Ir a contenido

RECTA FINAL DEL MERCADO

El Barça da los últimos retoques a la plantilla

Alcácer se va cedido al Borussia Dortmund a cambio de 2,2 millones y Rafinha se acerca al Villamarín

Rafael Tapounet

Alcácer participa en un rondo junto a Rafinha, Samper, Semedo y Jordi Alba, bajo la mirada de Valverde.

Alcácer participa en un rondo junto a Rafinha, Samper, Semedo y Jordi Alba, bajo la mirada de Valverde. / JORDI COTRINA

Lleva Ernesto Valverde un par de semanas pregonando en voz alta su deseo de que se cierre por fin el mercado de fichajes para poder saber a ciencia cierta con qué jugadores cuenta esta temporada. Sabe el técnico extremeño que su voluntad no es ley en los despachos del área deportiva del club, de modo que aprovecha sus apariciones públicas para enviar mensajes a la afición y a la directiva. En esa clave cabe interpretar la inequívoca defensa de la continuidad de Rakitic que hizo el viernes en una rueda de prensa en la que, en cambio, dejó abierta la puerta a la salida de algún otro jugador, como Alcácer o Rafinha. “Hasta el día 31 estamos sujetos a alguna modificación –apuntó-, y no sé si habrá alguna novedad o no”.

Pues bien, la cuenta atrás ya está llegando a su fin. El jueves a medianoche termina el plazo para incorporar jugadores y el FC Barcelona se afana en hacer los últimos retoques a una plantilla que parece perfectamente perfilada. El foco está ahora puesto en dos futbolistas: uno, Paco Alcácer, que tiene ya los dos pies fuera del club; el otro, Rafinha, se encamina a la puerta de salida.

Cesión con opción de compra

El Barça y el Borussia Dortmund han cerrado un acuerdo para la cesión del delantero de Torrent por una temporada con opción prioritaria de compra. Según publicó el diario alemán 'Bild', el Borussia pagará al club azulgrana 2,2 millones de euros por el préstamo y asumirá toda la ficha de Alcácer (el Barcelona no ha confirmado aún estas cifras). El atacante, que llegó al Camp Nou hace dos años procedente del Valencia a cambio de 30 millones, no ha entrado en ninguna de las convocatorias que Valverde ha hecho esta temporada en partidos oficiales y ha viajado a Dortmund para pasar la revisión médica con su nuevo equipo a la espera de que el martes se haga el anuncio oficial de la operación.

Algo más verde está la salida de Rafinha, pero en las últimas horas Barça y Betis han acercado posiciones para propiciar el aterrizaje del brasileño en el Villamarín. Sería también en forma de cesión compensada (el club sevillano abonaría 1,5 millones además de pagar la ficha del jugador) con opción de compra. En este último punto es donde existen más discrepancias, puesto que el Barcelona, que aspiraba a una venta en el mercado veraniego, desea que la compra sea obligatoria si al final del curso se cumplen unos determinados objetivos deportivos.

22 jugadores

Si se concreta la marcha de ambos futbolistas, a Valverde le quedaría un grupo de 22 jugadores, incluyendo a Carles Aleñà, que está en el tramo final de su recuperación, y Sergi Samper, que también se recupera de una lesión y a quien el club entregará un dorsal si no encuentra equipo antes del cierre del mercado. No es una plantilla larga, pero no es probable que el Barça vaya a hacer movimientos en estos últimos días para ampliarla.

Pero una cosa es la realidad de los despachos y otra, el teatro de las declaraciones. Y uno de los capitanes del equipo, Gerard Piqué, se ha pronunciado públicamente a favor de una nueva incorporación; concretamente, la del centrocampista francés Paul Pogba, cuyos problemas en el Manchester United, combinados con los intereses de su representante, han alimentado este verano todo tipo de rumores y especulaciones. “Pogba es un gran jugador, pero es jugador del Manchester United ahora mismo, y ya veremos si en el futuro pasa algo –ha señalado Piqué-. Seríamos muy felices si viniera”.

El central, que ha participado en una partida benéfica de PokerStars, se ha pronunciado también sobre los objetivos de esta temporada, y lo ha hecho alineándose con los criterios expresados días atrás por Valverde: ha asegurado que "sería un suicidio basarlo todo en la Champions" y ha añadido que "lo que marca la regularidad" y el verdadero “termómetro” del equipo es el campeonato de Liga.

0 Comentarios
cargando