Ir a contenido

LA EUROLIGA DE BALONCESTO

El Barça encaja en Vitoria la derrota más dolorosa

El cuadro de Sito Alonso remontó 25 puntos en los últimos 13 minutos, pero acaba cayendo ante un Baskonia más acertado (85-82)

Luis Mendiola

El azulgrana Seraphin intenta superar a Voigtmann en una acción del partido en Vitoria

El azulgrana Seraphin intenta superar a Voigtmann en una acción del partido en Vitoria / David Aguilar (EFE)

Ni charlas terapéuticas del vestuario, ni amenazas, ni rotaciones, ni cambios de rol. Nada parece servir para recuperar el paso del Barça, que encajó ante el Baskonia su quinta derrota consecutiva en Europa, la décima en los últimos 14 partidos, y seguramente la más dolorosa de todas ellas por la forma en la que se produjo (85-82).

Ofreció una imagen pésima durante 27 minutos el Barça, colapsado por completo por el Baskonia, que se mostró muy superior durante bastantes fases del encuentro, y alcanzó ventajas de hasta 25 puntos, que tuvieron tintes de repaso. Y, al borde del precipicio (70-45, m. 27), fue cuando llegó una reacción inesperada y totalmente espectacular de los barcelonistas, más que de juego, sobre todo de pundonor, protagonizado por la vieja guardia: Tomic, Navarro y Ribas, que puso a los azulgranas por delante a falta de 40 segundos (81-82), pero  que no acabó de cuajar. Tanto nadar, para morir dramáticamente en la orilla.   

Sin defensa

En la cancha del Baskonia vivió el Barça un nuevo episodio en el particular via crucis de este curso. Se vio superado en muchos los aspectos del juego. En el banquillo. Y en la cancha. No encontró la forma de frenar al equipo de Pedro Martínez, que jugó casi a placer desde los primeros minutos, moviendo bien el balón, aprovechándose de las esquinas, que el Barça no supo  controlar, anotando triples liberados, especialmente Shengelia, que se fue a los 20 puntos al descanso, con 4 de 4 desde la línea de 6,75, convertido en una pesadilla para los azulgranas.

La desaparición de algún jugador fue más que preocupante. Entre la falta de actitud o el bloqueo mental de hombres como Seraphin, Sanders o Koponen, que deben ser fundamentales en los esquemas, entre la ansiedad, la precipitación, los errores y el pésimo trabajo en defensa, los barcelonistas enterrraron prácticamente sus opciones en el primer tiempo, en el que cedieron 17 puntos (52-35), un margen casi inabordable que se hizo mayor en los primeros minutos de la reanudación, en que siguió la dinámica negativa. 

Tan  grave como eso fueron las caras de desesperación que se pudieron apreciar en la cancha y en el banquillo y que fueron agriándose conforme las diferencias se reflejaban con más  claridad en la cancha. Son síntomas malísimos, que demuestran que la confianza está bajo mínimos, y que muy pocos se creen en posesión de la receta para curar al equipo.

Con los veteranos

En esa situación límite,  Sito dio, al fin, con una receta ganadora. La actitud de Ribas en la dirección, la ambición incombustible de Navarro,el buen hacer de Tomic, y el intenso trabajo de Hanga y Moerman cambió por completo el semblante de los azulgranas. Mejoró la defensa, cayeron los porcentajes del Baskonia y el Barça fue entrando en el encuentro casi sin querer. 

En los cinco primeros minutos del último periodo, el equipo de Sito Alonso fue capaz de sellar su aro y de construir un parcial de 0-17 que le llevó a empatar en el marcador (74-74) ante la incredulidad de la afición del Buesa Arena. También le hizo creer en sus opciones.

Incluso llegó el Barça a ponerse por delante después de dos triples consecutivos de Ribas y Navarro (81-82), a falta de 46 segundos, que parecía el justo premio al tremendo esfuerzo colectivo. Pero los azulgranas acabaron pagando el desgaste físico y un balón robado por Jenning Navarro en la última oposesión acabó por hundirlos, de nuevo, en la dura realidad.

Sito elogia a Navarro

El técnico del Barça, Sito Alonso, abandonó el Buesa con una sensación amarga por la derrota, pero entregado por completo al espíritu que demostraron sus jugadores en el tramo final, en concreto hacia el quinteto que acabó en pista.  "Solo tengo que decir dos cosas: el respeto y el orgullo que siento por los jugadores que han acabado el partido. Pau Ribas, Navarro, Hanga, Tomic y Moerman para mí han dado una exhibición", aseguró el preparador madrileño.

"Entiendo que al final el partido se ha perdido. Hemos tenido la opción de poder ganarlo. Me sabe tremendamente mal cómo se ha caído Juan Carlos porque ha sido el líder absoluto en cuanto a demostrar lo que significa un club como es el Barça",  recalcó, de forma especial, Sito. "El Barça es mucho más de lo que la gente se piensa. Muchísimo más. Para jugar en este club hay que tener ese tipo de disciplina grupal. Ha sido fantástico. Han cambiado radicalmente el partido de 25 abajo a no ganar en los últimos 30 segundos por pequeños detalles".

Baskonia, 85 - FC Barcelona, 82

Baskonia: Huertas (4), Janning (7), Timma (10), Shengelia (24), Poirier (14) –cinco inicial- Voigtmann (3), Beaubois (7), Granger (8), Jones (8).
12 de 26 triples (Shengelia, 4),  28 rebotes, 5 ofensivos (Shengelia, 6). 24 asistencias (Huertas, 10)

FC Barcelona: Heurtel (8), Koponen (-), Sanders (2), Oriola (9) , Seraphin (8) –cinco inicial- Ribas (15), Hanga (14), Navarro (11), Claver (2), Tomic (11), Moerman (2).
10 de 26 triples (Ribas, 5). 29 rebotes, 13 ofensivos (Oriola, 5). 24 asistencias (Navarro, 7).
Parciales: 22-12; 30-18; 22-22; 11-25