Ir a contenido

BALANCE DE LA TEMPORADA

Bartomeu: "El Barça no funciona a golpe de talonario"

El presidente azulgrana asegura que no hablará de Griezmann y otros fichajes hasta el 1 de julio

Joan Domènech

Josep Maria Bartomeu, con los trofeos conquistados por el Barça durante el homenaje a Andrés Iniesta.

Josep Maria Bartomeu, con los trofeos conquistados por el Barça durante el homenaje a Andrés Iniesta. / ALBERT GEA

El Barça será muy escrupuloso con las formas y no se pronunciará sobre fichajes o bajas hasta el 1 de julio. Ello incluye evitar cualquier pronunciamiento sobre Antoine Griezmann. "Tenemos un gran respeto por los otros clubs y los jugadores de esos clubs", ha asegurado Josep Maria Bartomeu en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio. Hace dos semanas, en una intervención en RAC1, admitió que había hablado con el representante del delantero del Atletico de Madrid, que es la hermana del futbolista, en octubre.

El 1 de julio es el día en el que se abre oficialmente el mercado. Es el primer día, simbólico, de la nueva temporada, porque todos los contratos concluyen el 30 de junio. Ese 1 de julio, la cláusula de rescisión de Griezmann se reduce de 200 a 100 millones, y a ese precio, el Barça quiere fichar al futbolista francés. El Atlético, en cambio, está intentando retener a su máxima estrella, autor de dos de los tres goles en la reciente final de la Europa League, ofreciéndole una sustancial mejora de contrato.

"Competimos con clubs que tienen recursos ilimitados, que pertenecen a Estados o a multimillonarios, y funcionan a golpe de talonario; el Barça no funciona así", sostiene Josep Maria Bartomeu 

"A partir de julio empezaremos a hablar", ha alegado Bartomeu, con la excusa de que la temporada oficial no ha terminado y recordando que los equipos de baloncesto y fútbol sala están compitiendo y optan, como las otras secciones profesionales, a conseguir el doblete de Liga y Copa en sus disciplinas.

La espiral inflacionista

El Barça puede atender a esos 100 por Griezmann. Lo que no puede es competir en una subasta. "El mundo del fútbol se ha vuelto loco", observaba el presidente del Barça, que atribuye la evidente "espiral inflacionista" a la intervención del Paris Saint Germain por pagar los 222 millones de la cláusula de rescisión de Neymar. El Barça invirtió ese dinero en los fichajes de Ousmane Dembélé (105 de fijo más 40 en variables) y Philippe Coutinho (120 más 40 en variables).

"Competimos con clubs que tienen recursos ilimitados, que pertenecen a Estados o a multimillonarios y funcionan a golpe de talonario; el Barça no funciona así",  ha argumentado Bartomeu, que ha intentado subrayar la voluntad del club de apostar por la cantera. En ese sentido, remarcaba la intención de Ernesto Valverde de disponer de una plantilla corta la próxima campaña para dar cabida a los jóvenes promesas.

Apuesta por la cantera

Pero también con los cadetes y los juveniles se encuentra el Barça con el problema económico. Algunos jugadores desean marcharse por las mayores ofertas que reciben de grandes clubs. "Hemos tenido que duplicar y triplicar sueldos para situarnos al nivel europeo", asegura. Pero además del dinero, la entidad azulgrana intenta convencer a los chicos prometiéndoles que tendrán "una trayectoria en el Barça".  El ejemplo de los Puyol, Xavi o Iniesta, es un señuelo.

Los tres volverán al club, ha asegurado Bartomeu. Porque la apuesta azulgrana es seguir invirtiendo en el fútbol base. Por la secular vocación de la entidad, al menos en los últimos 30 años, y por necesidad. El Barça no disfruta de los "recursos ilimitados" que sí tienen rivales como el PSG, el Manchester City, el United o el Chelsea, a los que no citó, pero que son ejemplos de propiedades de multimillonarios o estados árabes. El problema reside en "la alta masa salarial" de la plantilla y eso obliga a periodificar las renovaciones (como la de Samuel Umtiti) y a establecer escalas entre los futbolistas.

Arthur, sí; Jordi Cruyff, no

A pesar de que ascenderá Carles Aleñá, seguirá habiendo fichajes. Al de Griezmann (u otro delantero) se añadirá el del centrocampista brasileño Arthur. Su incorporación se producirá en verano o en enero, según dispongan los técnicos. Dependerá, seguramente, de la marcha de otros centrocampistas además de la de Iniesta. André Gomes atrae todas las miradas.

"Quiero recordar que el fichaje fue muy celebrado en su momento", apuntaba Bartomeu, "y es admirado por sus compañeros" sin querer admitir el desacierto de la contratación más allá de que el jugador siente que no ha cumplido sus propias expectativas. El Barça introdujo una cláusula en el contrato por el que le pagaría un bonus si aspiraba al Balón de Oro. Eran parte de los 20 millones en variables que se iban a añadir a los 35 pagados al Valencia.

La "injustificada" cárcel de Rosell

Del mismo modo que Arthur firmará un día por el Barça, no lo hará Jordi Cruyff. Los rumores respecto a que pueda ser el futuro secretario técnico (Robert Fernández no renovará) "no tienen base". La remodelación de la plantilla la harán entre Valverde y Pep Segura.

"Aún no he ido a ver a Rosell. Es del todo injustificado, no tiene ningñún sentido, que lleve un año en prisión preventiva", dice bartomeu, convencido de que es inocente 

Bartomeu quiso tener un recuerdo para un amigo suyo que falleció de una larga enfermedad, el mismo día en el que se cumplía un año de la detención de Sandro Rosell, otro amigo, y predecesor suyo en la presidencia del barça. Un año de su detención y un año se cumplirá también de prisión preventiva decretada.

"Es del todo injustificado, no tiene ningún sentido, que lleve un año en prisión preventiva. Él y otras personas", entiende Bartomeu, aludiendo a los presos políticos catalanes. El dirigente azulgrana está convencido de que Rosell es inocente de los cargos de los que se le acusa, entre ellos, el de blanqueo de capitales. Confesó que aún no ha ido a verle.

0 Comentarios
cargando