Ir a contenido

Fomento del odio

Badalona tomará medidas legales contra el PP por su campaña contra un nuevo oratorio musulmán

Xavier Garcia Albiol asegura que el barrio de Artigues no puede acoger otro oratorio para 240 personas

Maria Coll

Dolors Sabater, alcaldesa de Badalona.

Dolors Sabater, alcaldesa de Badalona. / RICARD FADRIQUE

Nuevo episodio de la guerra abierta que mantienen el gobierno de Badalona, capitaneado por Dolors Sabater de Guanyem Badalona, y el líder del PP, Xavier Garcia Albiol. En esta ocasión, la alcaldesa ha anunciado que tomará medidas legales contra los populares  porque considera que su campaña contra la apertura de un nuevo centro de culto musulmán en el barrio de Artigues "fomenta el enfrentamiento y el odio entre sus vecinos por su creencia religiosa".

Sabater ha declarado que “el derecho a la libertad religiosa y de culto es un derecho ampliamente reconocido y desarrollado por varios acuerdos, leyes y declaraciones tanto nacionales como internacionales” y ha recordado que “ni el derecho urbanístico ni el derecho administrativo municipal pueden limitar el derecho fundamental de libertad religiosa”.

La alcaldesa considera que los folletos repartidos los últimos días por el PP en la ciudad, son "electoralistas y vuelven a hacer una campaña de ruptura de la cohesión social en Badalona, persiguiendo a ciertos grupos por motivos raciales, religiosos e ideológicos". Y ha advertido que “el actual gobierno surgió del consenso para detener las políticas xenófobas en nuestra ciudad y ahora no vamos a permitir que vuelvan”.

Polémico panfleto

Bajo el título “Artigues no puede acoger otro oratorio para 240 personas”, en el folleto difundido hace unos días por el PP de Badalona, el propio Garcia Albiol afirmaba que cuando él era alcalde de la ciudad había prohibió durante dos años este tipo de  instalaciones y criticaba la alcaldesa de la CUP de no haber renovado esta prohibición y de haber permitido el inicio de las obras del polémico oratorio. Una instalación, que según el líder de los populares, muchos vecinos observan con “preocupación”.

Fue durante el último mandato del gobierno del PP, en septiembre de 2013, cuando se acordó la suspensión de licencias de cambio de uso de autorizaciones para nuevas implantaciones de centros de uso religioso en edificios, locales o solares de Badalona, ​​acogiéndose a la regulación urbanística. Y, posteriormente, en octubre de 2014, esta suspensión se prorrogó un año más, hasta su suspensión en octubre de 2015. Pero durante este periodo de prohibición, no se hizo ningún cambio en el planeamiento urbanístico.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

0 Comentarios
cargando