Ir a contenido

Duelo por el liderato

¡Che, qué bárbaro!

Toda Argentina vive con pasión y orgullo el partido que protagonizan Simeone y Martino

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
BARCELONA

Dos están allí, dos se vinieron acá. Dos lo vivirán a través de la televisión, de la radio. Dos cogieron el avión de la mano para hacer disfrutar a sus compatriotas. Todos, los cuatro, creen que lo que Cholo Simeone está haciendo en el Atlético es «puro milagro». Todos, los cuatro, argentinos, claro, consideran que la crítica se excedió con Gerardo Tata Martino en sus primeras semanas en el Barça. Los cuatro tienen idéntica versión sobre esa reacción: lo que viene de fuera da miedo, el Tata tuvo que cargar con la herencia «más gloriosa» de la historia del fútbol, la que dejaron Pep y Tito, y alguien decidió que Martino pagase la factura. «Ahora, con el equipo más asentado y sin la sensación de que Martino es un usurpador, todo ha vuelto a la normalidad», señala Jorge López, periodista argentino del diario deportivo Olé, enviado especial al duelo de hoy en el Vicente Calderón.

Argentina disfrutará del partido en pleno verano. «Así que me gustará ver quién se atreve a ir a la piscina o a la playa frente a semejante partidazo, que se va a dar a las cuatro de la tarde», señala Hugo Balassone, estrella radiofónica de La Red, que retransmite el encuentro para toda Argentina a través de la voz de Matías Palacios. «Este es un duelo tremendo entre el hipnotizador de siempre, el Barça, contra el toro bravo en que el Cholo convirtió al Atlético».

Cuando Balassone habla del Cholo casi se pone de rodillas. «Le pido perdón mil veces porque fui de los que dudó de él. Bueno, Simeone tuvo la virtud de salir campeón con River y, al año siguiente (torneo Apertura-2008), quedar último. En eso, fue un adelantado. Pero, sí, ahora he de reconocer que ha obrado el mayor de los milagros en el Atlético. El Cholo siempre fue un incomprendido acá, todo lo contrario del Tata, tremendamente valorado por lo que hizo en Newell's y por cómo lo hizo». Este radiofonista cree que «el Barça no pudo escoger mejor técnico para tan maravilloso plantel, pues Martino es de los entrenadores capaces de elevar la calidad de sus jugadores con su pasión por el juego».

Gustavo Yarroch, redactor deportivo del prestigioso Clarín, sabe que no se moverá de su mesa en la redacción. Ni piscina, ni playa, ni asado. «Y feliz que estoy». Yarroch cree que Tata se merecía un mejor trato por parte de la crítica catalana. «Entiendo a la afición y a los medios de allí, pues el fútbol que hizo el Barça fue brillantísimo, impresionante, pero debieron de saber que Martino es uno de ellos, que ama ese fútbol y que jamás iba a traicionarlo».

Yarroch expresa la felicidad que siente el aficionado argentino frente al duelo de hoy. «Es un orgullo para todos nosotros que dos técnicos argentinos estén en lo alto del fútbol mundial». Eso sí, este periodista cree que «la pasión por lo que hacen nuestros compatriotas en Europa se vincula más a los auténticos enfermos, periodistas, técnicos y jugadores argentinos, que al aficionado de la grada, que solo está pendiente de los suyos, de los que juegan acá».

Mejor vivirlo en el Calderón

López tiene una curiosa versión del choque de Madrid. «Partidos como este decidirán quién es el próximo seleccionador argentino, pues Julio Grondona, presidente de la AFA, sueña con sustituir a Alejandro Sabella con Simeone o Martino». Y, sí, López asegura haber visto, desde su Buenos Aires querido, algunas de las conferencias de prensa de Tata «como auténticos interrogatorios, no como charlas» y pensaba: «Lo están matando antes de conocerlo».

Verónica Brunati, corresponsal del diario Marca en Argentina, ha venido a España a vivir este gran duelo.  «El Cholo va a sembrar de minas todo el campo. Para Simeone este partido es una partida de ajedrez. El Cholo lo quiere todo atado; Martino confía ciegamente en la magia de los suyos. Es más, le veo capaz de arrancar de inicio sin Messi ni Neymar, pues se fía mucho  de Pedro, Cesc y Alexis», señala Brunati, que tiene la sensación de que ni la Pulga ni Ney están del todo recuperados. Eso sí, Brunati espera disfrutar «de un Calderón más argentino que nunca, con color y ruido muy nuestro pues todo el duelo está marcado por la picardía argentina que le otorgan Tata y el Cholo, que no paran de elogiarse pero que quieren derrotarse con pasión».