22 sep 2020

Ir a contenido

QUEJAS DEL BASE

Delaney: "Merecía una renovación pero no he tenido una oferta del Barça"

El base, que no acudió al inicio de los entrenamientos porque no se sentía seguro en España, se desvincula del club

"Sentí que me estaban excluyendo del equipo y eso no me gustó nada", se lamenta el jugador estadounidense

Delaney atiende a los medios en el Palau Blaugrana.

Delaney atiende a los medios en el Palau Blaugrana. / VALENTÍ ENRICH

Apenas tres líneas de escueto comunicado. Así ha anunciado la sección de baloncesto del Barça que "había llegado a un acuerdo con Malcolm Delaney para finalizar el contrato" que unía a ambas partes hasta el 30 de junio del 2020. El base pidió el pasaporte y se marchó sin permiso a Estados Unidos porque tenía allí a su familia ya que creía que era una locura volver a jugar con la pandemia del coronavirus.

Pero Delaney se va porque quería un contrato largo, algo que el club no le podría proporcionar y porque, además, como él mismo ha dicho, se ha sentido "excluido" de la rutina del equipo. Pese a su buen rendimiento, entendía que merecía un mayor protagonismo en el equipo y una oferta de renovación de un contrato que concluía en junio del 2020.. "Creía que merecía una oferta de renovación, pero el Barça nunca me la hizo", ha denunciado.

"Me voy a la cama, ya hablaré de todo esto cuando me levante. Especialmente del amor y apoyo de los aficionados de Barcelona y lo mucho que aprecio cómo me acogisteis", ha dicho el base en su cuenta de Twitter. "Ojalá hubiera podido acabar en el Barça como planeaba pero la vida y los negocios no siempre funcionan así", ha escrito Delaney, quien llego al Barça a inicios de esta temporada. Aterrizó en el Palau en septiembre del 2019 procedente de la liga china.

"Lo que me hizo cambiar de mentalidad fue que me sentía que estaba dándole todo al club y no recibía el mismo retorno" (Delaney)

Pero antes de irse a la cama quiso dar su versión de la ruptura del contrato. "Incluso antes del problema del coronavirus, pensaba que debían ofrecerme una extensión de mi contrato", se ha quejado Delaney a Eurohoops. "Lo que me hizo cambiar de mentalidad fue que me sentía que estaba dándole todo el club y no recibía el mismo retorno. Siempre dije que quería seguir en el Barça pero no recibí una oferta del Barça", ha dicho el base.

Quejas por falta de confianza

Pero no quedaron ahí sus reproches al club. Lamentó sentirse infrautilizado. "El papel en el equipo no fue cómodo para mí, sentía que debería haber sido titular. Sentía que quería tener un papel más importante, ya sea en Barcelona o en otro lugar. Thomas Heurtel no estaba jugando, Kevin Pangos no estaba jugando, y yo todavía no era titular. Yo era el único base en la plantilla y no era titular", lamentó.

En este sentido, recordó que estaba jugando una media de 22 minutos -"eso son más o menos los minutos que jugué en la NBA", puntualizó- y se mostró contrario con las voces que lo tachaban de "egoísta". "Si alguien quiere llamarme egoísta o algo así, que pare y mire mis minutos, cuántos tiros hice por partido. No había ningún lugar para mí en el sistema".

Pero no querdaron ahí sus reproches. "Empecé a sentirme incómodo con el equipo hace cuatro o cinco semanas. El Barcelona empezó a entrenar a través de Zoom (videoconferencia) y anunciaron que las sesiones serían a las 11 de la mañana, seis horas menos en Atlanta", ha explicado el jugador, de 31 años.

"No he hablado con el entrenador Pesic desde principios de marzo" (Delaney)

"Cuando lo vi le envié un mensaje al preparador físico para preguntarle si podía retrasarlo tres horas o algo así. Él me devolvió el mensaje y me dijo que lo intentaría, pero luego me comunicó que no podía. Me sentí como si no fuera parte del equipo. Me estaban excluyendo y eso no me gustó nada", ha dicho Delaney. 

"No he hablado con el entrenador Pesic desde principios de marzo, probablemente desde nuestro último partido. Desde que volví a casa no he hablado con nadie, salvo el preparador físico y el médico. Ningún responsable de la sección me ha contactado y eso me sentó mal. Todos decían lo mucho que me querían en el equipo pero nadie quiso hablar conmigo del tema", ha lamentado.