Ir a contenido

MENSAJE A LA CANTERA

Busquets "Los jóvenes quieren subir menos preparados y más pronto"

"Cuando subí todo era más difícil y no había tantas tonterías como las redes sociales", afirma el vicecapitán del Barça tras haber cumplido 500 partidos

El Periódico

Busquets y Messi celebran el gol de Dembélé al Atlético en el Metropolitano.

Busquets y Messi celebran el gol de Dembélé al Atlético en el Metropolitano. / AP / MANU FERNÁNDEZ

Diez años en el primer equipo del Barça y 500 partidos oficiales disputados tras el del sábado en el Metropolitano ante el Atlético. Cifras mayores para que un futbolista tenga un lugar en la historia. Sergio Busquets echa la vista atrás al cumplir una efeméride con el Barça, como protagonista de "la mejor etapa del club" y observa que los tiempos han cambiado.

"Ahora los jóvenes quieren subir [al primer equipo] mucho menos preparados y más pronto, sin importarles cómo; solo quieren subir a toda costa, firmando un contrato donde lo diga, y es una equivocación", reflexiona Busquets, cuyas circunstancias también fueron, cuando menos, singulares.

Las recordaba en una entrevista al programa Tot Costa, de Catalunya Ràdio. Tras haber participado en la gira de pretemporada con el primer equipo de Pep Guardiola, volvió al filial de Luis Enrique. Con el B perdió el primer partido, Guardiola le reclamó para unos entrenamientos, debutó ante el Racing de Santander (1-1, 13 de septiembre del 2008) y se quedó, ante la perspectiva de no jugar el siguiente encuentro con el filial, como tenía por norma Luis Enrique.

Amonestación de Gil Manzano en el Atlético-Barça. / JAVIER SORIANO (AFP)

Titular en tres Champions

Para Busquets, el ascenso al primer equipo ha de venir dado con naturalidad: "Que haya un hueco en tu posición, que tengas suerte y que seas un jugador ya hecho y completo, aunque seas joven". Busquets acabó siendo titular en la final de la Champions del 2009. Y en la del 2011, "el título más espectacular" que ha celebrado. Y en la del 2015, "tras un recorrido muy difícil".

Cumplidos los 30 años, Busquets ve la vida desde otra perspectiva mientras se aproxima al final de su carrera en la que no hay un fecha final. Solo que desearía acabar en otro país, "aunque sea a un nivel inferior" y poder disfrutar más de la familia. "Tener cuatro días seguidos, que no los he tenido nunca", apunta, mientras se forma para ser entrenador. Un entrenador de la escuela Barça.

La perspectiva del veterano

Ahora mira desde la posición del veterano. Desde la vicecapitanía, por detrás de Leo Messi y por delante de Gerard Pique, los tres supervivientes de la década gloriosa. "Cuando subí todo era más difícil y no había tantas tonterías como las redes sociales".

Busquets y Rodrigo, en el partidos del sábado en el Metropolitano. / RODRIGO JIMÉNEZ (EFE)

"Las cosas han cambiado, algunas para mejor y otras a peor", dice Busquets al comparar sus sensaciones al ascender al primer equipo ("los equipos eran más serios y había más distancia con los capitanes") con las que siente ahora, siendo uno de ellos y debe gestionar casos como el de Ousmane Dembélé, que se ausentó de un entrenamiento sin previo aviso.

"El míster es el líder el equipo en estos temas, ya somos todos mayores. Nosotros no podemos ser padres ni tutores, cada uno sabe cuándo hace las cosas bien y cuánndo no. Hay que mirar por el equipo antes que por lo personal". A Ernesto Valverde, el quinto entrenador que ha conocido en el barça (tras Guardiola, Tito Vilanova, Gerardo martino y Luis Enrique) le reconoce como mejor virtud que "es muy buen gestor de grupo, se adapta muy bien a los jugadores que tiene".