Ir a contenido

NUEVA SENDA

Rubiales apuesta por la 'fórmula Luis Enrique'

La federación da por zanjada la crisis que desató Florentino cvon Lopetegui en las puertas del Mundial

Alejandro García

Luis Enrique, en el vuelo QR-146, Barcelona-Doha.

Luis Enrique, en el vuelo QR-146, Barcelona-Doha.

En el Mundial de Estados Unidos 1994, la nariz rota y la sangre en la camiseta de Luis Enrique eran el reflejo de una época de sucesivos fracasos de España en cada fase final. En aquel entonces, el eléctrico e intenso jugador de banda, nacido y criado futbolísticamente en Gijón, era una estrella del Real Madrid, canalizador de la garra blanca. Veinticuatro años después, tras triunfar en el Barcelona, sobre el césped y en el banquillo, y tras convertirse en el adalid del antimadridismo, es el encargado de reconducir una España que, después de haberlo ganado todo, acumula ya tres fases finales seguidas con resultados decepcionantes.

El 8 de julio de 1994, Tasotti reventó la nariz a Luis Enrique en el Mundial de EEUU / KOTE RODRIGO (EFE)

La nueva cúpula directiva de la Federación quiere reconducir la situación y Luis Enrique es el elegido para una tarea con la que cuenta con un aval deportivo incuestionable. La transición que lideró en el Barcelona, después de que el nivel fuera bajando tras el pico de éxito alcanzado con Guardiola, hasta convertirlo en un conjunto renovado que volvió a ganar todo, con novedades tácticas, nuevas ideas e ilusiones, le señalan como el hombre idóneo para liderar el cambio generacional que pide a gritos la selección.

El deseo de dirigir a la Roja

Es la apuesta para culminar una transición que aún colea desde Brasil 14. Cumple a la perfección los criterios previos de sus nuevos jefes  y, además, llega con ilusión, Rubiales ha destacado que el técnico asturiano “quería” ser seleccionador, y que, económicamente, tenía propuestas más interesantes.

En la mochila tendrá que cargar con las críticas por su confesado antimadridismo, por los problemas que ha tenido con alguno de sus jugadores, en Roma o Barcelona, y por su mala relación con la prensa. Acarrea tras de sí declaraciones altisonantes que ya han dado pie a la primera gran crítica que se le hace como seleccionador, minutos después de su nombramiento: no va a ser capaz de aunar a las Españas. El madridismo se siente menospreciado, ya ha condenado a Luis Enrique, antes de que cometa ningún delito.

Con dos temporadas de contrato por delante, sin cláusula de rescisión, “si se quiere ir tendrá que hablar con nosotros”, ha dicho Rubiales; Luis Enrique ya mira a la Eurocopa 2020. “Queremos una persona de carácter, que imponga su criterio y se haga respetar al máximo. Buscamos un líder que marque una doctrina de la que no se salga nadie”, había dicho unas horas antes Luis Rubiales, presidente de la RFEF, antes de que se hiciera oficial la llegada de Luis Enrique. Lo hizo en la presentación de José Molina, nuevo director deportivo de la Federación, en sustitución de Hierro, cuya primera, y casi única, gran responsabilidad era elegir seleccionador.

En su puesta de largo, Molina había dicho que para el nuevo seleccionador habían buscado un perfil de entrenador ganador: “Queremos alguien que haya tenido éxito, moderno, que no varíe el estilo que ha hecho ganar a España pero que aporte pequeñas modificaciones para volver a ganar”, explicó.

"Al lado del seleccionador"

Molina, exinternacional y portero de Primera División, dijo que va a estar “al lado del seleccionador, para lo que necesite” y ha insistido en que hay que actualizar el estilo, “cuando no ganas hay que cambiar cosas, pero no creo que haya que cambiarlo todo”, comentó sobre su idea de juego, antes de hablar sobre Piqué, que anunció que se retiraría tras el Mundial: “Me gustaría que Piqué siguiese, querría que nadie nunca renunciara a la selección y que todos estén disponibles para el seleccionador, que es el que decide”, dijo Molina.

La próxima semana será la presentación oficial de Luis Enrique en Las Rozas, su primera rueda de prensa, la vuelta a la batalla, el terreno donde el azulgrana se siente cómodo y la prensa fuera de juego. "No vivimos en una burbuja y sabemos que es una persona con carácter y que ha tenido problemas con la prensa, pero la selección es otro tema y esperemos que todo se lleve bien. Sabemos que el ambiente interno será bueno", ha concluido Rubiales. El nuevo seleccionador dará su primera lista el 31 de agosto, antes de enfrentarse a Inglaterra y Croacia en los primeros partidos de la Liga de Naciones.

Temas: Luis Enrique

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.