Ir a contenido

EL ROL DEL jugador catalán

Análisis táctico: Aleñá juega de 10 en el Alavés-Barça

El centrocampista ejerció de interior izquierdo y desempeña el rol de Messi al desatascar el partido con su gol

Joan Domènech

Messi felicita a Aleñá tras marcar el 0-1 del Barça sobre el Alavés.

Messi felicita a Aleñá tras marcar el 0-1 del Barça sobre el Alavés. / VINCENT WEST (REUTERS)

1. Coutinho pide los balones de Leo

Medio equipo cambió Valverde. La mayor ausencia, la más sensible, fue la de Messi. El juego de ataque se repartió, ausente el futbolista más aglutinador del equipo, pero el mayor índice de intervenciones de Coutinho. El brasileño asumió dotes de liderazgo en el ataque como si se sintiera responsable. Sin la magia de Messi para encontrar grietas en el muro que construyó Abelardo, las prestaciones del Barça bajaron. Pero fueron suficientes para batir a un Alavés desencantado.

2. Una banda izquierda de muy buen pie

Tan sensible puede ser la baja de Messi como la de Jordi Alba, algo menos la de Arthur, muy bien sustituido por Aleñá, que jugaba en su posicion natural de interior zurdo. Como el 10 de toda la vida que es, se sentía más seguro y cómo y se notó. Hizo un partidazo. Sin el único lateral izquierdo de la plantilla, Sergi Roberto ocupó el puesto. Aportó las llegadas del ausente. Se entendió bien con Aleñá, un zurdo que le miró, abriendo el campo, y con Coutinho, otro pelotero. 

Busquets, Semedo, Vidal y Luis Suárez, felices con el 0-2 del uruguayo. / VINCENT WEST (REUTERS)

3. La persistencia derriba el muro

Una defensa de cinco y una línea de cuatro. Un doble muralla elevó Abelardo para evitar que el Barça se paseara, como temía en la víspera. El Alavés se dedicó a permanecer atrás, aguantando el taladro azulgrana. Solo avanzó en las faltas lejanas para rascar algo en la estrategia. Abelardo se salió con su propósito porque pudo contener a los azulgranas, hasta que una finta de Suárez y una penetración de Aleñá abrieron en canal a su equipo. Messi entró con el paredón ya agujereado.