Ir a contenido

La final de la Champions en Budapest

El álbum de cromos del Barça femenino

Las jugadoras disputarán este sábado la final de la Champions en Budapest

Irati Vidal

Las chicas del Barça celebrando el pase a la final de la Champions.

Las chicas del Barça celebrando el pase a la final de la Champions.

Tener el balón para jugar y disfrutar. Ese ese el súmmum del cruyffismo. Y de este histórico Barça femenino, que se ha plantado en la final de Champions modulando el estilo del club. Lo ha hecho por convicción, pues Lluís Cortés es de los que prefiere atacar antes que defender. Pero también por necesidad. Porque, como explica Andrea Pereira a EL PERIÓDICO: “Inglesas, alemanas y francesas tienen un físico muy superior al nuestro y nos hacen sufrir en el uno contra uno pero a calidad no nos gana nadie, o casi nadie”. 

Por eso, cuando peor se le han puesto las cosas al equipo, el técnico catalán lejos de replegar a las suyas cerca de la meta de Sandra Paños ha sacado más madera al campo en aras de construir desde la medular y salir al ataque. Dibujadas en un 4 – 3 -3 a veces convertido en un 4 – 2 – 3 -1, las azulgranas basan su juego en el toque, la visión de sus centrocampistas, las incursiones de las carrileras y el acierto de las de arriba. Las primeras atacantes son las centrales, que cuando toca achican aguas y cuando no, sacan el balón con fluidez desde atrás. Después están las carrileras y sus carreras de fondo, la magia de Martens en la izquierda, el acierto de Caldentey y la garra de Duggan al más puro estilo 'charrúa'. Aunque si toca sufrir y defender a nadie le tiemblan las piernas.

Sandra Paños

En una liga donde el oficio del arquero está todavía por encauzar, Sandra Paños destaca entre el resto. Muy segura bajo palos y con el balón en los pies, la guardameta del Barcelona ya hace tiempo que figura entre las mejores del planeta. Sus inverosímiles paradas y la seguridad que transmite al equipo recuerdan a los grandes porteros de la historia. Aquellos que como ella lucían agilidad, reflejos y rapidez. Para ejemplo, la doble parada ante el Bayern de Múnich en las semifinales. Entonces, Paños pareció cuando peor lo estaban pasando las suyas y se consagró como lo es: un muro infranqueable. Así lo atestiguan las imágenes y los datos, pues la alicantina disfruta de un coeficiente de goles encajados inferior al de Jan Oblak, flamante Zamora de laliga.

Marta Torrejón

En su sexto año como azulgrana, Marta Torrejón es uno de los pilares del esquema de Lluís Cortés. La capitana de la selección española se caracteriza por una gran técnica y velocidad, que le permiten, no solo defender, sino también sorprender en el ataque. Su posición natural empezó siendo la de central pero en el Barça juega de lateral derecho. Desde allí, ha forjado junto a sus compañeras una de las mejores defensas del momento y se ha atrevido a demostrar su talento en ataque. El mayor ejemplo de ello fueron los octavos de final de la Champions, cuando se hizo dueña del carril derecho y llegó a menudo hasta la línea de fondo. Creó peligro en todo momento apareciendo por sorpresa y regalando centros a sus compañeras. En Budapest se espera que siga dando lecciones de poderío, táctica y calidad individual.

Leila Ouhabi

Se la compara con Jordi Alba por la capacidad de ir de un banderín de córner al otro, por la pegada y la condición física. Leila Ouhabi, internacional española, es la dueña de la banda izquierda del Barcelona. Asegura que lo suyo es defender y sorprender con sus incursiones por la banda, que los goles son para otras. Pero su polivalencia y su pasado como delantera le permiten llegar con claridad al área rival. Antes de ser lateral jugó en casi todas las posiciones, y se nota. Ahora que se ha adueñado de la banda, recuerda a los carrileros de la vieja usanza.

Andrea Pereira

El central es una de las posiciones más difíciles de cubrir en el Barcelona. Sobre todo cuando lo que prima en el equipo es proteger el estilo de juego y sorprender al rival con él. Por eso, un buen zaguero azulgrana debe ser capaz de abortar las pocas acciones rivales y tener buen juego para sacar el balón desde atrás. Precisamente esas son dos de las principales características de Andrea Pereira. Formada en la cantera del Espanyol, la central azulgrana es  imprescindible en el eje de la zaga por su agresividad, buen tacto del balón y gran desplazamiento en largo. Pero también por cómo se entiende con Mapi León. Entre las dos, no hay rival que se les resista.

