Ir a contenido

EL DIAGNÓSTICO DEL CAPITÁN

Messi: "Tenemos que ser más fuertes defensivamente"

La estrella lamenta que el Barça haya perdido fiabilidad y dice que no es tolerable "depender de un solo jugador"

Marcos López

Messi protesta a Jaime Latre, el colegiado aragonés del Barça-Athletic,

Messi protesta a Jaime Latre, el colegiado aragonés del Barça-Athletic, / JORDI COTRINA

Tardó en aparecer en el partido, sentado como estaba en el banquillo junto a Busquets. Pisó el césped y todo cambió, pero no resultó suficiente. Hasta él, una vez acabado el encuentro y tras ceder siete de los nueve puntos en juego en la Liga esta semana, detectó que el problema es mucho más profundo que estrellarse contra los palos o enredarse en su impotencia. Leo Messi tiene un diágnostico claro. Justo ahora en que Valverde hace más rotaciones que nunca, el equipo se desploma. Y el capitán sabe bien la causa.

Messi sustituye a Arturo Vidal en la segunda mitad / JORDI COTRINA

"No puede ser que nos hagan un gol a cada partido" (Messi)

"Somos conscientes de que nos tenemos que hacer más fuertes defensivamente", contó Messi a Ricardo Rosetty de Bein Sports camino ya del vestuario del Camp Nou, "enfadado" porque el equipo no chuta. No chuta en ataque (dos goles en los últimos 180 minutos) y le chutan por todos los lados sin defensa propia: ha encajado tres (dos del Leganés y uno del Athletic). "No puede ser que nos hagan gol a cada partido", se lamentó Messi poniendo el foco en el principal drama que sacude al equipo de Valverde.

En siete jornadas, ha recibido el Barça ocho goles. En la temporada pasada, encajó ocho en 19

Hasta ahora, era un Barça fuerte, sólido y "al que le costaba recibir ocasiones en contra", como dijo el propio Messi. Ahora, en cambio, es tan vulnerable que ha encajado ocho goles en siete jornadas. Los mismos, curiosamente, que recibió en la jornada 19. O sea, en menos de dos meses ha dilapidado esa tremenda fortaleza que le hizo ser un bloque consistente. Por ahí se le están escurriendo muchos puntos al campeón, además de dejarse su credibilidad futbolística. "Venimos de un año en que era difícil hacernos un gol", admitió Messi, insistiendo en la necesidad de que el Barcelona recobre sus constantes vitales como equipo.

Mensaje de "tranquilidad"

"Somos conscientes de que hay que mejorar muchas cosas, pero con tranquilidad", recordó el capitán, quien compareció después de esa semana negra en la Liga donde el Barça ha dijo dejando síntomas de su declive defensivo. No solo focalizado en el mal momento de Piqué sino también en la descoordinación que exhibe. Da igual el rival. Y Messi lo sabe. Todos le encuentran las cosquillas al campeón. Y el miércoles toca viajar a Londres para enfrentarse al Tottenham en la segunda jornada de la Champions. "Ha sido una pena lo del Athletic, podíamos haber ganado. Pero esto no ha hecho más que empezar. Ahora toca pensar en el miércoles y en qué tenemos un partido muy duro", añadió el capitán.

"Ansiedad no hay, esto acaba de empezar, pero sentimos rabia por estos dos últimos partidos" (Messi) 

Tan duro que si el equipo vuelve a mostrar esa imagen de fragilidad que le acompaña puede sufrir mucho en la Liga de Campeones. Europa no tolera defensas así. Ni estructuras defensivas de tan bajo nivel, que ha generado una corriente de "rabia" entre los jugadores, conscientes de que el mayor capital que tenía la obra de Valverde era, precisamente, la fiabilidad defensiva. Ni rastro queda de eso. "Ansiedad no hay, esto acaba de empezar, pero sentimos rabia por estos dos últimos partidos porque hicimos una buena primera parte en Leganés y perdimos. Somos conscientes de que tenemos que ser más fuertes en defensa", aseguró Messi.

Semedo, Busquets, Luis Suárez, Rakitic y Piqué, tras el 1-1 con el Athletic / JORDI COTRINA

"No podemos depender de que entre Leo a solucionar las cosas" (Luis Suárez)

Y no es solo problema de que él estuviera en el banquillo. “Tenemos plantilla y jugadores como para hacer un gran equipo y no depender de ningún futbolista. Hay jugadores de sobra como para no depender de nadie. Lo de Athletic ha sido una lástima, pero hay que estar tranquilos”, proclamó la estrella. “No podemos depender de que entre Leo a solucionar las cosas. Estamos en el Barcelona por méritos propios, debíamos haber ganado el partido antes de que entre Leo y Busi”, sentenció Luis Suárez.