Guardiola: "El legado de Johan es infinito, indestructible"

"Yo no sabía nada de fútbol, él me lo dio todo", dice el técnico del Bayern, que ha volado a Barcelona para despedirse del mito holandés

Guardiola y Cruyff en un acto de la Generalitat de Catalunya en el 2009.

Guardiola y Cruyff en un acto de la Generalitat de Catalunya en el 2009. / VALENTÍ ENRICH

2
Se lee en minutos
MARCOS LÓPEZ / BARCELONA

Habló Guardiola, el discípulo de Johan. Habló con el corazón roto de tanta emoción y tanta pena acumulada. Con el alma también rota tras haber perdido al maestro que tanto le enseñó. En la noche del jueves, y cuando se fue a cenar con su familia, Màrius, su hijo, le hizo una pregunta. "Me preguntó, ¿qué pasa, papá?", inquirió preocupado al ver a su padre de manera distinta. Màrius no conocía, por supuesto, al Cruyff entrenador. Y mucho menos al Cruyff jugadorCruyff . "Mira, Màrius. Cruyff es como aquel maestro con el que siempre esperas tener clase. Como jugador solo esperabas su clase. Y mi hijo me dijo: ‘¿como Merlín?’".

El alumno quedó huérfano sin su maestro. Sin Merlín. "Yo no sabía nada de fútbol hasta que lo conocí, nada de nada. Él me lo enseñó todo, me abrió un mundo nuevo, una película fascinante», reveló el actual entrenador del Bayern de Múnich en una emotiva charla con Jordi Basté en RAC-1. "Nos abría los ojos para ver de otra manera, por eso somos sus seguidores", proclamó con orgullo Guardiola, convertido en el apóstol del cruyffismo, una manera singular de entender la vida. Y el fútbol. "Mi agradecimiento a Johan» (obsérvese que para Guardiola no habla de Cruyff sino siempre de Johan) es infinito. Su legado es también infinito e indestructible. ¿Ponerle su nombre al Camp Nou? ¿Una estatua? No, no, olvidaros de eso", afirmó el técnico catalán, que voló ayer hasta Barcelona para despedirse de su mentor. "Olvidaros de los títulos, por favor. No es eso. Cambió dos clubs: el Barça y el Ajax. Y cambió dos selecciones: Holanda y hasta España... Imagínate".

"OÍR SUS CONSEJOS"

No se recuerda, según sostiene Guardiola, nadie tan influyente en el fútbol contemporáneo. "Él nos ayudó a entender el fútbol, a darnos siempre los porqués de las cosas. Te animaba a seguir el instinto, la nariz. Te decía que te guiases por tu instinto, eso nunca te falla", afirmó el técnico. Guiado por el instinto decidió Guardiola hacerse entrenador para perpetuar la obra de Cruyff, perdón de Johan. "A veces me pregunto qué haría Johan. Ante la Juve cuando tenía la soga preparada me pasó esto y lo pude sacar adelante", dijo recordando su decisión de apostar por el ataque, sacando a Thiago, decisivo, en la remontadaThiago.

Cada minuto con Johan era, como recuerda Guardiola, una lección. "Cuando empecé él me protegía y me dijo cómo debía comportarme, cómo alejarme de los medios", dijo el técnico del Bayern, recordando que, en esos momentos, la responsabilidad era para las "vacas sagradas", otra palabra cruyffista, en la que incluía a «Ronald» (Koeman, "Michael" (Laudrup) y «Romário». Lo único que busca Guardiola es que se perpetúe su filosofía futbolística. «Dejemos los grandes maestros, las grandes obras que triunfen por sí solas. Es tan grande que se hablará por defecto. No es necesario hacer nada para recordarle".

Noticias relacionadas

"CORRÉIS MUCHO"

Cuando llegó Johan ("poderoso con los poderosos y protegí siempre al débil"), soltó una frase: "Corréis mucho", reveló Guardiola. Y ahora, en cambio, Messi queda como heredero de ese hombre que revolucionó todo. "No hay mejor discípulo de Johan que Leo. Es el que menos corre y es el mejor jugador del mundo", precisó. ¿Quién seguirá con esa mirada? "Estoy convencido que Xavi, Andrés, Busi, seguirán con ese legado..." Son los nietos de Johan.