Mapi León

Asegura que partidos como el del sábado le van como anillo al dedo. Que sabe que en el Barcelona se juega al ataque pero que cuando toca defender es cuando mejor se lo pasa, pues en un duelo de tú a tú tiene todas las de ganar. Mapi León se ha convertido en pocos años en una de las mejores defensas centrales del panorama nacional. Tiene alma de líder y una gran facilidad para transmitir alegría al equipo, que es como ella, en su versión más cruyffista, entiende el fútbol. Pero si destaca por algo es por su capacidad para achicar aguas y sacar el balón jugado desde atrás. A eso, no la gana nadie.

Aitana Bonmatí

Renovada recientemente, Aitana Bonmatí se  encuentra ante uno de los grandes retos de su joven carrera. Y es que, ante la baja por sanción de Hamraoui y el estado de forma de Patri Guijarro, la de Sant Pere de Ribes se postula como la elegida para completar el centro del campo azulgrana. Esta joven promesa del fútbol nacional destaca por su capacidad de sortear rivales, anotar goles (lleva 12 en lo que va de temporada) y ejecutar pases milimétricos. Enamorada del juego de toque e inspirada por las carreras de Xavi e Iniesta, no hay nadie como ella para salvaguardar la creatividad y el 'ADN Barça' en una final histórica como la del sábado.

Vicky Losada

El brazalete del Barcelona suele pesar, no a ella. Vicky Losada, primera capitana y una de las jugadoras más determinantes del equipo, se curtió en la exigente Liga femenina de Estados Unidos antes de volver a casa. Una vez aquí adaptó lo aprendido fuera a lo que le enseñó Xavi Llorens en la Masia y se convirtió en la de las brújulas del primer equipo. Porque con su calidad y visión de juego, Losada es muchas veces el timón del mediocentro azulgrana. Por sus pies el balón avanza con seguridad y determinación. Bajo su mando, el equipo respira tranquilo.  

Alexia Putellas

Está firmando su mejor temporada a nivel individual y no hay quien la saque del once de gala de Lluis Cortés. Alexia Putellas es una de las brújulas del equipo. También una de las jugadoras más mediáticas. Su crecimiento en las últimas temporadas le ha convertido en imprescindible para los intereses del Barcelona. Porque con Alexia en el mediocentro, el estilo azulgrana sigue modulándose. Y porque a toque y precisión en las asociaciones pocas le superan. Además, sus incursiones hacia el centro del área rival son en muchos partidos la rebeldía al orden táctico culé. De ahí a que, pese a ser centrocampista, el gol no sea un extraño para ella.

Mariona Cadentey

Nació con el gol en la sangre y no ha parado hasta convertirse en una de las mejores arietes del país. La polivalente delantera azulgrana vive en el área rival y pese no haber vivido una temporada fácil en cuanto a lesiones, su determinación le ha reservado una plaza en el once histórico de la final de Champions. El sábado saldrá de titular y lo hará porque desde que regresó a los terrenos de juego el Barça ha vuelto a sonreír, en liga y en competición europea. Su gol desde los once metros certificó el pase a la final. Su madurez, su buen regate y su olfato goleador auguran todavía más hitos para el recuerdo.

Toni Duggan

'Pichichi' del equipo, la inglesa Toni Duggan representa la voracidad en persona. Su carácter y procedencia la convierten en una jugadora determinante adaptada al sistema azulgrana pero con ganas de más. Dice que Suárez ha sido siempre un referente para ella y  se nota, pues Duggan representa la misma función para el cuadro femenino. Presiona, va a por todas y no desiste hasta que el esférico acaba en el fondo de la red. Su posición en el once es indiscutible, aunque ante el Bayern la entrada de Oshoala y su velocidad crearan más peligro.

Lieke Martens

Martens representa la magia, el regate y el fútbol creativo. Aunque es diestra, se caracteriza por jugar en la izquierda, actuando de extremo para aprovechar su técnica, velocidad y verticalidad en el uno contra uno. Cuando está en su mejor nivel es imparable, de ahí a que en 2017 la nombraran mejor jugadora del mundo. Y aunque su magia pareció ir apagándose con su llegada a Barcelona, Lluís Cortés ha conseguido recuperarla. Desde que el catalán es el entrenador del primer equipo, la holandesa ha vuelto a ser esa jugadora atrevida y decisiva que marca las diferencias. Aquella Martens que deslumbró en la Eurocopa y enamoró a los más devotos del fútbol creativo.