11 jul 2020

Ir a contenido

EL BURGOS, RIVAL DEL BARÇA EL DOMINGO

Batacazo del Madrid en la Liga Endesa: sin semifinales por primera vez en 12 años

La victoria del Valencia sobre el Herbalife deja sin opción al equipo de Laso, que cierra una etapa dorada

El San Pablo Burgos acaba segundo de grupo y se será el rival del Barça este domingo

José María Expósito

Felipe Reyes trata de evitar el lanzamiento de Jaime Pradilla ante Sergio Llull.

Felipe Reyes trata de evitar el lanzamiento de Jaime Pradilla ante Sergio Llull. / MANUEL BRUQUE (EFE)

El Real Madrid no estará en la semifinales de la Liga Endesa de baloncesto por primera vez en 12 temporadas. El vigente campeón se ha quedado este viernes fuera del torneo después de que el Valencia se impusiera al Herbalife Gran Canaria (81-97), lo que dejaba sin opción alguna a los de Pablo Laso, hicieran lo que hicieran a continuación ante el Casademont Zaragoza (victoria merengue por 97-88).

El Valencia, como líder del grupo B, se medirá el domingo con el Baskonia por un puesto en la final (20.00 h). Antes el San Pablo Burgos, que cumplió con su parte al derrotar al Andorra (88-86), lo hará con el Barça (17.00 h). El equipo castellano ha sido la gran sorpresa en esta reanudación de la Liga. Décimo en la Liga regular en el estreno del vallesano Joan Peñarroya en su banquillo, pisa unas semifinales por primera vez en su historia.

Se impuso la lógica en la última jornada y se consumó el batacazo merengue. El Madrid necesitaba ganar y que el Valencia, anfitrión de este final de liga exprés, cayera en La Fonteta ante el conjunto de Fotis Katsikaris que, eso sí, llegaba al choque con opciones de clasificarse para las semifinales. El que ganaba, obtenía el pase. No debió ayudar a los gracanarios que el club anunciara al técnico griego que no cuenta con él para la próxima temporada el día antes de tan importante duelo, una decisión que este calificó de "desconcertante e injusta".

De la hegemonía al fiasco

El Valencia del también catalán Jaume Ponsarnau llegó a marcharse por 10 puntos en el primer cuarto, y aunque el Herbalife se fue vivo al descanso, los locales volvieron del vestuario con un parcial de 2-17 definitivo. En cualquier caso, la eliminación del Madrid, consumada en este choque, se había ido fraguando a lo largo de la semana. Primero con la inesperada derrota ante el Burgos, arreglada en cierto modo con la victoria sobre el Valencia, y sobre todo con el recital que el MoraBanc Andorra le dio a los de Laso el miércoles, cuando quedaron definitivamente en la cuerda floja. El Barça cayó en cuartos en la Copa y el Madrid lo ha hecho en la Liga. Una temporada atípica.

"El 'hashtag' del torneo era 'Volver es ganar'. Hemos vuelto. Ganar no hemos ganado", intentó bromear Laso tras derrotar al Zaragoza. "El torneo era el que era. Valoro haber ganado la Copa y la Supercopa, no solo este torneo, que sabíamos que era díficil y especial. El balance de la temporada era estupendo hasta el día 12 de marzo que nos tuvimos que volver sin jugar del pabellón", añadió.

Desde el curso 2007-08, cuando se despidió en cuartos ante el Unicaja, no se quedaba el Madrid fuera de unas semifinales de la Liga Endesa. De hecho, desde la llegada al banquillo de Pablo Laso en el 2011, el equipo blanco había disputado todas las finales de la ACB, con un balance de 5 victorias y 3 derrotasSeis Copas del Rey y dos Euroligas (con otras dos finales perdidas) son el botín blanco en estos 9 años, lo que ayuda a calibrar la magnitud del fiasco madridista.

Un equipo envejecido

Sin Euroliga en la que pensar (anulada por la pandemia del coronavirus), el Madrid ya puede centrarse en la próxima temporada. Después de unos años de claro dominio en España, la edad media de su plantilla, 30 años, se ha convertido en un problema. Diez de sus 15 integrantes superan la treintena (siete en el Barça, con una media de 28,6).

Pablo Laso. / MANUEL BRUQUE (EFE)

Los 32 años de Sergio Llull, los 35 de Rudy Fernández, los 37 del renovado Jaycee Carroll o los 40 de Felipe Reyes, y los problemas físicos que han ido arrastrando a lo largo del año, son una prueba del desafío al que se enfrenta la dirección deportiva del club blanco. Uno de sus rivales de anoche, Carlos Alocén (12 puntos y 6 asistencias), cedido en el Zaragoza y por segundo año elegido mejor jugador joven de la liga, puede ser uno de los destinados a refrescar el bloque madridista.