Ir a contenido

EL REGRESO A LA ÉLITE DE UN HISTÓRICO

El Manresa está de vuelta en la ACB

El equipo del Bages certifica el ascenso tras superar al Melilla en el 'play-off' final después de un año en la LEB oro

Luis Mendiola

El pívot manresano Sakho entra a canasta, superando a la defensa del Melilla

El pívot manresano Sakho entra a canasta, superando a la defensa del Melilla / periodico (FEB photo)

Después de 12 meses en el purgatorio, el ICL Manresa regresa a la ACB, la Liga donde ha escrito algunas de las mejores páginas de la competición. En medio de una fiesta en el Nou Congost, con un lleno hasta la bandera que no se vivía hace años, el club del Bages, con toda la ciudad apoyando detrás, certificó el ascenso arrollando al Melilla en el quinto partido del ‘play-off’ final (97-67).

Fue tal la exhibición de los manresanos, en el encuentro más desequilibrado de la serie, que el equipo catalán había sentenciado todo al final del tercer cuarto, en el que llevó la diferencia hasta los 26 puntos (76-50), lo que convirtió el último parcial en una celebración de la grada y también en el parquet, con la entrada de los jóvenes, mientras los titulares del ICL festejaban la conquista en el banquillo ya en la recta final.

El equipo que dirige Diego Ocampo, incorporado poco antes de los ‘play-off’' como relevo de Aleix Duran, el técnico que empezó la temporada, se había deshecho en cuartos del Leyma La Coruña en cinco dramáticos encuentros, en semifinales del Palencia (3-0) y en final del equipo de la ciudad autónoma, superando así tres exigentes exámenes en su camino de vuelta a la élite, en el que acompañará también al Breogán.

"No podíamos fallar"

“Era muy difícil, tiene mucho mérito", proclamó el técnico Diego Ocampo, apartándose del protagonismo. "El equipo ha trabajado muy bien, era un reto para el equipo. Gracias a la afición, a losjugadores y al club, yo solo he venido a ayudar”, remarcó. "Hemos sufrido mucho, pero así se disfruta más. Conforme te haces mayor, valoras mucho más las cosas", explicó el veterano Jordi Trias. "Nos ha costado controlar los nervios al principio, pero no podíamos fallar a esta gente", remarcó, sin querer aclarar si vivió su último partido. "Tengo que pensar muchas cosas".

El ascenso no solo compensa todo un año de trabajo duro y de sufrimiento. También supone la mejor salida económica para un club con una deuda bien estructurada y que bajo la presidencia del empresario manresano Josep Sáez y la dirección deportiva de Roman Montañez se había marcado el reto de la ACB por los recursos que genera en comparación con la LEB Oro.

Feliz coincidencia

El éxito coincide casi con el 20 aniversario de la Liga del conjunto manresano, una gesta de un equipo dirigido por Luis Casimiro en el banquillo y por Joan Creus en la pista que hoy en día sería impensable y que ya forma parte del imaginario de los amantes del baloncesto. El 4 de junio de 1998, el entonces TDK derrotó al Tau Vitoria de Sergio Scariolo en el cuarto partido  y levantó el título de la ACB, ingresando en un palmarés que solo integran seis clubs más en 62 años de historia.

Jordi Trias (17 puntos), Hamilton (13), Lundberg (8), Costa (12), Muñoz (14) o Sakho (14) son algunos de los nombres de referencia de un ascenso a los que habrá que unir el de Nacho Martín (10 puntos), pieza clave que se unió a la plantilla en enero, y el del técnico Diego Ocampo, destituido por el Joventut en febrero, con el que el ICL Manresa ha acabado de consolidarse.

Incluso en otro guiño de la historia, el ascenso tiene similitudes con el último vivido en el 2007, bajo la presidencia de Josep Vives, actual portavoz del FC Barcelona. Aquel equipo con nombres importantes (Rafa Martínez, Guille Rubio, Sergi Llull, Josh Asselin) se reforzó con un jugador clave (Javi Rodríguez) y cambió de entrenador (Jaume Ponsarnau por Óscar Quintana) iniciada la temporada para certificar su condición ACB. 

Temas: Liga ENDESA

0 Comentarios
cargando