Ir a contenido

El Madrid venga en la Euroliga la derrota de la final de Copa contra el Barça

El conjunto blanco arrolla de principio fin al equipo de Pesic, menos intenso y con muchas bajas (74-101)

José María Expósito

Carroll trata de escapar de Pressey.

Carroll trata de escapar de Pressey. / EFE / Enric Fontcuberta

Cinco días después de tumbar al Real Madrid en una final de Copa que el conjunto blanco afrontaba como claro favorito, la derrota del Barça Lassa en el clásico de la Euroliga entraba dentro de lo posible, aunque nadie esperaba una derrota tan abultada. El Madrid, que al contrario que los azulgranas mantiene intactas sus opciones de 'play-off' e incluso de jugarlo como cabeza de serie, llegó este viernes herido en su orgullo al Palau, de donde se llevó una abultada victoria (74-101), la primera derrota del Barça en la nueva era Pesic.

El conjunto azulgrana llegó mermado al encuentro, con las bajas de Pau Ribas y Rakim Sanders, lesionados, y Pierre Oriola, con gripe. Pero las ausencias no justifican el avasallador dominio del Madrid, que tras ver a Juan Carlos Navarro ofrecer la Copa al Palau y escuchar los gritos de «Madrid, cabrón, saluda al campeón» comenzó el duelo con un parcial de 0-9 como muestra de lo dolorosa que resultó la derrota en la final y su sed de venganza. Una intensidad que no asomó en las filas azulgranas ni ante el temor de encajar 100 puntos del máximo rival por segunda visita consecutiva al Palau.

Heurtel, demasiado solo

El Madrid planteó una defensa durísima desde el inicio, a la que solo Heurtel, MVP de la Copa, encontraba resquicios en el primer cuarto. Todo lo contrario que un superado Pressey, que a los 10 minutos ya llevaba 3 faltas. El base francés –máximo anotador local con 11 puntos, igualado con Vezenkov– se vio demasiado solo ante el vendaval madridista, acertado en el tiro y abrumador en la lucha por el rebote. El Barça cerró el primer cuarto con 3 capturas, mientras que su rival cogió 5 solo en ataque para un total de 13. Resultado: Una máxima desventaja de 20 puntos que Venzenkov maquilló con un triple sobre la bocina (13-30).

Moerman sí relevó a su compatriota en el arraque del segundo parcial anotando los 6 primeros puntos de su equipo, a los que respondió Felipe Reyes con otros 7. Un 2+1 de Navarro para completar un parcial de 7-0 parecía meter al Barça en el partido (33-43), pero el Madrid, mucho más coral (25 asistencias, por 13 de los locales), respondió con un 0-9 que dejó un claro 35-42 al descanso. Sin Oriola ni Séraphin, Reyes, Randolph y Tavares dominaron a placer bajo los aros, mientras que Campazzo no encontró quien le frenase en la dirección.

Carroll eclipsa a Doncic

Lejos de relajarse, el Madrid encadenó tres triples en la reanudación –dos de ellos de Jaycee Carroll, con 18 puntos máximo anotador de la noche– para escaparse a 25 puntos, mientras el Barça acreditaba impotente un 4 de 20 desde la línea exterior. Navarro y Koponen enlazaron dos triples, pero ya era demasiado tarde, y eso que los primeros y úncios 2 puntos de Doncic se hicieron esperar 27 minutos. Dos mates de Ayón y Taylor cayeron a plomo sobre el Palau, que solo esperaba para saber el tamaño de la derrota.

Causeur, Randolph y hasta Randle se fueron sumando al festival anotador blanco (el conjunto de Laso llegó a ir ganando por 32 puntos), hasta llevar su marcador a los tres dígitos, consumando una abultada derrota más dolorosa que grave para el conjunto azulgrana, que si hubiera podido elegir cuál de los dos clásicos perder sin duda habría escogido este.

Barça Lassa, 74 - Real Madrid, 101

Barça: Heurtel (11), Navarro (9), Hanga (10), Claver (3), Tomic (9) -cinco inicial-, Pressey (-), Jackson (2), Vezenkov (11), Koponen (10) y Moerman (9).
8 de 30 triples (Vezenkov y Koponen, 2). 27 rebotes, 8 ofensivos (Moerman, 5). 12 asistencias (Heurtel, 6).

Real Madrid: Campazzo (11), Carroll (18), Taylor (8), Randolph (16), Tavares (5) -cinco inicial-, Caseur (10), Rudy Fernández (5), Doncic (2), Maciulis (-), Reyes (13), Ayón (10) y Randle (3) .
11 de 25 triples (Carroll, 4). 40 rebotes, 14 ofensivos (Ayón, 8). 25 asistencias (Campazzo, 9).
Parciales: 13-30; 22-22; 22-31; 17-18.

Clasificación de la Euroliga