Ir a contenido

El partido del año para Cillessen

El portero holandés defenderá otra vez el marco azulgrana en la final que ya ayudó a ganar la temporada pasada

Joan Domènech

Jasper Cillessen, durante el último entrenamiento previo a la final de Copa.

Jasper Cillessen, durante el último entrenamiento previo a la final de Copa. / Alejandro Garcia

No hay nadie más ilusionado, más expectante y más inquieto por saltar al césped del Wanda que Jasper Cillessen. Para el portero suplente del Barça, es el partido del año, aquel para el que lleva preparándose desde hace meses, ese que lleva esperando desde el 8 de febrero cuando se consumó la clasificación.

El partido del año porque es el título que más sentirá como suyo. Es la competición que ha defendido del primer día al último. Habrá la Supercopa de España con el Sevilla en agosto, gane o no el doblete el Barça, aunque está por ver si continúa en el club o prefiere ser titular en otro, como lo era en el Ajax antes de fichar en el 2016 para sustituir a Claudio Bravo.

Es el partido del año porque es el más importante que disputará en el 2018. No tendrá otra final, ni sustituirá a Ter Stegen en la Liga a no ser que el alemán y Valverde pacten la suplencia en los último partido en aras de conseguir el trofeo Zamora. Cillessen tiene la desgracia, además, de que se quedó sin Mundial ya que Holanda cayó eliminada en la fase previa.

Dos meses preparado

Dos meses lleva sin disputar un partido, pero esa inactividad no preocupa ni a sus compañeros ni al entrenador. "Trabaja muy fuerte cada día y no deja pasar ni un momento para demostrar que está bien y preparado para competir", dijo Ivan Rakitic, a quien le ilusionaría conquistar el título por sí mismo –"me siento sevillista y sevillano pero mi prioridad es el Barça y me rompería otra vez la mano por ganar", dijo– y por Cillessen, cuyas actuaciones se han limitado a la Copa. "A él le gustaría jugar más, pero entiende que tenemos al que para mí es el mejor portero del mundo", añadió Rakitic, ejerciendo de portavoz del meta holandés.

"Es una suerte tener al portero de la selección de Holanda esperando su oportunidad", dice Rakitic

Cillessen ha disputado nueve partidos: ocho de Copa y el último de la liguilla de la Champions con el Barça ya clasificado. Acabará con diez, igual que la temporada anterior. También se ocupó de la Copa, excepto un partido que se perdió por una lesión muscular en el sóleo; en cambio, debutó en la Liga, nada más llegar, al sustituir a Ter Stegen por lesión. Fue ante el Alavés (1-2). Se sacó la espina en la final ante el mismo adversario y celebró su único título.

Luis Enrique felicita a la mujer de Cillessen en la final del 2017 ante el Alavés. / JORDI COTRINA

La parada de Valencia

"Recuerdo una parada ante el Valencia que nos salvó para poder continuar en la competición", improvisó Valverde al aludir al portero del Barça para la final. En un remate a bocajarro de Gayá, a un cuarto de hora del final de la vuelta de Mestalla, cuando el Barça vencía por 0-1. Ese paradón intuitivo con la mano derecha evitó muchas angustias a los azulgranas. Valverde no le quitará ahora el privilegio de seguir en la titularidad el último día. Ni que sea por agradecimiento.

En realidad, también lo hará por agradecimiento. Por el buen "comportamiento" del meta holandés y tener "perfectamente claro su rol en el equipo y aceptarlo". No solo ha asumido que es recambio de Ter Stegen sino que, cuando salió a jugar, nadie en el Barça echó de menos al titular.

"Es una suerte tener al portero de la selección de Holanda esperando su oportunidad", abundó Rakitic, dando a entender que la diferencia entre Ter Stegen y Cillessen es menor de la que había entre Víctor Valdés y Pinto. El croata no coincidió con ninguno de los dos.

Solo dos goles encajados

"Espero lo mejor de Cillessen. Siempre que ha jugado ha estado bien", insistió Valverde. Mejor que la temporada pasada. Solo ha encajado dos goles. El primero fue de Pione Sisto en Balaídos en el reinicio de la competición el de enero; el segundo lo firmó Melendo que dio la victoria al Espanyol en la ida de los cuartos de final. La temporada anterior fueron ocho.

Cillessen disputará su segunda final. Rakitic, en cambio, jugará la cuarta. Todas desde que llegara al Barça. Todas las ha ganado. No se siente saturado ni de partidos ni de triunfos.

Rakitic y Cillessen, en un entrenamiento del Barça en Sant Joan Despí. / JORDI COTRINA

"La ilusión es más fuerte que el cansancio o tiene que ser así", dijo, calificando de "muy importante" la cita del Wanda. Sobre todo, después de la catástrofe en la Champions. "El doblete sería una buena temporada", opinó, independientemente de que el Madrid sea campeón europeo o no. "No conozco a ningún culé ni a nadie que lleve el escudo que no estuviera triste por lo de Roma. Hasta mi hija, que no se entera mucho, estaba triste", explicó Rakitic, que espera resarcirse con su cuarto título.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.