Ir a contenido

EL INICIO DE LA LIGA ENDESA

Ribas hace creer al nuevo Barça para derribar al Baskonia

El equipo azulgrana, liderado por el escolta badalonés, se estrena en el Palau con un esperanzador triunfo (87-82)

Luis Mendiola / Barcelona

Vezenkov lanza por encima de Malmanis en el estreno de la Liga

Vezenkov lanza por encima de Malmanis en el estreno de la Liga / Alejandro Garcia (EFE)

Carácter, actitud, ambición. Todas las virtudes que el técnico Sito Alonso y el director deportivo Nacho Rodríguez esperan que definan la nueva etapa del Barça aparecieron en el estreno en la Liga frente al Baskonia. No fue un encuentro para enmarcar en cuanto a calidad. Pero se lo llevó el equipo azulgrana por 87-82 ante un Palau entregado después de firmar una espectacular remontada en el último cuarto en el que anotó 31 puntos. Así consiguió a enjugar los 11 puntos de ventaja con los que el equipo vitoriano alcanzó los últimos 10 minutos y arrancar el campeonato con la confianza disparada.

Un jugador, Pau Ribas, fue el responsable de encender la mecha que prendió en el Barça para que creyera en sus fuerzas y se hiciera con un triunfo ilusionante para encarrilar los primeros pasos del nuevo curso. En su primer partido oficial después de 11 meses de baja, Ribas fue capaz de arrastrar al equipo con sus acciones y con 8 de sus 11 puntos totales, incluidos dos triples claves, se regaló el mejor presente que podía soñar en su vuelta a las canchas.

La aparición del escolta badalonés complementó el excelente partido de Heurtel (23 puntos y 9 asistencias), de Vezenkov (19 y 7 rebotes) y de Hanga (11 puntos y 6 rebotes), fundamentales para darle una bocanada de ilusión al nuevo proyecto barcelonista y para dejar sin premio la espléndida actuación de los dos bases baskonistas, Huertas (19 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes) y Granger (13 puntos, 7 asistencias, 4 rebotes), que hicieron creer al equipo del debutante Pablo Prigioni.

Enganchó con el Palau un Barça reconstruido de pies a cabeza respecto a la pasada temporada. Enganchó por la actitud que desplegó en la cancha. Por la energía. Por las ganas. Solo así fue capaz de cambiar el signo de un partido que durante 30 minutos tuvo atado y bien atado el Baskonia. El mérito del Barcelona, por encima de todo, fue su capacidad para sobreponerse a la adversidad cuanto todo pintaba muy mal. Ribas fue el líder capaz de cambiar el final. 

Flojo inicio 

El Barça cedió la iniciativa en los primeros minutos con una defensa más que discreta y cierta espesura en ataque, que el Baskonia aprovechó con un gran protagonismo de sus bases, Granger y Huertas, y también de Timma, uno de sus fichajes más ilusionantes en la pretemporada. Seraphin intentó tener un papel protagonista, igual que Sanders. Pero ninguno acabó de encontrarse cómodo, superados ambos por sus excesivas ganas de lucirse en el estreno en casa.

Le costó a Pressey también controlar el ritmo y los azulgranas no empezaron a sentirse cómodos hasta que Heurtel y, sobre todo, Hanga saltaron a la pista. Con ellos y también con Moerman, el Barça logró subir el nivel de intensidad defensiva. Y a partir de ese mejora para proteger su aro y también de un mayor control del rebote, el equipo azulgrana logró correr y sumar canastas fáciles, lo que unido a su acierto en los triples, le permitió dar un vuelco un vuelco al marcador.

Un parcial de 9-0 (del 31-37 al 40-37)  dio al Barça las primeras ventajas en el partido, pero no logró descentrar al Baskonia, que aguantó el tirón de los azulgranas hasta el descanso (45-42) y volvió a dar un pisotón en el acelerador en el tercer cuarto impulsado de nuevo por el talento de Granger y Huertas, claros dominadores del pulso y el carácter letal de Timma, un impagable referente ofensivo.

Con tres pequeños en pista

Vivió el Barça durante esos primeros minutos de la reanudación de la inspiración ofensiva de Vezenkov (52-49). Pero nadie salió a darle el relevo. Y el equipo azulgrana vivió un apagón excesivamente largo.

En busca de más claridad de ideas y fluidez, Sito Alonso puso a tres pequeños en cancha (Heurtel, Ribas, Koponen) aunque sin resultado. Y las cuatro faltas personales de Seraphin, dos de ellas en ataque, solo hicieron que desproteger en la zona al equipo azulgrana, que no podía contar con los lesionados Tomic y Oriola. Eso lo aprovechó el Baskonia que, jugando con mucha cabeza, sabiendo lo que hacer en cada momento, disparó sus ventajas hasta los 11 puntos (56-67, m. 30), elevando el dramatismo del tramo final.

Con todo en contra, fue cuando el Barça ofreció sus mejores minutosy cambió la situación. Fue Ribas quien se puso al frente de las operaciones. Pero también Heurtel se asignó un papel principal. Y los triples de ambos y la espléndida actitud defensiva del conjunto permitió al cuadro de Sito Alonso firmar un rotundo parcial de 23-11 en los últimos cuatro minutos con el que transformaron el estreno de la Liga en una fiesta.    

 

FC Barcelona, 87 - Baskonia, 82 

FC Barcelona:Pressey (1), Koponen (-), Sanders (3 ), Vezenkov (19), Seraphin (9) –cinco inicial-Ribas (11) Hanga (11), Heurtel (23), Moerman (10), Diagne (-), Navarro (- )

11 de 27 triples (Ribas, 3). 35 rebotes, 10 of. (Vezenkov, 7). 20 asistencias (Heurtel, 9)

Baskonia:  Huertas (19), Granger (13), Timma (15), Malmanis (3), Diop (11) –cinco inicial- Voitgmann (3), Janning (11), Poirier (4), Delfino (3).

11 de 28 triples (Diop, 2), 29 rebotes, 10 of. (Voigtmann, 8). 16 asistencias (Granger, 7)

Parciales: 24-26;  21-16; 11-25; 31-15

     

0 Comentarios
cargando