LA EUROLIGA DE BALONCESTO

Mirotic mantiene líder al Barça con un recital ante el Khimki

La actuación del ala-pívot, con 24 puntos, ayuda a los azulgranas a sumar un trabajado triunfo (87-74)

El alero del Barca Álex Abrines lucha por la posesión con Devin Booker

El alero del Barca Álex Abrines lucha por la posesión con Devin Booker / Quique Garcia / Efe

Se lee en minutos

La mejor versión de Nikola Mirotic volvió a aparecer en el Barça para conducirlo a un triunfo solvente frente al Khimki (87-74) y mantener, una jornada más, el liderato en la Euroliga. La necesitaba el ala-pívot nacionalizado, que acabó con 24 puntos y 34 de valoración (a tres de su mejor marca personal en la competición europea) y la necesitaba también el equipo de Jasikevicius, que volvió a prescindir de Heurtel, relegado al banquillo.

 De la mano de Mirotic, de un Higgins muy inspirado (20 puntos y 3 rebotes) y de un Abrines que hizo un despliegue físico importante, el Barça sumó su 11ª victoria en 13 partidos y acabó por dejar sin valor el buen partido de Shved (22 puntos, 9 rebotes, 6 asistencias).

“Jugamos un buen partido, pero tenemos que ser más consistentes, encontrar la fórmula los 40 minutos, tenemos que mejorar en defensa. Somos capaces de hacerlo. Estamos bien, trabajando bien y hay que seguir construyendo”, admitió Mirotic al acabar.

Jasikevicius dijo no entender en la previa la posición de colista del Khimki. Y, en cierta forma, no le falta razón. Por talento y físico, el equipo que dirige Kurtiniatis es un rival peligroso, temible cuando engancha rachas ofensivas de jugadores como los exNBA Shved o Karasev, o Devin Booker, con mucha pegada y puntos en las manos. No tiene mucho que envidiar a rivales con mejor bagaje hasta ahora en el torneo europeo. Eso pudo comprobarse en el encuentro vivido en el Palau. Desde la ortodoxia, el Barça llevó la iniciativa en el marcador de principio a fin y se encontró, ya desde el primer cuarto, con marcadores favorables, casi siempre por encima de la decena de puntos. Pero eso no le bastó frente a un rival que, igual que pierde la cabeza, es capaz de hacerla perder a su rival si encadena dos o tres canastas seguidas y se enciende.

Pulsaciones altas

A pesar de llevar la iniciativa, no fue capaz el Barça de adormecer el encuentro, al menos durante los tres primeros cuartos, como más le convenía. Al contrario. Los jugadores de Jasikevicius entraron en la propuesta del conjunto ruso: ataques rápidos sin apenas elaboración, un partido de pulsaciones altas, que dejó un primer parcial (32-25) que ya dibujó los parámetros en los que iban a moverse.

En el intercambio de golpes, de rachas y desapariciones del Khimki, que anda lejos de ser un referente en defensa, el Barça fue haciendo la goma, construyendo ventajas que parecían definitivas (69-53, m. 30). Pero que no acabaron nunca de serlas, porque contagiado también por el despliegue acelerado de los rusos, volvió a repetir los errores y caer en la precipitación que ponen de los nervios al técnico barcelonista, y demuestran que el equipo, que el viernes recibirá al Maccabi para completar la doble jornada semanal, aún tiene trabajo por delante en cuanto a solidez. 

Ficha técnica

FC Barcelona: Calathes (1), Abrines (13), Higgins (20) Mirotic (24), Oriola (10) –cinco inicial- Davies (6), Hanga (3), Smits (4), Pustovyi (-), Martínez (- ).

10 de 15 triples (Abrines, 3), 27 rebotes, 6 ofensivos (Mirotic, 4), 26 asistencias (Calathes, 12)

Khimki: Zatysev (5), Shved (22), Bertans (8), Jerebko (2), Booker (8) –cinco inicial- McCollum (-), Timma (-), Karasev (13),Monia (-), Jovic (3), Mickey (13).

Te puede interesar

11 de 35 triples (Shved, 5 ), 28 rebotes, 11 ofensivos (Shved, 9), 17 asistencias (Shved, 6)

Parciales: 32-25; 19-16; 18-12; 18-21