Ir a contenido

SE ACABA EL TIEMPO

El Barça vive un agobiante y desconcertante final de mercado de fichajes

El club llega al último día con la agonía de no haber podido contratar todavía a Coutinho y sin aligerar la plantilla

Marcos López / Barcelona

Robert Fernández y Dembélé, en la presentación del joven francés en el Camp Nou.

Robert Fernández y Dembélé, en la presentación del joven francés en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

Ni Coutinho. Ni De María. Ni Lemar. Ni un fichaje como dijo Robert Fernandéz, el secretario técnico del Barça. Ni dos como también reveló el ejecutivo azulgrana en la presentación de Ousmane Dembélé, el más caro en la historia del Barcelona. Nada de nada en el Camp Nou.

En un agobiante y desconcertante final de mercado, el club llega al último día sin completar la plantilla que pedía Valverde. No le da las piezas que necesita al técnico ni tampoco aligera la plantilla como necesita para trabajar en las condiciones ideales.

SITUACIÓN SIN PRECEDENTES

No se recuerdan precedentes de una situación así en la historia moderna del Barça. Nunca se había llegado a la última jornada del mercado de fichajes (a las 23.59 de este viernes se cierra definitivamente el plazo para inscribir en la Liga) con tantos asuntos (e importantes) por hacer.

La única operación que cerró el club fue la cesión de Douglas al Benfica. En julio, el Barça fichó a Semedo, el lateral derecho del equipo lisboeta, por 30,5 millones de euros. No incluyó entonces en esa operación al defensa brasileño, que ya jugó como cedido en el Sporting de Gijón la pasada temporada. En el penúltimo día de mercado, el Benfica acogía a Douglas, mientras el resto de los jugadores que no cuentan para Valverde (Arda Turan, Munir y André Gomes) siguen perteneciendo a la plantilla azulgrana.

“A Verratti seguro que le gusta el Barcelona, como es normal que le guste, pero nunca fueron a por él”

Unai Emery

Entrenador del Paris SG


El técnico, además, supo esta misma semana lo que había pasado con Verratti, el objetivo prioritario que se marcó la directiva de Bartomeu al inicio del verano. Acudió Valverde a la tradicional cita que organiza la UEFA en Nyón (Suiza) antes del inicio de la Liga de Campeones.

Allí, como recogieron las cámaras del Sevilla, escuchó una confesión. Era de Unai Emery, el entrenador del Paris SG. «A Verratti seguro que le gusta el Barçelona, como es normal que le guste, pero nunca fueron a por él», le espetó el vasco a un asombrado Valverde, que asistía sorprendido, y con los brazos cruzados, a esa escena. Berizzo, el técnico del Sevilla, quedaba como testigo silencioso mientras se ajustaba el traje ante el resignado Txingurri.

BLOQUEADOS

El Barça no ha logrado quebrar la férrea voluntad del Liverpool, intransigente a la hora de vender a Coutinho. Al menos, hasta el último día. El club azulgrana tuvo a su cúpula deportiva reunida en las oficinas del club hasta últimas horas de la noche. Allí estaban Albert Soler, el responsable de deportes profesionales, con Pep Segura, nuevo mánager deportivo, y Raúl Sanllehí, el ejecutivo que actúa en todas las negociaciones.

Bloqueado está el Barça, que ha invertido 187,5 millones en cuatro fichajes: Dembélé (105), Paulinho (40), Semedo (30,5) y Deulofeu (12) . Pero la plantilla continúa sin estar cerrada y diseñada porque el club fue quien informó que vendrían «uno o dos fichajes más».

LA MOCIÓN DE CENSURA

O sea, la directiva, si se incluyen los 40 millones en variables pactados con el Dortmund por Dembélé, habrá invertido los 222 millones que recibió por Neymar del Paris SG. La presión sobre Bartomeu no solo viene por ese desconcertante planificación deportiva que ha llevado al club a un escenario insólito sino porque Agustí Benedito, excandidato a la presidencia en las elecciones del 2010 y del 2015, activa este viernes la moción de censura. «¡Llegó la hora!», tuiteó Benedito pidiendo que el socio decida el futuro del actual presidente con un hastag rotundo: #CiaoBarto.