Ir a contenido

El Barça da casi por imposibles los fichajes de Verratti y Bellerín

El club mantiene el interés por Ceballos y quita importancia a los tuits en los que insultaba a Catalunya

ELOY CARRASCO / BARCELONA

Marco Verratti, junto a un amigo, mira un partido del pasado Roland Garros.

Marco Verratti, junto a un amigo, mira un partido del pasado Roland Garros. / GONZALO FUENTES

El Barça da casi por descartados dos de los grandes objetivos del mercado que se había fijado este verano. Todo indica que ni Marco Verratti ni Héctor Bellerín vestirán de azulgrana la próxima temporada porque son operaciones inviables, según indican fuentes del club.

En el caso del centrocampista italiano, su equipo se niega en redondo a entablar una negociación con el Barça. El París Saint Germain ni siquiera pone precio para instaurar un punto de partida porque considera que es un futbolista fundamental y sencillamente no está en venta.

Verratti desea jugar en el Camp Nou, así lo ha hecho saber en París, por no hablar de los guiños que ha ido deslizando durante sus vacaciones en Eivissa, pero la situación, en palabras de una fuente de la directiva barcelonista, es como si un gigante europeo llamase a la puerta del Barça para fichar a Neymar o a Messi. Gracias por el interés, pero no. Otra circunstancia que imposibilita la operación es que en Francia no existen las cláusulas de rescisión.

VUELVE A LOS ENTRENAMIENTOS

La cerrazón del PSG, donde aún duele la eliminación en la pasada Champions, es otra muestra de las tensas relaciones entre ambas entidades, que en su día también bloquearon los fichajes de Thiago Silva y Marquinhos. Verratti se reincorporará este viernes a los entrenamientos con el club francés, un buen momento para tener una perspectiva clara de la situación.

El Barça desiste con Verratti ante la cerrazón del PSG, que ni siquiera pone precio para instaurar un punto de partida en la negociación

Los motivos que alejan a Bellerín del Barça son diferentes. El club azulgrana considera que no procede hacer un gran gasto, de unos 50 millones de euros, por un lateral como el del Arsenal, aunque las fuentes insisten que no se trata de un problema de falta de liquidez. El club de Londres, tan propenso a vender jugadores al Camp Nou, no se muestra receptivo en esta ocasión, a pesar de que el defensa catalán ha pedido a su técnico, Arsène Wenger, que escuche la oferta azulgrana.

EL INTERÉS POR CEBALLOS

El Barça, en cambio, mantiene el interés por Dani Ceballos. El club cree que el centrocampista del Betis es un futbolista muy interesante, técnico, creativo, diferente y, por supuesto, barato. Su cláusula de rescisión es de 15 millones, y también el Real Madrid está apretando para llevárselo. Ceballos quiere garantías de que va a jugar para intentar ir al Mundial de Rusia, y es consciente de que hoy por hoy tendría menos minutos en el Bernabéu que en el Camp Nou.

Los dirigentes barcelonistas valoran que Ceballos, de 20 años, siempre ha expresado simpatía futbolística por el Barça (su ídolo es Iniesta), y restan importancia a sus polémicos tuits de tiempo atrás. Cuando tenía 15 años, el centrocampista andaluz escribió, con una ortografía mejorable, que una bomba debería matar a los catalanes y vizcaínos que pitaron el himno español en la final de Copa del 2012.

El Barça sostiene que este caso no se puede comparar con el de Sergi Guardiola, cuyo contrato con el filial azulgrana fue rescindido de forma fulminante en el 2015, a las pocas horas de fichar, cuando se descubrió que había tuiteado "puta Cataluña", entre otras cosas, cuando tenía 22 años.