Baloncesto

El Joventut domina a un Baxi Manresa sin fuerza interior

El equipo verdinegro domina de principio a fin en el Nou Congost y hunde aún más al equipo del Bages (68-90)

El base verdinegro Andrés Feliz supera la defensa de Ferrari

El base verdinegro Andrés Feliz supera la defensa de Ferrari / ACB photo

2
Se lee en minutos
El Periódico

El Baxi Manresa vive tiempos complicados, metido en un proceso de reconstrucción sobre la marcha que lo aleje de la zona baja de la clasificación, y el Joventut se aprovechó de la situación de provisionalidad de los manresanos para arrancar un triunfo muy cómodo del Nou Congost (68-90) y complicarle aún más la vida (dos victorias en 10 jornadas).

El dominio de los verdinegros de las dos zonas, muy superior en centímetros,  frente a un Baxi muy limitado en el pívot y uno de los peores equipos en el rebote defensivo (31 de los manresanos por 42 de los visitantes), dejó un duelo desigual y prolongó la racha de la Penya, que ha ganado 6 de sus últimos siete encuentros, y que en Manresa contó con 16 puntos de Andrés Feliz y 13 de Birgander y Guy, como destacados.

Las salidas de Justin Hamilton, Marcus Lee y la lesión de Olumuyiwa y también de Bortolani han hecho mucho mano a los del Bages, que intentan acelerar la integración del recién llegado Matthias Taas. Para colmo de males, un virus gripal ha afectado a varios de los jugadores de Pedro Martínez esta semana.

El Manresa intentó plantar cara aplicándose con intensidad y buscando soluciones desde la línea del triple, pero sus jugadores de referencia, como Harding, Ferrari o Waczynski no tuvieron el día y solo Caroline (10 puntos), Dani Pérez y Tyson Pérez (11 cada uno) dieron algo de solvencia al ataque de los del Bages.

Noticias relacionadas

El margen a favor de la Penya se hizo ya evidente en el descanso (37-48) y fue abriéndose de forma peligrosa en el tercer cuarto, con Birgander y Tomic imponiéndose con mucha facilidad en la zona y los exteriores verdinegros castigando también a la frágil defensa manresana, para situarse ya las diferencias  en 24 puntos (50-74) al final del tercer periodo, que ya se convirtió en un muro insalvable para el cuadro local en un encuentro que solo tuvo el color verdinegro.