Ir a contenido

LA PLANTILLA AZULGRANA

Rafinha, ¿debe irse o debe quedarse?

A pocas horas del cierre del mercado italiano, el Barça se debate entre hacer caja con el brasileño o retenerlo tras su gran pretemporada

Rafael Tapounet

Rafinha, tras marcar el tercer gol del Barça frente a Boca Juniors.

Rafinha, tras marcar el tercer gol del Barça frente a Boca Juniors. / DAVID RAMOS / GETTY

Si en el momento en que se abrió el mercado veraniego de fichajes había un Alcántara que parecía tener opciones de jugar en el primer equipo del FC Barcelona en la temporada 2018-2019, ese era Thiago. Apenas nadie contaba con la continuidad de Rafinha cuando las especulaciones sobre un posible acuerdo con el Bayern de Múnich para la vuelta del hermano mayor al Camp Nou se asomaban con insistencia a las páginas de la prensa deportiva. Una grave lesión en el menisco de la rodilla derecha había dejado a Rafinha fuera de los planes de Valverde en el primer año de este como entrenador blaugrana, situación que se resolvió con la cesión del brasileño al Inter de Milán. Pese al buen rendimiento del jugador, el club italiano no quiso ejecutar la opción de compra, por lo que el menor de los Alcántara volvió a Barcelona para iniciar la pretemporada con la etiqueta de transferible colgada en un lugar bien visible. A apenas dos días del primer partido de liga, la situación ha cambiado de forma radical.

"Yo cuento con él para el primer equipo y está jugando bien, pero hasta que llegue el 31 de agosto estamos todos a ver qué pasa. El que más ganas tiene de que se cierre el mercado soy yo para saber con quién puedo contar. Estamos contentos con Rafinha". Las palabras de Valverde tras la exhibición del brasileño en el partido del Gamper ante Boca Juniors (coronada con un golazo de bandera) dejan abierto el futuro del futbolista pero también aclaran cuál es la posición del técnico: con sus destacadas intervenciones en la pretemporada, Rafinha, que ha ganado confianza tras su paso por la Serie A, ha convencido plenamente al 'Txingurri', que desea explotar su polivalencia. El club, sin embargo, no descarta aprovechar los buenos partidos del brasileño para aumentar su caché y hacer caja.

Valor de mercado

Se diría que no es mal momento para hacerlo. Y no solo por la superpoblación que padece el centro del campo del equipo azulgrana. Según la web especializada transfermarkt, el valor de mercado de Rafinha ha subido este verano hasta los 28 millones de euros, la cifra más alta que le ha adjudicado nunca. El jugador tiene dos años más de contrato y una cláusula de rescisión de 75 millones. En su acuerdo de cesión con el Inter, el Barça había tasado una posible venta en 35 millones, y no parece factible que ahora se conformara con menos.

Pero es indudable que el traspaso de Rafinha tendría hoy un coste social mucho mayor que a principios de la pretemporada. Dejar salir al brasileño en un momento en el que parece a punto de dar el salto para convertirse en un futbolista importante es una operación de alto riesgo. Y la decisión, sea cual sea, deberá tomarse en cuestión de horas, porque el mercado italiano de fichajes (los equipos de la Serie A son los que han mostrado más interés en el jugador) bajará la persiana a las 20.00 horas del viernes 17.

Entretanto, el barcelonismo le da vueltas a aquel viejo dilema que tanto desvelaba a los Clash: ¿debe quedarse o debe irse? La respuesta parece inminente.           

0 Comentarios
cargando