23 feb 2020

Ir a contenido

EN PLENO VERANO

Tres clubs de fútbol de Badalona llevan cuatro meses sin agua por la legionela

Los clubes de Lloreda, Pomar y Pere Gol dicen sentirse "abandonados" y denuncian que es un problema "estructural" que arrastran "desde hace tiempo"

El alcalde Pastor ha admitido que el modelo del mantenimiento de las instalaciones "no ha reportado el nivel de calidad que nos debemos exigir como ciudad"

Anna Rocasalva

El campo de fútbol de Pomar, una de las tres instalaciones deportivas de Badalona donde la Generalitat detectó un positivo de legionela el pasado abril.

El campo de fútbol de Pomar, una de las tres instalaciones deportivas de Badalona donde la Generalitat detectó un positivo de legionela el pasado abril. / SERGI CONESA

Las tres instalaciones deportivas públicas de Lloreda, Pomar y Pere Gol de Badalona llevan cuatro meses sin agua debido a la presencia de legionela en los circuitos de agua sanitaria. 

Desde los clubes de fútbol afectados lamentan sentirse “abandonados” por el Ayuntamiento y reclaman una “reforma estructural” de las instalaciones deportivas, que llevan años arrastrando problemas debido a “una mala gestión y a una falta de mantenimiento por parte de la administración local desde hace varios mandatos”, esgrimen los responsables deportivos.

Por su parte, en un comunicado difundido el pasado mayo, el alcalde Álex Pastor admitió que el actual modelo de gestión del mantenimiento de las instalaciones deportivas, en funcionamiento desde hace años, "no ha reportado el nivel de calidad que nos debemos exigir como ciudad".

El consistorio ha prometido la instalación de dos módulos con servicios y duchas por campo afectado, algo que desde los clubes ya advierten que les parece una medida “insuficiente”.

Medidas paliativas

Durante el pasado mes de abril, el departamento de Salut Pública de la Generalitat realizó varias inspecciones sanitarias en instalaciones deportivas públicas de Badalona. El resultado fue la detección de tres positivos de legionela en los circuitos de agua de los campos de fútbol de Lloreda, Pomar y Pere Gol. 

Como medida cautelar, entre el pasado 24 de abril y el 7 de mayo el consistorio inhabilitó el uso de las duchas y los lavabos de los campos afectados; cortó el agua de riego del césped; instaló un grifo de agua potable por campo y procedió a una desinfección de choque, tal y como estipula la normativa. 

Uno de los lavabos del CF Pere Gol precintado por la presencia de legionela. / sergi conesa

“Se hizo una desinfección, sí, pero seguimos sin agua porque la legionela es un problema estructural de las cañerías y la caldera, y sentimos que el Ayuntamiento nos tiene abandonados”, lamenta el presidente del CF Pere Gol, Serafín Marcos. “Este verano hemos hecho torneos de fútbol con niños pequeños que no han podido ni ducharse; y el césped es de caucho y, si no se riega, la hierba provoca abrasiones en la piel de los jugadores”, agrega.

Por su parte, el coordinador de Deportes municipal, Jordi Ferrón, ha anunciado que el Ayuntamiento de Badalona instalará “dos módulos en cada campo, entre finales de agosto y principios de septiembre”, aunque admite que “es un parche temporal”. Algo en lo que coinciden los presidentes de los clubes afectados, que reclaman “una reforma estructural de las instalaciones” y denuncian que los seis módulos “no serán suficientes” para afrontar la nueva temporada con sus 600 jugadores (sin contar entrenadores ni árbitros).

Hace cuatro meses el consistorio inhabilitó el uso de las duchas y los lavabos de los campos afectados; cortó el agua de riego del césped; instaló un grifo de agua potable por campo y procedió a una desinfección de choque

Sin agua durante todo el verano

A diferencia del campo de fútbol del Pere Gol, que tiene las picas de los vestuarios precintadas y las puertas de los lavabos atornilladas, los grifos y las duchas de otro de los campos afectados, el de Pomar, siguen en funcionamiento, aunque el club “ha prohibido” su utilización, afirma el presidente, David González.

“Han sido unos meses difíciles porque teníamos que estar muy encima de los niños para que no bebieran agua de la instalación ya que, al no estar precintada, la tentación estaba ahí”, agrega el coordinador y entrenador de fútbol del CF Pomar, Enrique Moreno, quien denuncia que se enteraron del positivo de legionela “por la prensa”. 

“Da la sensación que se menosprecia a los clubes pequeños y humildes de barrio”, lamenta el miembro de la junta del CF Lloreda Agustín Marcos, el tercer campo con un positivo de legionela. “Cuando los técnicos vinieron a instalar el grifo provisional, tuve que poner dinero de mi bolsillo porque no traían el material. ¡Esto ya es el colmo!”.

El grifo de agua potable que el Ayuntamiento instaló como medida paliativa para afrontar los meses de verano en el campo de fútbol de Pomar. / sergi conesa

Un mantenimiento deficiente

Por su parte, fuentes del departamento de Salut Pública de la Generalitat subrayan a EL PERIÓDICO “que no hay ningún brote de legionell en Badalona”, es decir, que no hay ningún infectado. La legionelosis no se transmite de persona a persona: se contrae al inhalar vapor de agua o aerosoles contaminados con la bacteria. 

Sin embargo, las mismas fuentes advierten de que la presencia de legionela puede deberse a múltiples factores, “que van desde condiciones climatológicas hasta diseños de instalaciones no adecuados o deficientemente mantenidos, o falta de aplicación de los controles del Plan de prevención y control de la legionelosis que marca la normativa”.

El Real Decreto 861/2003 estipula que “como mínimo anualmente se realizará una determinación de legionela en muestras de puntos representativos de la instalación”, algo que los presidentes de los clubes afectados denuncian que “no se ha cumplido durante años”. 

Asimismo, el coordinador de Deportes del Ayuntamiento, Jordi Ferrón, admite que el consistorio ha ido haciendo inspecciones pero no en la medida en la que se deberían haber hecho”, y que lo que hay que afrontar es una “reforma estructural”.

El presidente del CF Pere Gol, Serafín Marcos, muestra el estado deficitario de las calderas de la instalación deportiva / sergi conesa

La aparición de legionela puede deberse a condiciones climatológicas, diseños de instalaciones no adecuados o deficientemente mantenidos, o falta de aplicación de los controles que marca la normativa

Reformas estructurales

En el Pleno del pasado 30 de julio, el gobierno municipal propuso destinar una partida de 400.000 euros para la rehabilitación de los campos afectados. “Unos fondos sobrevenidos que no estaban previstos cuando se confeccionó el presupuesto para el 2019, con lo cual sugerimos hacer un traspaso de la partida de ocho millones de euros destinada a la compra de vivienda”, explican fuentes municipales. “Unos fondos que, siendo realistas, no se gastarán en su totalidad durante este ejercicio”, señalan.

Sin embargo, la oposición rechazó la propuesta. “Badalona ha tenido 40 millones de superávit y lo que se destina a políticas sociales no se puede tocar. Si no saben cómo gastarlo ya se lo explicaremos nosotros”, sentencia el líder del PP, Xavier García Albiol.

“Había otra alternativa, que era utilizar el capital del pago avanzado de la deuda que el Ayuntamiento tiene con los bancos”, comentan fuentes de Guanyem Badalona en Comú.

De momento, los clubes afectados exigen a los partidos políticos que “se pongan de acuerdo y que no jueguen con la salud de los niños” y, a falta de pocos días para que empiece la temporada, denuncian que no tienen “ni módulos, ni agua, ni reformas”.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA