Ir a contenido

LA EUROLIGA DE BALONCESTO

El Barça abre un mes de máxima exigencia ante el Darussafaka

El equipo de Pesic afronta una durísima cuesta de enero con 10 partidos, uno cada tres días

"Empieza la lucha por los 'play-'off' y si queremos clasificarnos, hay que ganar", dice Pesic

Luis Mendiola

El azulgrana Chris Singleton lanza a canasta en el último partido ante el Efes 

El azulgrana Chris Singleton lanza a canasta en el último partido ante el Efes  / ENRIC FONTCUBERTA (EFE)

Solo un vistazo de lo que le aguarda al Barça durante este mes es para echarle a temblar. A partir de este viernes, cuando el Darussafaka visite el Palau Blaugrana en el inicio de la segunda vuelta de la Euroliga, y hasta el próximo día 31 el equipo de Svetislav Pesic afrontará 10 partidos, seis de ellos de la competición europea, con una jornada doble la próxima semana. Es decir, un partido cada tres días. Una durísima cuesta de enero.

La parte positiva es que el Barça le esperan nueve partidos en el Palau y solo seis fuera  para cerrar la fase regular, equilibrando una exigente primera vuelta en la que solo pudo jugar seis de los 15 encuentros en casa. Es decir, el equipo azulgrana tiene en su mano el objetivo de los cruces de octavos de final si hace valer el factor cancha. “Frente al Darussafaka empieza la lucha para los ‘play-off’ y si queremos clasificarnos, tenemos que ganar, siempre desde el máximo respeto para este equipo”, señaló  Pesic.

A pesar de ese exigente calendario, el balance por ahora es positivo (8-7) y el equipo se encuentra en zona de ‘play-off’. La parte negativa es que ahora se jugará buena parte de sus opciones europeas frente a rivales de peso. Los azulgranas tendrán que visitar al Armani Milán (día 9), al Maccabi (día 17) y al Olympiacos (día 31) y recibirán en su cancha al Panathinaikos, ya con el prestigioso Rick Pitino como técnico, en sustitución del preparador catalán Xavi Pascual (día 11), y al temible CSKA Moscú (día 25). Será un test en toda regla sobre la consistencia del equipo azulgrana que ha ido alternando actuaciones sólidas con desconexiones inesperadas.

Crisis superada

El Barcelona ha superado la crisis que le llevó a encadenar cuatro derrotas consecutivas y se ha rehecho anímicamente en las dos últimas jornadas arrancando el triunfo de la cancha del Baskonia (70-77) y, sobre todo, con la victoria frente al Anadolu Efes, al que remontó 17 puntos (80-65) el pasado día 27. Frente al Darussafaka, actual colista de la competición, intentará consolidar esa dinámica positiva.  

“La victoria frente al Efes fue  importante por la forma en la que ganamos”, admite Pesic. “Un equipo grande lo es cuando encuentra soluciones durante un partido y gana. Y nosotros las encontramos, pero también demostramos espíritu. Jugamos muy concentrados, con la confianza de un equipo que cree en sí mismo. Y eso es más que una victoria para mí, porque puede ayudar a los jugadores”.

A pesar de esa dinámica, Pesic avisa del peligro sobre el equipo de Estambul. que ha salido también de la dinámica negativa con la llegada de un nuevo técnico, Selcuk Ernak, y un nuevo base con pasado NBA, Tony Douglas,  clave en la victoria en la última jornada frente al Olympiacos. “Con los cambios que ha tenido, el Darussafaka ha mejorado mucho en ataque y en defensa. Es un equipo peligroso, muy atlético, con buena transición, y deberemos encontrar soluciones para superar a una defensa muy atlética y agresiva”.