiable para medir el pulso barcelonista. Pero, en cualquier caso, el Barça 2019-20 empieza a tomar forma y conviene estar atento a los detalles.

Griezmann, otra vez de nueve

El 'Txingurri' volvió a situar de salida a Antoine Griezmann como falso nueve, una decisión que quizá explique las ganas de Luis Suárez de volver de vacaciones antes de tiempo. El francés, acompañado esta vez en las bandas por Rafinha y Collado, respondió sin gol pero con una riqueza de movimientos y un despliegue de asistencias al primer toque que hicieron salivar a la afición ante la perspectiva de ver a ‘Grizou’ jugando en breve al lado de Leo Messi.

Los destellos de calidad del delantero exatlético fueron lo más destacado de los aburridos primeros 45 minutos en el Noevir Stadium de Kobe, junto con las ganas de reivindicarse de Rafinha, el más que aceptable debut en el primer equipo del central del B Ronald Araújo, el estreno del segundo uniforme del Barça (amarillo con la franja azulgrana en diagonal) y, por encima de todo, las exquisiteces de Iniesta. A sus 35 años, el manchego se ve comprensiblemente obligado a dosificar sus esfuerzos, pero sigue jugando con la elegancia imperial de un dandy de la era Meiji. En el Camp Nou se le añora, y con motivo.

Las luces de De Jong

Si Griezmann e Iniesta fueron los principales focos de atención en la primera mitad, De Jong acaparó las miradas en la segunda. Jugando esta vez como volante derecho (Sergi Roberto ocupó el puesto de medio centro), el holandés dio nuevas muestras de su excelencia a la hora de interpretar el juego de posición. Su lucidez con la pelota en los pies y sus apoyos continuos contribuyeron a que el Barça incrementara su dominio sobre el cada vez más claudicante Vissel y multiplicara sus ocasiones de gol, pese a formar con un once muy poco reconocible en el que Guillem Jaime y Monchu ocupaban los laterales, Malcom se situaba en el centro del ataque y Carles Pérez actuaba como extremo izquierdo.

El joven delantero de Granollers (21 años) se convirtió en el inesperado protagonista del partido al firmar los dos goles de su equipo. El primero, en el minuto 58, tras una brillante combinación con Malcom, y el segundo, en el 86, de un disparo cruzado con la pierna izquierda. Pudieron ser más: Malcom estrelló un balón en el palo y Dembelé, capaz como siempre de la acción más sublime y de la definición más grotesca (a menudo en la misma jugada), desaprovechó una par de buenas oportunidades.

Solventado con resultados dispares y calificaciones discretas el expediente de los dos partidos de la denominada Rakuten Cup, el Barça emprendió el viaje de regreso a Barcelona para continuar el trabajo de pretemporada y empezar a preparar el partido del 4 de agosto, en el Trofeo Joan Gamper, ante el Arsenal de Unai Emery y Dani Ceballos. Para entonces, Valverde dispondrá ya de los jugadores que disputaron la Copa América y deberá, por tanto, empezar a tomar decisiones de calado. En este equipo, la titularidad está subiendo de precio.