La 'final four' de la Euroliga

El Madrid destroza el sueño europeo del Barça

Causeur y Yabusele empujan al equipo de Laso a la final y dejan sin premio la exhibición de Mirotic (83-86)

Mirotic, en acción contra el jugador del Madrid Vincent Poirier.

Mirotic, en acción contra el jugador del Madrid Vincent Poirier. / EFE/EPA/ANDREJ CUKIC

4
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

El sueño de la Euroliga saltó hechos añicos para el Barça en una noche aciaga en Belgrado. Una derrota frente al Real Madrid en la semifinal condenó al equipo de Jasikevicius (83-86). Todas las buenas sensaciones de la temporada quedaron sepultadas en un partido en el que el equipo azulgrana perdió la cabeza en la segunda mitad, tirando por la borda los 11 puntos de ventaja que atesoró al descanso y sobre todo el partidazo de Mirotic (26 puntos, 12 rebotes, 39 de valoración), que se vació para cambiar la suerte de los azulgranas, pero que tendrá que ver, una temporada más, como el título europeo se escapa.

Dos actores inesperados en el bando madridista, Causeur y Yabusele, ambos con 18 puntos, se erigieron en los verdugos de los barcelonistas, que aspiraban con dar el paso definitivo este año, pero que han llegado al momento de la verdad sin la frescura ni la confianza que necesita una empresa de tanta exigencia. Las dinámicas de azulgranas y madridistas han sido totalmente opuestas. El crecimiento del equipo de Laso ha sido espectacular en el último mes, en juego y en eficacia, como demostró en la serie frente al Maccabi. El Barça ha caído en una especie de depresión, de la que no se ha sabido levantar y que obligará a una profunda reflexión.

Sorpresa de Laso

Por mucho que se conozcan ambos equipos, siempre hay margen para la sorpresa y el Madrid lo demostró con uno quinteto  sin pívot titular, con el que ganó la iniciativa. El movimiento de Laso , emparejó a Sanli con Yabusele y el ala-pívot francés, mucho más móvil y con una excelente lanzamiento exterior,  le dio los ocho primeros puntos al equipo blanco con dos triples y un contrataque. Tuvo que empezar a mover rápidamente el banquillo Jasikevicius para buscar respuestas a un partido que empezó torcido (8-14). La entrada de Davies y el protagonismo de Mirotic las dieron. El Barça logró que el marcador del primer cuarto devolvería el equilibrio (19-19).  

Las sensaciones, sin embargo, se mantuvieron mejores en el bando madridista, que siguió demostrando más fluidez en ataque. El dominio del rebote, las penetraciones de Deck y Hanga y alguna acción puntual de Rudy pusieron en problemas a la defensa del Barça, que no acababa de entrar en partido. No logró encontrar el ritmo el equipo catalán hasta la entrada de Jokubaitis y el paso delante de Davies en la pelea por el rebote. La vuelta de Mirotic a cancha después de un rápido paso por el banquillo logró despertar al equipo. La estrella montenegrina, muy activa en el rebote, empezó a sumar también en ataque. Pero también  lo hicieron Laprovittola, y en menor medidas Abrines y Davies.

 Control al descanso

El Barça ofreció sus mejores minutos en esa fase del juego y recuperó parte de las hechuras que lo han hecho tan solvente esta temporada y consiguió cambiar la dinámica. De repente, el Madrid quedó fuera de ritmo, superado por las transiciones azulgranas y perdió pegada. La consecuencia fue que el cuadro de Jasikevicius se disparó en el marcador en los últimos cuatro minutos del segundo cuarto, y de un empate a 31, después de un lejanísimo triple de Mirotic, firmó un parcial de 14-3 que disparó sus ventajas por encima de la decena en el descanso (45-34).

Cuando la semifinal parecía pintar bien para el Barça, todo se emborronó en un segundo tiempo inaceptable. Para olvidar. Fue capaz de mantener la dinámica en ataque, aunque con un sobre esfuerzo de Mirotic, que fue quedándose prácticamente solo a la hora de atacar el aro. Y el Madrid, en cambio, empezó a crecer en cada acción a través de la defensa y de sacar partidos de emparejamientos como el de Abalde con Laprovittola, donde encontró ventaja física.

Noticias relacionadas

En esa apuesta por meter intensidad, el equipo de Jasikevicius salió muy mal parado. Sufrió un apagón inexplicable y se llevó un parcial en contra durísimo (2-17) en apenas cinco minutos que sembró de dudas cada una de sus acciones y disparó la confianza del equipo de Laso al verse de nuevo al frente del marcador (56-60).

Por muchos cambios que intentó el preparador azulgrana, la sensación de desconcierto en el Barça no desapareció y la soledad de Mirotic solo hizo que crecer. El Madrid fue ganando en solidez y, en precipitación el cuadro de Jasikevicius con el marcador corriendo en contra. Dos triples consecutivos de Laprovittola en los últimos tres minutos (75-75, m- 38) parecieron devolver la esperanza a los barcelonistas, pero la aparición de Causeur con cinco puntos consecutivos firmó un final que muy pocos esperaban y que prolongará el doloroso desencuentro azulgrana con la competición.

FC Barcelona, 83 - Real Madrid, 86

FC Barcelona: Calathes (4), Laprovittola (17), Exum (7), Mirotic (26), Sanli (2) –cinco inicial­–; Davies (15), Abrines (7), Smits (1), Higgins (-), Jokubaitis (4), Hayes-Davis (-), Kuric (-).

8 de 20 triples (Mirotic, 4). 34 rebotes, 12 ofensivos (Mirotic, Davies, 3), 20 asistencias (Calathes, 9).

Real Madrid: Williams-Goss (-), Causeur (18), Hanga (4), Deck (7), Yabusele (18) –cinco inicial–. Llull (15), Tavares (8), Rudy Fernández (3), Taylor (-), Abalde (7), Poirier (6).

8 de 21 triples (Yabusele, 4). 35 rebotes, 14 ofensivos (Poirier, Yabusele, 3), 14 asistencias (Llull, Hanga, 3).

Parciales: 19-19; 26-15; 11-26; 27-26.

Árbitros: Lamonica, Belosevic, Difalla.

Pabellón: Stark Arena de Belgrado.