Ir a contenido

LA EUROLIGA DE BALONCESTO

El Barça sufre un duro repaso ante el Maccabi en Tel-Aviv

Los azulgranas evitan un descalabro mayor, tras perder por 38 puntos, gracias al corazón de los suplentes (99-83)

Luis Mendiola

El azulgrana Chris Singleton conduce en balón en presencia de OBryant

El azulgrana Chris Singleton conduce en balón en presencia de OBryant / JIM HOLLANDER (EFE)

El Barça aterrizó en Tel-Aviv con la autoestima muy alta después de encadenar nueve victorias tanto en Liga como en Euroliga, pero se fue con un rictus de dolor en la cara, después de un repaso en toda regla del Maccabi (99-83). A un increíble acierto desde la línea del triple, desde donde acribilló a los azulgranas, especialmente hasta el descanso, el cuadro israelí añadió un enorme despliegue físico que el cuadro catalán fue incapaz de igualar. El Barça escapó a un descalabro mayor tirando de corazón firmando un parcial de 0-20 en el inicio del último cuarto que redujo la hemorragia (llegó a perder por 38 puntos, 78-40, m. 27) aunque no cambió las malas sensaciones colectivas.

La exhibición del Maccabi dejó en entredicho la solidez de la defensa, que pasa por ser una de las mejores del torneo. No supo el equipo de Pesic cómo parar la avalancha de puntos que le llegó en La Mano de Elías, un pabellón donde la presión es absoluta, especialmente en un segundo cuarto que fue una condena y en el que encajó un parcial de 34-10.

La lluvia de triples no cesó desde el principio, sin que los barcelonistas supieran como pararla. Los jugadores del Maccabi movieron con paciencia el balón, liberaron espacios y explotaron la debilidad de su rival para defender las esquinas, golpeándolo uno y otra vez. Empezó Wilbekin, un jugador letal cuando entra en trance, pero el castigo continuó por parte de O’Bryant, Dibartolomeo y Kane, todos jugadores de gatillo fácil, una de las deficiencias del Barça, al que le cuesta generar tiros cómodos.        

Reacción de orgullo

La dura derrota dejó también la sensación de que el Barça se empequeñece en los encuentros de mucho contacto, como la que planteó el cuadro israelí, con mucha presión a las líneas de pase. Quizás pesó también el cansancio del viaje y de las última semanas, pero desde el principio se encontró muy incómodo, porque se encontraron incómodos sus bases, Heurtel y Pangos. No fueron los únicos que desaparecieron. Singleton o Kuric, que deben dar opciones en ataque, apenas se dejaron ver. Y no es la primera vez, lo que empieza a ser preocupante. Con todo decidido, jugadores como Roland Smits, Blazic, Oriola , Ribas y Pangos tiraron de orgullo para reivindicarse, aunque su esfuerzo, solo sirvió para rebajar el castigo en el marcador.

  

Nada tiene que ver el Maccabi, todo hay que decirlo, con el inicio de temporada. La llegada del técnico griego Sfairopoulos lo ha cambiado de arriba abajo, como demostró con su victoria la pasada semana en la cancha del poderoso CSKA. El equipo israelí ya no solo vive de los triples, como ocurría hasta ahora. También defiende duro, rebotea y comparte el balón lo que no hacía hasta ahora. Fue una lección que el Barça no olvidará.

Ficha técnica

Maccabi Tel Aviv: Wilbekin (15), Kane (6), O’Bryant (15), Caloiaro (5), Black (16) –cinco inicial- Ray (-), Roll (5), Tyus (11), Dibartolomeo (14), Cohen (6), Zoosman (7).

13 de 31 triples (Dibartolomeo, 4). 28 rebotes, 5 ofe. (O’Bryant, 7). 22 asist. (Kane, 5).  

FC Barcelona:  Heurtel (11), Hanga (6), Claver (-), Singleton (-), Tomic (8) –cinco inicial- Seraphin (4), Pangos (10), Ribas (13), Blazic (7), Smits (10), Oriola (12), Kuric (2).

12 de 23 (Ribas, 3). 28 rebotes, 5 of. (Blazic, 6). 16 asist. (Ribas, 5).

Parciales: 23-20; 34-15; 28-17; 14-31