Ir a contenido

EL RETO DE UN HISTÓRICO

El Joventut toca el sueño de la salvación

La Penya acaricia la permanencia en la ACB tras sumar seis victorias en las últimas siete jornadas

Luis Mendiola

El banquillo del Joventut celebra en pie una canasta.

El banquillo del Joventut celebra en pie una canasta. / PENYA1930

En el momento más dulce, cuando las cosas parecen enderezarse, al fin, en una temporada de nervios y muchísima angustia, y la permanencia en la ACB parece muy próxima, casi a tocar, después de vencer al Valencia este domingo, el Divina Joventut deberá afrontar un parón inoportuno de 15 días antes de certificar la salvación.

Si fuera por el director deportivo verdinegro, Jordi Martí, el equipo no pararía de jugar, metido como está en esa dinámica positiva que le ha llevado a encadenar seis victorias en las últimas siete jornadas, cuando solo había acumulado cuatro en las primeras veinte. “Habría que mantener la llama, porque casi lo tenemos. Ahora solo hay que rematar”, dice aliviado.  El técnico Carles Duran, en cambio, considera que a los jugadores les vendrá bien el parón “Ha sido un mes de presión, muy duro, y nos permitirá descansar mentalmente”, cuenta el técnico.

Lopez-Arostegui celebra el triunfo con los jóvenes seguidores de la Penya / mARTA PÉREZ (eFE)

Hace apenas un mes, la Penya caía a la última posición de la Liga después de encadenar 13 derrotas consecutivas y el panorama pintaba más que negro, sobre todo por el calendario que estaba por llegar, con visitas a las canchas de todos sus rivales directos. Después de superar al conjunto valenciano, el último campeón de Liga, disparando la euforia en las gradas del Olímpic, la Penya ha abierto una brecha de dos triunfos con la zona de descenso que es, poco menos, que un salvoconducto para seguir en la élite.

Tres jornadas pendientes

 “Estamos contentos, pero esto no se ha acabado aún. Tiene mucho mérito lo que hemos hecho. Mucho. Nos daban por muertos, pero hemos demostrado que estamos muy vivos. Pero aún nos quedan tres jornadas todavía y no podemos celebrar algo que no hemos conseguido”, remarca Duran en referencia al calendario que le aguarda para cerrar la Liga: el día 12, en casa frente al Fuenlabrada; el 20 de mayo, en la cancha del Gipuzkoa, y el jueves 24, en Badalona, ante el Unicaja. El partido que le correspondía esta próximo fin de semana se jugó el 24 de marzo por la presencia del UCAM Murcia en la fase final de la Champions Basketball League.

También se aferra a ese tesis Jordi Martí, liberado ahora, responsable de jugársela y acertar con las incorporaciones de Nico Laprovittola, cedido por el Zenit de San Petersburgo, y de Demetrius Conger, procedente de la Liga australiana, y de apostar también por la llegada de Duran al banquillo, en sustitución de Diego Ocampo, en busca de un cambio de dinámica.

"Hemos vivido espantados, lo hemos visto fatal, pero ahora solo nos queda un pasito” cuenta Martí

 “Lo hemos visto fatal y hemos estado abajo y con un margen de dos partidos para salir del descenso. Hemos vivido espantados, pero ahora solo nos queda un pasito”, remarca Martí, liberado ahora después de verse buena parte de la temporada con la soga al cuello. “Hemos hecho bastante. Pero para tenerlo matemáticamente, necesitamos ganar uno de los tres partidos que nos quedan”.

El partido del Obradoiro

A favor de la Penya no juega solo la dinámica que arrastra el equipo. También el ‘average’ con sus rivales (Betis, Bilbao, Zaragoza) y la mayoría de combinaciones en caso de múltiples empates, con la única excepción que les perjudicaría, el triple empate con andaluces y vascos. Martí considera algunos aspectos fundamentales para entender el cambio vivido por el equipo en esta últimas semanas: a la llegada de Duran, forjado en las categorías inferiores del club, que ha reforzado la confianza del grupo, lo que se ha unido la llegada del base argentino Nico Laprovittola, un auténtico líder dentro y fuera de la cancha, y también la del alero Demetrius Conger, dándole mucha más consistencia al juego.

Euforia entre los jugadores de la Penya / MARTA PÉREZ (efe)

“Creo que después del partido frente al Obradoiro (una dudosa derrota por una falta en ataque señalada a Jerome Jordan), nos sentimos heridos y sacamos los miedos a la hora de jugar”, interpreta Martí. “Pero después el tono defensivo del equipo ha subido y nosotros hemos conseguido bajar las anotaciones de los rivales”.

"Tiene mucho mérito. Nos daban por muertos y estamos muy vivos. Pero esto no ha acabado aún”, remarca Duran

El salto cualitativo de la Penya no se ha limitado solo al aspecto defensivo. Llevados al límite, todos los jugadores han dado un paso adelante, desde los jóvenes como Birgander, Xavi López-Arostegui o Dimitrijevic, a jugadores sobre los que recaía una cuota de responsabilidad como el lituano Kulvietis o el polaco Tomaz Gielo.

“Todo el equipo está sumando. Y creo que el mejor resumen es que estamos jugando muy bien al básquet, somos sólidos, difíciles de atacar”, valora Duran. “Pero lo que marca las diferencias en el nivel físico. Si no juegas a ese nivel, que es el que muestran equipos importantes como el Madrid, el Valencia, el Barça o el Unicaja, no puedes competir y nosotros lo estamos haciendo”.

0 Comentarios
cargando